Julio 04, 2020

Fármacos para COVID-19 sin respaldo calan hondo entre ellos el dióxido de cloro

Hay testimonios de médicos e incluso pacientes, entre ellos Julio Cesar Baldivieso y Roberto de la Cruz que utilizaron el dióxido de cloro autoridades piden no utilizar este ni otros medicamentos no aptos.


Martes 30 de Junio de 2020, 8:45pm




30 de junio (Urgente.bo- prensa nacional).- Aún sin un respaldo científico que garantice su eficacia para COVID-19, varios países de América Latina autorizaron, recomendaron e, incluso, compraron masivamente fármacos como la ivermectina, la hidroxicloroquina y la cloroquina, generando falsas esperanzas, problemas de automedicación, desabastecimiento y una fuerte presión para el personal médico que debe decidir si los prescribe o no.

Con más de un millón de contagiados y 60.000 muertes, la región enfrenta la pandemia con sistemas sanitarios precarizados, agencias de regulación deficientes y una población fuertemente acostumbrada a la automedicación.

A eso se suma que países como Perú y Bolivia ingresaron en sus guías nacionales contra COVID-19 la ivermectina, un fármaco utilizado en animales y personas con fines antiparasitarios. Su efectividad para detener la replicación del SARS-CoV-2 —virus causante de COVID-19— ha sido probada, hasta ahora, solo en un estudio in vitro y en algunos estudios observacionales cuestionados por varios especialistas.

Otros fármacos como la hidroxicloroquina y la cloroquina, medicamentos con cerca de 80 años de estudios y uso contra la malaria y enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoide, fueron incluidos en los protocolos de tratamiento para COVID-19 en Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Perú y Paraguay, a pesar de que la evidencia, si bien todavía insuficiente, muestra una posible asociación con complicaciones cardiacas.

En todos los casos, los ministerios de Salud autorizan el uso de estos fármacos bajo supervisión médica y su venta solo a través de receta. Sin embargo, anuncios a través de redes sociales y ventas por internet muestran que estos medicamentos se comercializan libremente, sin regulación ni supervisión por parte de los gobiernos.

Ivermectina y dióxido de cloro se utilizan en 4 departamentos

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) Chuquisaca aprobó el lunes el uso de Ivermectina y Dióxido de Cloro en pacientes positivos a Covid-19 mientras no existan efectos negativos y no existan resultados que dañen o empeoren la situación médica del paciente.

El director del Sedes, Enrique Leaño, en contacto con Fides confirmó la utilización de ambos fármacos pese a la controversia que existe en torno a su efectividad. “Mientras no haga daño al paciente nosotros tenemos que intentar utilizar (…) hasta ahora no existe un protocolo mundial de tratamiento efectivo y mientras no exista eso nosotros tenemos que hacer la prueba”, manifestó.

El galeno aclaró que todo medicamento mal suministrado si causa toxicidad y daños al organismo por lo que pidió a la población cautela en la utilización de Ivermectina y Dióxido de Cloro.

Otros departamentos en los que se utiliza es Beni, Tarija y Santa Cruz, incluso recientemente salieron a la luz testimonios como el d Julio Cesar Baldivieso quien dijo que él y su familia estaban siendo tratados con dióxido de cloro, lo mismo que el exdirigente Roberto de la Cruz quien se recupera en su domicilio.

Los medicamentos

Sobre la ivermectina, las pruebas de sus posibles beneficios aparecieron el 3 de abril en un artículo de investigadores de la Universidad de Monash en Australia, quienes tras incubar el SARS-CoV-2 en un cultivo celular y agregar 5 micromol de ivermectina (una dosis muy superior a la concentración máxima que se alcanza en el cuerpo humano), reportaron una disminución en la replicación del virus en menos de 48 horas.

En tanto sobre el dióxido de cloro, la impulsora es la doctora Patricia Callispieri, quien en contacto con fides y dijo que es un gas que se activa con clorito de sodio al 29% y ácido clorhídrido al 4%. “De esa mezcla resulta el dióxido de  cloro, lo cual es diferente del hipoclorito de sodio que es la lavandina. Eso sí mata”, dijo en el programa antes de medio día

El dióxido de cloro se forma activando ambas sustancias y al ingresar al organismo entra una molécula de cloro cargada por dos moléculas de oxígeno. “oxigena la célula. Al oxigenar la célula tiene demasiadas bondades, la primera es que  mantiene un PH equilibrado en el cuerpo de 7,4;  entonces todos los huéspedes patógenos que les gusta un medio ácido  van a morir y mata al virus por oxidación y al nivelar el PH impide el ingreso de otros patógenos, eso está comprobado. Ya tiene tres patentes, incluso cura el Alzheimer y el autismo”, aseveró.

No automedicarse

Estudios realizados por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) y la Universidad Johns Hopkins - AB PRISMA recomiendan a la población no automedicarse y, más bien, reforzar las medidas de bioseguridad para no contagiarse con COVID-19, informó el Ministerio de Salud.

Ambos estudios tuvieron por objeto la identificación de las causas para el incremento de casos de COVID-19 en quince distritos de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

"Se recomienda, tanto a personas infectadas como no infectadas, no automedicarse, por dos razones fundamentales: una, porque no existe evidencia de algún medicamento funcione en un 100% para contrarrestar el COVID-19, al contrario simplemente expone a las personas al contagio y crea una falsa sensación de seguridad; y por otro lado, están los efectos secundarios de los medicamentos hepatotóxicos y nefrotóxicos", señala un comunicado de prensa institucional.

Los expertos sostienen que toda medicación requiere de una prescripción médica, "porque cada caso es muy particular y necesita la evaluación médica", en regla con las recomendaciones del Ministerio de Salud, que alertó a la población sobre los riesgos de supuestos medicamentos "milagrosos" contra el COVID-19.

Los estudios realizados por ambas universidades recomendaron reforzar la atención a través de los "call centers" y vía internet para una respuesta inmediata a pacientes sospechosos de COVID-19, incluyendo la referencia de los mismos a centros de recuperación y hospitales.

Asimismo, recomendaron el uso de la telemedicina, incluyendo el tratamiento sintomático prescrito por un médico, para evitar la automedicación, y con el apoyo de unidades móviles y ambulancias, así como incorporar a médicos voluntarios para reforzar la atención a distancia.