Enero 20, 2022

ocultar

Una disputa conyugal termina en el escándalo de corrupción en la alcaldía cruceña


Martes 7 de Diciembre de 2021, 7:30pm






.

7 de diciembre (Urgente.bo).- Hace seis años terminó la historia de un matrimonio en Santa Cruz. Antes de ese momento hubo muchas expresiones de amor, cada uno confiaba en el otro, pero tras la ruptura, las cosas fueron cambiando y este 2021, aquella fractura matrimonio se convirtió en el mayor escándalo de corrupción detectado en la alcaldía cruceña. Los fiscales y medios de comunicación le pusieron el título del caso de los 800 ítems fantasmas.

Los protagonistas de esta historia son Valeria Rodríguez y Antonio Parada Vaca. La primera es abogada y trabaja en la gobernación cruceña y el segundo, ejerció hasta hace un año la jefatura de la dirección de Recursos Humanos (RRHH) de la alcaldía de Santa Cruz. Hoy “Tony” como lo llamaban sus amigos y familiares, es buscado por la Policía y la justicia boliviana. Huyó de Bolivia, asediado por las denuncias que su exesposa hizo en su contra.

El 2014 se acabó el amor y la pareja tomó la decisión de divorciarse, ni el problema de salud de uno de sus hijos los volvió a unir y dentro del proceso civil de separación y bienes saltaron a la luz alguna pistas de los casos de corrupción cometidos por Antonio Parada, quien ingresó a la alcaldía cruceña el 2004, por decisión del exalcalde y ahora presidente del Comité Cívico, Rómulo Calvo.

Rodríguez inició la demanda contra su exmarido, porque se negó a entregarle dinero para sus hijas.Además el exjefe de RRHH de la alcaldía de Santa Cruz no quiso firmar el periodo de gracia y la reprogramación de crédito que sacaron del Banco Mercantil para su vivienda.

El 16 de octubre, la mujer salió a opinión pública en un video, en donde le pedía a Parada Vaca con lágrimas en los ojos, apersonarse a la institución financiera, caso contrario el banco les embargaría la casa.

“Le estoy pidiendo que firme, para yo tener un tiempo, y poder conseguir que alguien me preste. Si no firma, me va a tocar pagar los cuatro meses, sino los tres niños y mi madre, se quedarán sin su casa. ‘Tony’ no seas tan malo, hazlo por tus hijas”, dijo en aquella ocasión Rodríguez.

Antonio Parada ganaba Bs 12.000, pero contaba con un gran patrimonio que incluía 20 vehículos, inmuebles en Bolivia y hasta casas en Estados Unidos. Rodríguez contó a El Deber que un día encontró un recibo de un retiro de 1.280.000 dólares y un depósito a un banco estadounidense.

“Tony (Antonio Parada) quería arreglar el tema familiar, porque todo esto empezó por eso. Él me estaba quitando todo y no me quedé callada. Investigué y encontré un monstruo, una red delincuencial brutalmente grande, cuya cabeza es Angélica Sosa”, denunció Rodríguez en entrevista con el rototativo cruceño.

El descargo que hizo ante la Unidad de Investigación Financiera (UIF) es que ese dinero surgió de la venta de un inmueble, que es donde viven ahora Valeria y sus hijos y por la transferencia de un inmueble en EEUU.

Aseguró que exesposa lo intenta extorsionar y dijo que en el memorial presentado por el abogado de Valeria,  le pide la mitad de una lista de propiedades que él posee, además de una suma de $us 3 millones, a cambio de que retire la denuncia por los ítems fantasmas.

“Hasta tiene inversiones en la Bolsa de Valores de Estados Unidos, me llegaron documentos a mi casa: olvidó cambiar la dirección o no quería que su mujer se entere. Actualmente, alquilaba una casa de 2.500 dólares en el condominio Alto Las Palmas”, acotó la mujer en declaraciones al medio cruceño.

Ever Mérida, director municipal de Asuntos Jurídicos, de la alcaldía cruceña, denunció que la pareja de Parada ocultó las pruebas en el techo de su casa,  y aseguró que  sobre él pesan más de siete delitos, entre ellos: legitimación de ganancias ilícitas, conducta antieconómica, contratos lesivos al Estado e incumplimiento de deberes.

Otra de las fuentes de ingresos, según Parada, fue el  negocio por la venta de teléfonos y de tarjetas SIM de una empresa telefónica. En entrevista con la red Gigavisión aseveró que  "fue el mejor vendedor de Bolivia".

Aseguró que tiene los descargos de la empresa telefónica e incluso señaló que una de sus secretarias, es testigo de que sus ganancias, que fueron transparentes y no por hechos de corrupción.

Lloró y le pidió disculpas  

Por el miedo de perder su vivienda, Valeria Rodríguez sufrió un shock nervioso a raíz de la presión y la amenaza de perder su casa. Fue internada en un centro médico y, desde una cama de hospital reveló que el 29 de noviembre se reunió con su exesposo por dos minutos, tras una audiencia.

¿Qué pasó?, la mujer dijo que su exmarido “le pidió perdón por haber haberle hecho tanto daño”. “Se puso a llorar y yo, que tengo un corazón tan grande, al ser el padre de mis hijos, me conmoví al verlo. Vino a verme, vino llorando”, argumentó Rodríguez.

Sobre la relación con Valeria, Antonio admitió que el romance terminó en 2014 y hubo una serie de inconvenientes hasta la fecha para llegar a acuerdos por el bien de sus hijos. Todo giró en torno a lo económico. Una última reunión fue a finales de noviembre en un lugar público y parecía que ambos iban a solucionar los problemas, según la reseña de El Deber.

“Se llegó a un acuerdo de que yo iba a mantener todo lo que le he dado desde siempre”, refirió Parada, indicando que paga el seguro de salud; la colegiatura de sus hijos; el crédito de dos casas, una donde vive su exesposa e hijos, y otra donde vive su exsuegra; además de abonar una pensión de 3.000 bolivianos.

Sin embargo, la exposa de Parada confirmó que este era un proceso familiar y que intentó negociar, pero la abogada de su exconyuge, no le permitió, lo que llevó a esta nueva etapa, donde las cosas adquirieron el ribete de escándalo.

 ////

ocultar