Julio 05, 2020

La crisis como oportunidad

La insatisfacción e inatención de ciertas demandas primordiales de la población fue el punto de partida


Miércoles 8 de Enero de 2020, 10:00am




Como introducción quiero comentarles que escribí un artículo, por octubre de 2003, con referencia a la caída de Goni, titulado “MÁS TEATRO EN EL PODER” y en uno de sus párrafos expresaba lo siguiente: La historia del país va cambiando, habrá otros octubres, muchos, también para quienes dirigen otras instancias o instituciones. Y habrá un octubre hasta para purgar al MAS. Esta no es una premonición, pero todo cambia todo, incluso el cambio. Un diminuto cambio, traerá otros, y luego otros mucho más grandes. Y la sucesión de acontecimientos liberará todo el potencial que está oculto en nuestro interior.

La crisis vivida recientemente en nuestro país, especialmente en el último semestre, fue resultado de una expresión acumulada de multifactores en conflicto, entre los cuales tomaron protagonismo de manera preponderante el factor político, medioambiental, económico, y electoral, con la activa presencia y participación de la población boliviana.

A lo largo del año hemos sido testigos del empoderamiento de la ciudadanía, sobre todo de los jóvenes que empezaron, de manera paulatina y poco observada, a construir una identidad cívica-apartidista y de patriotismo genuino, como no se había visto desde hace décadas. Fueron sin lugar a dudas los jóvenes y los líderes emergentes, los actores fundamentales de los resultados que se dieron en nuestro país.

La insatisfacción e inatención de ciertas demandas primordiales de la población fue el punto de partida, sumándose sistemáticamente el creciente grado de desconfianza por parte de la ciudadanía en contra de las instituciones del Estado, producto de la mala gestión pública y la intromisión hegemónica del aparato gubernamental, que concentró peligrosamente todos los poderes. 

La ciudadanía comenzó a interpelar al poder, no sólo discursivamente, sino con acciones concretas en base al activismo político y la estrategia de movilizaciones pacíficas que concluyeron y optaron por ir enlazando “pititas”, mucho antes que apelar a la confrontación. Es así que decidieron mirar de frente a los ojos del sistema político, que era el mismo que administraba el sistema de gobierno, sistema de partidos y sistema electoral vigente durante los últimos años.

Diversos fueron los factores y momentos que podrían ser considerados “la gota que derramó el vaso” en los resultados por demás conocidos.

Indudablemente fue la tozudez y empecinamiento del gobierno del MAS a la hora de responder oportunamente a uno de los mayores desastres ecológicos de nuestra historia que terminó consumiendo más de cinco millones de hectáreas de bosques amazónicos, el factor que impulsó de forma acelerada el curso de los acontecimientos.

Otro factor, los resultados que muestran las cifras de la gestión del MAS, dan cuenta que se realizó más gasto corriente que de inversión en el sector productivo, un exiguo presupuesto destinado a trabajar en innovaciones tecnológicas que tuvo de contrapartida el gasto millonario de recursos para campañas mediáticas consignadas en las diferentes carteras gubernamentales y la desaprensiva conducta de priorización a las políticas económicas extractivistas que no pudieron reforzar el discurso al que nos tenían acostumbrados de respeto a la “Madre Tierra”. No podemos olvidar la corrupción y la ineficiencia en el uso de los recursos.

En otro momento, se identifica como factor importante el mal uso de la justicia, en democracia, con fines políticos, por cierto, como antiguamente lo hacían, pero como nadie lo había hecho. “Se torció la ley para detener a ciertas personas injustamente (no solo a personajes destacados, sino a ciudadanos particulares)”.

Y como factor detonador de la crisis social y política, tenemos el fraude electoral que en palabras de Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos “…el fraude electoral buscaba tener como resultado el triunfo de Morales. El objetivo era perpetuarlo en el poder, quedarse en el poder robándolo en una de las peores formas, robándoselo a ese pueblo, que no merecía ser engañado”.

Frente a los diferentes factores y momentos de crisis por los que atravesó Bolivia durante la gestión pasada, quedó evidenciado una vez más que el país carece de liderazgos capaces de constituirse en interlocutores válidos ante las demandas de los sectores organizados y del pueblo en su conjunto, líderes  en quién o quiénes se pueda depositar la confianza necesaria para la administración del Estado y lo que es más importante, líderes que tengan la suficiente capacidad de administrar la crisis social, política, medioambiental y económica.

Estamos hablando de nuevos líderes, hombres y mujeres sobre todo jóvenes con nuevas ideas que realmente constituyan una alternativa para la población boliviana.

En este contexto,  la crisis se presenta como una oportunidad estupenda para modificar ciertos patrones de conducta que permitan a la población y sus dirigentes políticos, proponer alternativas de solución diferentes. No debemos perder de vista que la crisis tiende a mantener sus olas a lo largo de los meses y tocará hacerle frente durante este nuevo año, escuchar, mirar y analizar las propuestas para gestionar la crisis a partir de la atención indefectible de cuatro variables: inclusión social (discriminación/racismo), distribución de la riqueza (pobreza), cambio climático (defensa del medioambiente) y nuevas inversiones (economía productiva).

Sin embargo, aún si así fuera, es bueno a los políticos advertir que: NO se atrevan a usar la manipulación, la fuerza y el autoritarismo como armas de convencimiento; que NO utilicen las buenas causas a través de cálculos políticos mal intencionados; que NO sigan utilizando a las instituciones para beneficio individual o de grupo; que NO mal utilicen los mecanismos democráticos para obtener resultados que contradigan la decisión del soberano.

Nosotros, NO queremos desilusiones. La lucha continúa. ¡Sigamos luchando! Contra el silencio impuesto, velado y cómodo ¡Sigamos luchando contra el dominio a partir del miedo! Sigamos luchando contra la demagogia y el sofisma. 

///

  • Cuando el Covid-19 toca a tu puerta…

    Jul 1 2020 |

    Duele ver el dolor ajeno, pero…¿qué pasa cuando el Covid-19 toca a tu puerta? Todo cambia, de pronto, y ese dolor genuino, aunque distante, pasa a convertirse en parte de tu propia vida en un santiamén.


  • La anormal ‘normalidad’

    Jul 1 2020 |

    El mensaje es diáfano: sobre intereses sectarios (movidos por premuras políticas y desesperaciones de cálculo), lo principal es la vida de los bolivianos.


  • Sí sabían, pero no hicieron nada

    Jul 1 2020 |

    Lo único cierto que queda claro es la chatura de los políticos.


  • Lo que hacía Napoleón Bonaparte

    Jun 27 2020 |

    A los inteligentes con iniciativa, Napoleón los hacía Comandantes Generales, eran sus estrategas.