Noviembre 24, 2020

Por la boca de las urnas hablamos…

El rotundo fracaso de los grupos y asociaciones políticas coyunturales,  todas conformadas  para enfrentar al IPSP- MAS, fue debido a múltiples factores que ya  todos reconocen; entre ellos el absoluto desconocimiento de la Bolivia profunda.


Jueves 22 de Octubre de 2020, 2:00pm






Una semana antes de las elecciones nacionales  fuimos a distendernos a la bahía de Guaqui, puerto donde  las gaviotas  marinas hicieron su hogar  desde los años cuarenta, atrapadas en los vagones del tren de carga  y se adaptaron al lago. Decidimos dar un paseo en bote; desde la popa, una chola sonriente repartía fideos tostados para que estas aves nos persiguieran; así lo hicieron en gran número. Al bajar del bote nos dijo:- Este domingo las bocas de las urnas van a hablar por nosotros.  Jamachnaka ( aves) eso dicen.

Hace algunas semanas comentamos el  escepticismo democrático  de Borges, quien,  después de las elecciones en la Argentina- luego de una  sangrienta dictadura- manifestó que le habían refutado  espléndidamente por sus resultados. Eso nos ocurrió a nosotros cuando entendimos la visión de la señora que delegaba  su voz a las urnas  dotadas de vida.

El rotundo fracaso de los grupos y asociaciones políticas coyunturales,  todas conformadas  para enfrentar al IPSP- MAS, fue debido a múltiples factores que ya  todos reconocen; entre ellos el absoluto desconocimiento de la Bolivia profunda, a la que  estos  califican como pre moderna, ignorante y salvaje. El principal candidato de la derecha democrática, Carlos Mesa, nunca paso la frontera cultural de la Pérez Velasco  en La Paz, jamás llegó al Plan 3000 en Santa Cruz y menos  al mercado Calatayud,  en Cochabamba, espacios  de encuentro y entrelazamientos entre las  urbes y  áreas rurales.  Estos son territorios donde se  negocia, celebra y acuerdan acciones. No se acercaron a los cuerpos y por lo tanto no fueron capaces de intentar descifrar cómo se comportarían  estas colectividades mayoritarias, para quienes todo tiene vida, desde la tierra hasta un automotor. Ante la arremetida restauradora del viejo orden republicano, restablecieron  el silencio  como arma de autodefensa, asimilada desde los tiempos cíclicos del awqa pacha, (tiempo de guerra) coloniales, durante la república, en el año de desgobierno que agoniza y enfrentar  a los grupos racistas y conservadores.

 Durante la satanización al anterior gobierno del MAS, no dudaron en usar las peores artimañas jurídicas y comunicacionales  que pusieron en manos de crápulas dispuestos a todo por recibir un estipendio jugoso, entonces, como arma, el  silencio implicaba  saber cernir el trigo del vidrio molido. Ocultaron los combustibles para impedir  el desplazamiento en el área rural, sabían que ese voto leal al IPSP no podían voltearlo. Los campesinos caminaron varias leguas, comunidades enteras se desplazaron cargando el apthapi y llegaron a sus centros de votación. El silencio, como  instrumento,  obligaba    caminar por los túneles interconectados que no ven desde la ciudad. Prometieron que el uso del carnet caducado  sería válido para la votación ¿Sería cierto? El estar en silencio también implicaba desconfiar. Enormes filas en el SEGIP durante varias semanas, aseguraron que un posible pretexto de última hora  no impediría  hacer hablar a las urnas. Los restauradores republicanos, aseguraron que el pueblo  daría el voto castigo al MAS, pero usaron su gastado lenguaje de odio  y estar en silencio comporta  sobre todo, saber oír y  castigar al revés.

Ese domingo, en la iglesia de Guaqui, construida con los sillares milenarios de Tiwanaku, donde se venera al Tata Santiago y se baila morenada en su día (25 de julio), hicimos rebautizar con su nombre  nuestro viejo automotor, con otras personas. Todo está vivo aquí, por eso  se delega a las urnas para que hablen por ellos, por eso en tiempo de apronte belicoso es mejor estar:- ¡ Callaro… nomás!

Los derrotados en las urnas, no salen del shock, prisioneros del internet, creen que hubo fraude. Deambulan en las plazas, confundidos, se resisten a creer que solo vivieron una ficción alimentada por grupos de poder que, desde la televisión y las redes sociales  aprovecharon precisamente eso que indilgan al mundo indígena y cholo, ignorancia. Algunas personas, quieren irse a otro país y les responden que las puertas están abiertas de par en par, otros les dicen que más bien estudien la historia de Bolivia pero no en los libros de Carlos Mesa. Sin horizonte, sin líderes creativos, se desvanecerán un tiempo para volver a aglutinarse y conformar  una oposición ciega. Las urnas hablaron y ahora empieza lo más difícil.

 

////

  • El MAS-IPSP y la nueva geografía del poder

    Nov 24 2020 |

    Ahora bien queda justamente la reestructuración del poder en las nuevas condiciones en las que nos encontramos. Como telón de fondo, un liderazgo histórico político de Evo fortalecido aun cuando lo ocurrido debe permitir una reflexión autocrítica sobre los equilibrios políticos en el proceso de cambio


  • Un mundo distópico

    Nov 21 2020 |

    Sergio Vilar, un estudioso del tema asegura:”Al no tener utopías, el presente resulta estéril: solo se sobrevive en una serie de reproducciones simples de lo que fue y fuimos”.


  • Nos unimos o nos hundimos

    Nov 12 2020 |


  • La verdad no importa, la narrativa sí

    Nov 12 2020 |