Noviembre 13, 2019

María Siñani vive recluida porque la Ley 348 no concibe actos en legítima defensa

María Soledad Medrano Siñani es la mujer que mató a su esposo luego de encontrarlo infraganti violando a su hija de 14 años. Actualmente cumple detención preventiva en Obrajes y el lunes se dispuso su detención domiciliaria en su comunidad en Pucarani.


Miércoles 26 de Diciembre de 2018, 12:00pm




La Paz, 26 de diciembre (Urgentebo.com).- La dramática historia de María Soledad Siñani devela un vacío de la ley que fue creada para defender la integridad y la vida de las mujeres, la 348. Ella estuvo recluida en el penal de Obrajes y en los últimos días recibió una orden de detención domiciliaria, porque mató a su marido cuando lo encontró infraganti violando a su hija de 14 años. Ese hecho no puede ser considerado como un acto de legítima defensa.

Por ese caso, María Galindo, líder de Mujeres Creando, dice que la la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida libre de Violencia N° 348 no considera actos de legítima defensa.

“Hicieron la Ley 348 a espaldas de mujeres como nosotras, que les habíamos pedido de rodillas poder participar, lo hicieron sin la participación de gente que sabe lo que pasa, porque nosotras estamos defendiendo al año a 2.200 mujeres en La Paz y 2.200 mujeres en Santa Cruz y sabemos cómo es”, cuestionó María Galindo, cofundadora de Mujeres Creando.

Ante la ausencia de una figura jurídica acorde al hecho cometido por María Soledad, ella es acusada por el delito de homicidio por emoción culposa.

“No hay una figura jurídica para lo que ella ha hecho.  Esta historia hubiese tenido un desenlace trágico si por alguna razón este caso no llegaba a nuestros oídos, era muy probable que ella hubiera cumplido una prisión perpetua, porque la fiscalía con tipificar el caso y mandarla a la cárcel se han contentado y no se ha hecho ningún acto jurídico más”.

María Soledad Medrano Siñani, es una mujer campesina de una comunidad a hora y media a pie del municipio rural de Pucarani.

“Se despertó con los sollozos de su hija que estaba siendo violada por su marido borracho (…) María Soledad no se quedó petrificada, no se hizo la dormida, no fue cómplice de su marido violador; sino que se levantó, lo golpeó, lo estranguló, lo cargó en la carretilla y lo fue a botar a la zanja del camino, donde él murió congelado”, detalló Galindo.

Detalla que la comunidad misma fue quien la entregó a las autoridades y la denunció. “Ahí sí hubo levantamiento de cadáver y Policía, y el Estado le otorgó un abogado de oficio que seguramente no habla aymara, y, sin comprenderla muy bien, la indujo a declararse culpable. Ahora está encarcelada en Obrajes, sin posibilidad ninguna de defenderse, convertida en una criminal y separada de su hijita”, cuestionó

El pasado lunes 24 de diciembre, la jueza Miriam Tarqui del Juzgado Segundo Anticorrupción y Contra la Violencia Hacia las Mujeres de El Alto fue quien otorgó detención domiciliaria para María Soledad, quien después de estar recluida durante seis meses en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes de La Paz, podrá retomar sus actividades productivas en su comunidad rural y defenderse en libertad.

“Nos han pedido tramitación de arraigo, dos garantes y estamos todavía en los papeles y ella sigue en la cárcel de Obrajes. Estimamos que para el viernes (28 de diciembre) ella sea trasladada a su comunidad para cumplir la detención domiciliaria”, detalló.