Septiembre 26, 2020

Para llevar: Bolivia y su potencial gastronómico impulsan la economía de las familias

La gastronomía es un elemento fundamental para el desarrollo económico de las familias bolivianas porque es capaz de generar empleo y mover diferentes sectores como el turístico, la producción de alimentos, el transporte, entre otros, destacó Sumaya Prado, gerente de Comunicación y Relaciones Públicas del restaurante Gustu.


Jueves 6 de Agosto de 2020, 8:30am






6 de agosto (Urgente.bo).- Las redes sociales se inundaron con fotografías y avisos de comida y servicios delivery. Un delicioso picante, o charquekan, salteñas o un lechón o quizás un sil pancho cochabambino o un pique macho. Están a una simple llamada, y es que una vez más la gastronomía es el recurso de los bolivianos para enfrentar la crisis económica causada por la pandemia.

Bolivia no sólo destaca por su belleza natural, por su gente, por su cultura. La gastronomía es un elemento fundamental para el desarrollo económico de las familias bolivianas porque es capaz de generar empleo y mover diferentes sectores como el turístico, la producción de alimentos, el transporte, entre otros, destacó Sumaya Prado, gerente de Comunicación y Relaciones Públicas del restaurante Gustu

“La gastronomía es un punto transversal que no es solamente, posiblemente, es uno de los sectores que tiene el potencial de generar mayores recursos económicos del país, tanto a nivel venta directa como a nivel atracción turístico. También genera empleos, también compra productos, consideremos que la gastronomía no es sólo lo que está en las cocinas de los restaurantes, que es como muchas veces de las conceptualiza, la gastronomía se inicia con una cadena productiva que empieza en las parcelas productivas, con el trabajo de los productores en las áreas rurales”, contó Prado.

De acuerdo con Gustu, los bolivianos tenemos la suerte de contar con una gastronomía muy amplia y muy diversa, que nos permite ser creativos manteniendo nuestras tradiciones y sabores. Como si eso fuera poco, Bolivia cuenta con técnicas centenarias de elaboración de alimentos, como la caya, el chuño, el charque, la tunta, que nos permite también disponer de sabores que son desconocidos para la mayor parte de otros países.

“Es gastronomía lo que cocina la abuelita, lo que cocina el papá, lo que se come en la mesa familiar, entonces, manteniendo nuestros sabores, nuestros productos, nuestras costumbres vamos a impulsar este poderío, este potencial económico que tiene nuestra gastronomía de convertirse realmente en un motor de progreso social y económico a nivel nacional”, remarcó Prado.

Por la emergencia de la pandemia del coronavirus, Bolivia no sólo enfrenta una crisis sanitaria, sino económica. Prado ratifica que la gastronomía boliviana tiene “un potencial enorme (para la reactivación de la economía), porque mueve diferentes sectores, porque no sólo es generador de empleos, no sólo generador de recursos, no sólo un atractivo turístico únicamente, sino que además mueve un montón de sectores, transporte, hotelería, entonces, tiene una importancia que tenemos que empezar a reconocer como país”.

Prado recomienda a la población “empezar a mirar hacia adentro (a la gastronomía boliviana) con orgullo y respeto” e iniciar a consumir lo nuestro, lo que produce nuestra propia gente para aprovechar al máximo su potencial y también para poder combatir a la pandemia del coronavirus, siendo que no existe cura para este mal global.

“A nivel de la situación que estamos viviendo ahora, es clarísimo, en una pandemia donde no se ha encontrado un tratamiento definitivo, no hay vacunas, ¿cuál es nuestra única protección a parte de la higiene y el distanciamiento social?, es reforzar nuestro sistema inmunológico, ¿cómo lo vamos a lograr?, no es metiéndonos medicamentos, químicos, es con una buena alimentación adecuada, con una alimentación con contenido nutricional correcto y eso cómo se logra, mirando hacia nuestros productos, tenemos productos increíbles, como la carne de llama, el tarwi, isaño, tenemos alimentación realmente buenos que en un futuro no muy lejano podemos llegar a hablar de seguridad alimentaria y además de una población que tiene un sistema inmunológico muy fuete en base a productos que se producen en nuestra tierra”, explicó.