Octubre 17, 2019

Gustavo Vidales, el médico, amigo y gran ser humano

Hoy es recordado como un médico dedicado, entregado a su carrera, un profesional reconocido y una persona solidaria.


Miércoles 10 de Julio de 2019, 8:45pm




10 de julio (Urgentebo).- Hace un mes, Gustavo Vidales no sabía que el mortal arenavirus le quitaría la vida. Tampoco sabía que en el cumplimiento de su deber como médico se contagiaría de esa enfermedad por atender a una colega que también falleció por contraer ese mal de otro paciente. Él es recordado como ese gastroenterólogo que dio la vida por sus pacientes, el amigo, el ser humano.

El 9 de junio, una de sus preocupaciones era la organización del 3er Congreso Internacional conjunto en Medicina Interna y Gastroenterología. La convocatoria a ese evento la hacía él mismo: “Invitados todos”. Eso quedó registrado en su muro de su cuenta en la red social de Facebook, un espacio en el que reflejaba sus estados de humor y nostalgia.

El evento internacional era convocado para este miércoles 10 de julio, día en el que sus seres queridos lloran su partida. El encuentro estaba organizado también por su esposa, la doctora Cecilia Iriarte, y la sede del congreso era el Instituto de Gastroenterología Boliviano Japonés, lugar donde este miércoles se instaló un altar provisional que lleva el retrato de Vidales junto a unas velas y ramos de flores en honor a su memoria.

“Un hombre joven con mucho talento; pero, fundamentalmente, un gran ser humano, compasivo y dedicado a sus pacientes. Realmente, un gran médico, una gran persona”. Así lo recuerda en entrevista con RTP su colega Ramiro Narváez, director del Hospital Arcoiris.

“Cómo olvidarte”, una canción interpretada por la banda de rock argentina La Beriso y que relata la historia de la pérdida de un ser querido fue una que marcó la vida de Vidales. “Te extraño, me haces falta viejita”, escribió el 27 de mayo.

Hoy, es recordado como un médico dedicado, entregado a su carrera, un profesional reconocido y una persona solidaria.

“Siempre anteponía a sus propios intereses los de sus pacientes. No había horas, no había cansancio para él”, recuerda su colega. “Era una persona muy entregada”.

Los mensajes de consuelo ahora invaden el muro de su red social y reflejan el cariño cosechado de quienes lo conocieron: “Dr. Vidales, descanse en paz, mis condolencias a la familia, fue un gran médico, excelente profesional, una gran persona que ayudaba a quien lo necesitaba, gracias Dr.”, le escribió Zetli Rcm.

Jhovi Rodríguez, uno de sus pacientes, le dijo: “Doctor Gustavo Vidales, sé que en este momento está gozando al lado de nuestro Señor Jesucristo como un ángel. Nunca dejaré de agradecerle por haber salvado mi vida”.

///