Septiembre 23, 2019

La vez que Pablo Escóbar quiso atentar contra Gareca y no lo hizo ¿por qué?

El técnico finalista de la Copa fue ídolo del América en los 80 y el consentido de los hermanos Orejuela. En venganza, Escobar intentó atentar contra él.


Jueves 4 de Julio de 2019, 5:00pm




Bogotá, 04 de julio (Las Dos Orillas).- Ricardo Gareca, mientras jugó en el América de Cali, era la pesadilla máxima de los equipos antioqueños. Siempre que los enfrentaba les hacía goles decisivos. Gracias a él, América se convirtió en el equipo más poderoso de Latinoamérica. Y pensar que tenía dudas de llegar a Cali. No sabía nada de la ciudad, no conocía la salsa y apenas sabía algo de su nuevo equipo, el América. Era 1985 y hacía unos años los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela habían comprado la Mechita y lo habían convertido en el equipo más poderoso de Colombia. Cuando su representante, Guillermo Coppola, le contó de la oferta millonaria que le hacían desde Cali, llamó a Julio César Falcioni, un viejo amigo de su primera juventud en Vélez Sarfield. “Pelusa”, como le decía al arquero, ya era un ídolo del América. Él lo invitó a su casa caleña para que viera cómo era la movida. A Gareca le bastaron dos días para convencerse de que trasladarse a la Sultana sería lo mejor.

gareca.pabloescobar.jpg

Ricardo Gareca, en sus tiempos de goleador del América de Cali, y Pablo Escóbar, el más grande de los narcos

El “Tigre” no era un jugador cualquiera. No sólo a punta de goles se había convertido en un ídolo de Boca Juniors, sino que, junto al emblemático Oscar Ruggeri, provocó una huelga de futbolistas en 1984. Luego de jugar unos cuantos partidos de River Plate, en donde cada rato le recordaban su pasado con el archirrival Boca Juniors, decidió aceptar la oferta que le hacía el América de los hermanos Rodríguez Orejuela.

Los Capos del Cartel de Cali se habían propuesto armar un súper equipo para ganar por primera vez para Colombia la Copa Libertadores. Para eso contrataron a jugadores de selección como los paraguayos Roberto Cabañas, González Aquino y Juan Manuel Battaglia, jugadores de la Copa Mundo de 1986, el uruguayo Sergio Santín, símbolo junto a Enzo Francescoli de la selección uruguaya. En la plantilla fueron incluidos también los colombianos Willing Ortiz y Hernán Darío Herrera y, los argentinos Julio César Falcioni, el mejor arquero extranjero que ha tapado en Colombia y Ricardo Gareca. Ellos ganaron seis torneos colombianos consecutivos pero una extraña maldición les impidió conseguir el título continental.

Ese año, 1985, el técnico de Argentina Carlos Salvador Bilardo, quien había sacado subcampeón de la Copa Libertadores al Deportivo Cali en 1977, convocó a Gareca a jugar la eliminatoria al Mundial. Un gol agónico de Gareca contra Perú le dio el tiquete a México. Inexplicablemente Bilardo no lo convocó en la nómina definitiva de los jugadores que ganarían en 1986 el segundo y último mundial para Argentina. El ahora Seleccionador del Perú nunca se recuperó de ese desplante. Además, de manera inexplicable, el América perdió por penales en 1985 la primera de las tres finales de la Libertadores que perdió de manera consecutiva.

Sin embargo, le bastaron unos cuantos partidos para ser un ídolo. En cuatro temporadas con el club marcó 85 goles. Su eficacia se la debía a una camiseta rota que se ponía debajo de la del América. Sus amigos Alex Escobar y Anthony De Ávila le hicieron una broma terrible: un día el Tigre se descuidó tomaron la camiseta y se la quemaron. Entre lágrimas, Gareca la sacó del fuego. Ya sólo era un hilacho chamuscado que igual guardó en su casillero. Durante tres partidos seguidos Gareca no pudo anotar. La mala racha se la atribuyó a que no se ponía su amuleto. A pesar de que olía a quemado y lo hacía estornudar se puso la camiseta para jugar el partido decisivo del campeonato de 1986 contra el Deportivo Cali de Valderrama, Redín y Aravena. Un gol suyo les dio el título al América.

Su momento más duro fue cuando en 1986 disputó la segunda final de Copa Libertadores contra River Plate. Los hinchas lo detestaban. Nunca le perdonaron que tan sólo hubiera jugado nueve partidos con ellos. Siempre lo asociaron como un infiltrado de Boca Juniors. Por eso fue el blanco de los cánticos y los insultos: “Gareca tiene cáncer se tiene que morir” le gritaban frente al hotel de Buenos Aires donde pasó la noche. Dicen que hasta lo apuntaron con revólveres. Gareca jugó su peor partido y no pudo evitar que el equipo de Francescoli, Ruggeri y Alzamendi derrotara a su equipo con facilidad.

John Jairo Velásquez Vásquez, tres décadas después le reveló  al diario peruano El Popular que su Patrón, Pablo Escobar, siempre tuvo en la mira al goleador: “Ricardo Gareca siempre estuvo en la mira de Pablo Escobar, sin embargo, no llegaron a él. El amor por el fútbol del ‘Patrón’ salvó a Ricardo Gareca, pues a él y a los otros jugadores de América de Cali se contempló colocarles un carro bomba, ya que el Cártel de Cali le colocó un carro bomba a la familia de Pablo”.

El exsicario, que siempre se va de lengua, además afirmó “Pablo Emilio Escobar Gaviria tenía en cuenta a todos los jugadores de América de Cali, estábamos en guerra. Incluso secuestró a jugadores de Cali para que entregaran a los Rodríguez, y como no cooperaron mataron a la familia de Pedro Enrique Sarmiento, quien actualmente es un técnico exitoso, pero no cooperó”. Nunca lo hizo porque Escobar admiraba su clase como jugador. Hoy Gareca es el hombre más adorado de Perú: después de 44 años volvió a la selección a una final de Copa América.

///