Septiembre 19, 2019

Pasajero que salvó la vida en El Alto: Me acerqué al chofer y tenía aliento a alcohol

Sereno, pero con la voz quebrada, relató a Urgentebo, los cinco minutos más trágicos de vida y el de su pequeño. Contó que conversó con el conductor del tracto camión, quien con un bolo (acullico) de coca en la boca y aliento alcohólico negó haber cometido el hecho de tránsito.


Martes 13 de Agosto de 2019, 7:45pm




Accidente Juan Pablo 1.jpg

Foto: Juan Carlos Hilario

13 de agosto (Urgentebo).- Juan Carlos Hilario, como muchos padres, llevaba a su hijo de cinco años al establecimiento educativo. No imaginó que la mañana de este martes 13 de agosto un tractocamión chocaría con el minibús en el que se transportaba provocando una colisión múltiple entre nueve vehículos dejando 25 personas heridas en la avenida Juan Pablo II de la ciudad de El Alto.

Sereno, pero con la voz quebrada, relató al portal informativo Urgentebo los cinco minutos más trágicos de vida y el de su pequeño. “Mi hijo y yo éramos dos más de los 25”, dijo.  Contó que conversó con el conductor del tracto camión, quien con un bolo (acullico) de coca en la boca y aliento alcohólico negó haber cometido el hecho de tránsito.

“El accidente ocurrió a las 08.20. Yo iba con mi hijo en el minibús verde que volcó, había un bloqueo de premilitares a la altura de la FAB (Fuerza Área de Bolivia). El chofer del minibús tomó el carril de bajada y de pronto el tractocamión nos levantó y nos hizo volcar. Agarrado de mi hijo, salí y tenía miedo que el coche (minibús) explote”, relató Juan Carlos.

Él se encontraba en el último asiento del minibús volcado, contó que toda su vida pasó en cuestión de segundos; como en una película, explicó. Salió por las ventanas, pues lo primordial era salvar la vida, la de él y su hijo.

Afuera del motorizado, notó el grado del accidente que el chofer del automotor de alto tonelaje había ocasionado. Bajó a su pequeño de sus brazos y metió la mano en el bolsillo para sacar su celular y así captar las imágenes de lo ocurrido. Nueve fotografías que las compartió en su cuenta en Facebook con el siguiente mensaje: “Gracias Dios mío, hoy yo y mi nene nos salvamos de morir en este accidente que ocurrió hace diez minutos en plena Chacaltaya (sic)”.

Temeroso a que explote el minibús, observó cómo los otros pasajeros afectados salían a gritos, otros llorando. “Había abuelitas (personas de la tercera edad) que gritaban: ¡Ay, me duele!”.

“No había gente con sangre, pero sí con algunos golpes. Como se dice: policontusos. El chofer estaba atrapado, unos jóvenes ayudaron a sacarlo del minibús”, acotó.

En su relato a este medio digital, Hilario se quebró en llanto cuando recordó que salió del automóvil con su hijo y gritó: “¡Por culpa de estos bloqueadores, nos pasó esto!”.

También que vio un taxi de color rojo que estaba aplastado. “Parecía acordeón”, aseguró.

La charla con el ebrio

En todo el caos, Juan Carlos Hilario tuvo la oportunidad de conversar con el chofer del vehículo que produjo el accidente. Le preguntó: “¿Tú eres el chofer?” y éste respondió: “No soy yo el chofer de este camión, es otro”.

“Tenía tez blanca, algo más de 35 años y medía 1.70. Él estaba acullicando coca y estaba ebrio. Le dije: ‘usted es el conductor de este camión y se negó’”. Minutos después, la Policía aprehendió al conductor. En las redes sociales circularon imágenes del chofer durmiendo en instalaciones de Tránsito de la ciudad de El Alto.

Al final de la trágica escena que le tocó vivir, tomó la decisión de continuar su camino, coger otro automóvil y llevar a su hijo a la escuela que está ubicada en la zona de Llojeta de la ciudad de La Paz.

///