Mayo 28, 2020

300 bolivianos están en frontera y quieren ingresar a Bolivia; Migración dice que son gente pagada por el MAS

"Estos ciudadanos que ahora pretenden ingresar por la fuerza, están generando violencia, han recibido dinero para hacer todo este trabajo. La gran mayoría no tiene equipaje y están buscando generar violencia", declaró el Director de Migración a la red UNO.


Lunes 6 de Abril de 2020, 2:15pm




Alrededor de unos 300 bolivianos están en Colchane, frontera Chile con Bolivia, a la espera que las autoridades autoricen su ingreso al país. El director de Migración, Marcel Rivas, aseguró que son gente que quiere romper la cuarentena e indicó que son " pagados" por el Movimiento Al Socialismo (MAS).

Los connacionales esperan ser parte de una segunda etapa de ingreso al país y argumentaron que fueron por trabajo a Chile. El Director de Migración es exceptico y dijo que algunos tienen incluso residencia permanente en territorio chileno. 

"Hay bolivianos que están siendo engañados e impulsados por gente del MAS. Si bien, son bolivianos, tienen el objetivo de desestabilizar el trabajo de las autoridades nacionales, regionales y departamentales como es de Oruro", declaró Rivas a la red UNO. 

Según la autoridad gubernamental, la gente que está varada en Colchane recibe Bs 300 al día por parte de políticos ligados al partido que lidera Evo Morales e intentan generar violencia. 

" Estos ciudadanos que ahora pretenden ingresar por la fuerza, están generando violencia, han recibido dinero para hacer todo este trabajo. La gran mayoría no tiene equipaje y están buscando generar violencia", alertó Rivas.

Ronald Montesinos, coordinador de los residentes bolivianos en Chile,  informó al portal Urgente. bo, que los que están en Colchane, es otro grupo de compatriotas que quedó relegado de los 450 que ingresaron el sábado al país.

Aseguró hay tres grupos de bolivianos que buscan retornar a Bolivia. Unos están en la frontera, otros que están en Huara y, un tercero, que está en el tinglado de Alto Hospicio.

Militares en Pisiga, Bolivia, impiden el ingreso de los compatriotas que están apostados a la altura de la Aduana.