Septiembre 20, 2020

El contrabando burla controles, campea en Cobija y no le teme al COVID 19

Los comerciantes y las personas particulares se han movilizado para pasar al Brasil y desde allí internar productos, arriesgando la salud de la población


Martes 23 de Junio de 2020, 3:30pm






Cobija, 23 de junio (Urgente.bo).- El arroyo Bahía, el río Acre, el municipio de Porvenir y la localidad de Villa Busch de Cobija se han convertido en las rutas más frecuentadas para las personas que se dedican al contrabando de productos alimenticios y bebidas desde el Brasil rumbo a Cobija.

Mientras médicos y enfermeras luchan por rescatar vidas de las manos de la Covid-19, los contrabandistas de productos alimenticios y de cervezas han optado por desafiar los controles que existen en el vecino Brasil y en el territorio boliviano. “El fin de semana se ha interceptado dos vehículos uno con placa boliviana y otro con placa brasilera que transportaban bebidas alcohólicas, hablamos de 320 cajas cerveza Itaipava. Todas esas cajas fueron decomisadas y se aplicó la desinfección”, dijo Edil Mariaca, Director municipal de seguridad ciudadana de Cobija.

Los vecinos pandinos han ingresado a una fase crítica del coronavirus. Vecino del golpeado departamento del Beni, Pando disparó de un día para el otro el número de casos positivos de Covid-19 y las autoridades desplegaron a la Policía y las Fuerzas Armadas para cerrar las fronteras vulnerables con Brasil, el segundo país del mundo más afectado por el virus, pero aquello no ha detenido a los contrabandistas que se dan modos para “importar” alimentos y bebidas como la cerveza Kaiser por rutas poco vigiladas por los uniformados. “Estos señores conocen el procedimiento de vigilancia, por ello han optado por ingresar desde rutas más alejadas”, dijo una fuente militar consultada por este medio.

Hacia Cobija

Desde la ciudad de Cobija, Edil Mariaca informó que las personas que se dedican al contrabando ya conocen las normas de tal manera que se arriesgan a perder sus productos, sin comprometer su libertad. Por ejemplo, en el caso de los vehículos, los conductores de los vehículos fueron retenidos, pero no serán procesados penalmente porque han cometido una contravención tributaria.

Las autoridades desplazaron grupos de control por tierra y vía pluvial, pero los comerciantes y las personas particulares se han movilizado para pasar al Brasil y desde allí internar productos, arriesgando la salud de la población. Cuando los productos  se encuentran en el mercado cobijeño se pone en marcha un sistema de distribución a partir de los mayoristas de alimentos y bebidas.}

“Los grupos de contrabando presentes en la ciudad, buscan evadir y saltar los controles aduaneros, los puntos de vigilancia terrestre. El arroyo Bahía se ha vuelto la ruta más transitada por estas personas que realizan este ilícito. Lo peor, en el actual momento, es que no cumplen con las reglas de Bioseguridad”, explica Omar Mendoza Mamani de la administración Aduana Cobija.

En diferentes operativos, la Aduana, en coordinación con la Policía Boliviana, las Fuerzas Armadas y la fiscalía, logró incautar mercancía consistente en bebidas alcohólicas, abarrotes y aceite para vehículos.

En base al último decreto departamental, el Centro de Operaciones de Emergencias Pando (COED), conformado por autoridades de diferentes instituciones, determinó que los efectivos militares tengan la misión de resguardar las fronteras con el objetivo de evitar la internación de productos de forma ilegal y la propagación del Covid-19.  El propio gobernador de Pando, Luis Adolfo Flores, admite que esta es una tarea enorme y muy compleja de efectivizarla.

“Es muy difícil de controlar. Tenemos 600 puntos de contrabando, por lo que se hace complicado para las Fuerzas Armadas y la Policía poder cubrir toda la zona. No tienen efectivos suficientes para vigilar todos esos puntos. Son más de 80 kilómetros por los que se traslada la gente para contrabandear, a pesar de que hay una cuarentena vigente”, dijo Flores entrevistado por El Deber.

La extensa frontera

El comandante de la primera división del Ejército, coronel Clever Moya Hurtado, entrevistado por el periódico digital Urgente.bo, dijo que la institución militar lleva adelante operativos de control en la extensa línea fronteriza

“El Ejército incrementó las medidas de seguridad en el municipio, poblaciones intermedias y frontera, se implementaron más de 20 puestos de control fijo y hemos movilizado a 2.000 efectivos militares; coordinamos con el ejército de Brasil e hicimos tareas conjuntas se logró identificar muchos pasos ilegales no autorizados”, explico.

Sin embargo, el jefe militar admita que la frontera es extensa y que hay áreas “difíciles de cubrir, lo cual facilita el ingreso de contrabando; de todas maneras, hemos podido detectar el ingreso de productos de diferente índole como cerveza, comestibles hasta carne”, dice el coronel Moya.

Al detectar el ingreso de dichos productos, el Ejército se pone en contacto con la Aduana, Senasag y la Policía para que, en función a sus competencias y funciones, procedan como corresponde.

Los productos importados legalmente deben ingresar con un certificado y por el puente internacional; sin embargo, fuentes consultadas por este medio señalaron que por otros puntos de la frontera ingresan productos en caja,

Por la actividad del contrabando, el departamento de Pando, y la ciudad de Cobija, sufren un caída en recaudación de aranceles aduaneros porque la mercadería ilegal impide el pago de tributos aduaneros a favor del Estado.  También ingresan productos de todo tipo de calidad sin registro sanitario, que luego se distribuirá en toda la ciudad y puede afectar negativamente a la salud de la población.

“Estos productos de contrabando afectan a las industrias y los comercios porque se genera una competencia desleal entre aquellos que sí cumplen los parámetros de control como Aduana y Senasag, y los que no lo hacen; ahora que hay restricción, por la  Ley Seca en el municipio de Cobija, entonces las personas se da modos para traer por ejemplo cerveza de contrabando”, dijo Ángel Fuentes, administrador de Cerva SRL.

El experto señaló que el contrabando en el departamento de Pando involucra a muchas personas porque la tasa de cambio del Real que es la moneda de Brasil esta baja en relación al Boliviano. “Entonces los contrabandistas aprovechan esta situación,  además en Cobija no se puede vender la cerveza por motivo de la ley seca, entonces esta misma se está comercializando a un precio muy elevado pese a ello ciudadanos deciden pagar la cantidad que destinan los contrabandistas”, dijo Fuentes

Por otro lado, el gobernador de Pando lamenta que esta situación ilegal tenga efectos en la población pandina. “El contagio comunitario en el departamento se ha dado a partir del comportamiento de esta gente, que cruza la frontera hacia Brasil, donde sabemos que hay muchas personas contagiadas”.

Este martes, Brasil confirmó un acumulado de 739.503 diagnosticados y 38.406 muertes, lo que convierte al gigante del sur en el segundo país más golpeado por el Covid-10, después de Estados Unidos.

//