Octubre 13, 2019

“Interpretar varios géneros musicales te ayuda a tener un estilo particular”

Además, el pianista Freddy Mendizábal indicó que un músico deber formarse académicamente pero sin dejar de lado la parte intuitiva.


Miércoles 6 de Marzo de 2019, 3:15pm




6 de marzo (Urgentebo).- Interpretar y conocer varios géneros musicales ayuda a que puedas conseguir un sonido propio; eso por lo cual músicos de Bolivia y de extranjero te van a invitar a ser parte de sus proyectos, manifestó Freddy Mendizábal, docente del Conservatorio Plurinacional de Música (CPM) y pianista de Aymuray.

Este músico de la ciudad de El Alto ha destacado en varias participaciones con las diferentes bandas y grupos con los que tocó, su versatilidad en la interpretación del jazz, rock, música boliviana, logró que sea uno de los pianistas más destacados del país y que además pueda interpretar con facilidad la música de las diferentes bandas que le invitan a colaborar o integrar.

“Conocer e interpretar varios géneros musicales te ayuda a tener un estilo particular y eso me ha ayudado mucho, hace como tres años yo he sido invitado por un músico de Charly García a Buenos Aires”, señaló Mendizábal.

Asimismo, manifestó que un artista debe formarse académicamente pero sin perder su parte intuitiva y que cada quien debe ver sus capacidades y no tratar de forzarse para demostrar algo. “Hay que tener una formación completa en la cual se sienta uno más seguro en sus capacidades”, agregó.

Freddy estudió en el Centro Musical Yamaha, posteriormente pasó clases con el director del Área Moderna del CPM, Einar Guillén. Integró las bandas: Bolivian Jazz, Savia Nueva, Go-go Blues y es director de Say No More Band. También realizó giras en Alemania, Brasil, Suecia, Argentina, Kuwait, entre otros países.

¿Cómo te contactas con los músicos del entorno jazz y rock?

El 90 cuando empiezo los estudios musicales en la Escuela Yamaha de alguna manera voy conociendo, inquieto como joven, a músicos en los boliches. Me acuerdo que el primer boliche en el que toque fue en la Luna, te hablo del 91 cuando empiezo con el grupo Secuencia Progresiva que era un de punk urbano de la época. Gracias a ellos fuimos investigando y conocí a Georgina Camacho, que era una pianista que se involucraba en la parte jazzística.

Ese fue un nexo importante porque fui alumno particular de ella y después conocí a René Saavedra, que es el compositor y contrabajista de Bolivian Jazz, el cual me da la oportunidad de empezar mi carrera a la parte artística como es tocando con el Quinteto Harlem. De ahí de alguna manera vuelvo al Conservatorio no como estudiante sino como músico del entorno, tendría yo unos 23 o 24 años.

Ese fue el nexo de Harlem a Bolivian Jazz que para mí ha sido un reto muy importante grabar un disco con esa banda, teniendo ese primer disco oficial en el formato vinilo. De ahí me fui conociendo con el entorno de músicos de Jenny Cárdenas y todos ellos; hasta llegar a un entorno muy importante del movimiento musical.

Para esa época no habían muchos pianistas, se lo tenía al maestro Einar Guillén que es un pilar muy importante en el Conservatorio, también tuve el gusto de que sea mi profesor, después estaba Nicolás Suárez, después surge Danilo Rojas, pero no hay había muchos panistas como ahora lo hay más, por el hecho de facilidad de estudios.

Entonces, creo que eso ha sido importante para mí, tener esa suerte y mostrar esa mi capacidad que ha empezado de una forma empírica, pero creo que el hecho de tocar con diferentes bandas y estilos creo que ha sido mi escuela principal; de enrolarme, con ser responsable, tener una buena talla musical pese a que estaba intermitente entre lo empírico y académico. Ahora podría decidir priorizar proyectos, pero esa ha sido una escuela en el momento; con los proyectos de música.

¿Quiénes fueron tus influencias?

Referentes importantes extranjeros podría hablar de Thelonious Monk, que es un músico que me gusta su estilo dentro del jazz, que es un estilo muy particular. Dentro del rock argentino mi influencia fuerte es Charly García, después Fito Páez y el Flaco Spinetta; donde ahora me desarrollo más en este estilo.

He grabado discos de jazz y todo eso y es una escuela muy importante también, creo que uno al tocar jazz se abre su espectro musical y puede tocar diferentes estilos. Esas son mis influencias fuertes.

¿Cómo fue el proceso para integrar Parafonista, Aymuray y realizar tu proyecto como solista?

Luego de secuencia progresiva salto del punk al jazz y me involucro con los músicos del entorno, llega la etapa de Parafonista, donde es importante porque ya nos está dando un valor de los que es la propuesta musical, primero con ideas escritas de Álvaro Montenegro y que nos da una cierta libertar para que nosotros recreemos y hagamos una identidad musical de cada uno, de diferentes estilos. Creo que eso ha marcado una identidad y una particularidad del grupo.

Ahora lo que es Aymuray seguimos como parte de una continuidad indirecta de lo que es Parafonista, con Víctor Hugo Guzmán en la batería, Andy Burnet en el bajo, Roberto Morales en el saxofón, Marisol Díaz en la voz y yo estoy en el piano, tal vez manteniendo esa tradición de forma de forma de trabajo que ha sido Parafonista.

Paralelo a eso voy trabajando mi parte solista, tal vez es complicado pero no imposible eso de la consecuencia de mantener ese mi proyecto vigente. Es importante mi proyecto como solista porque no es como mostrarse de manera competitiva en el entorno sino a dar un aporte musical, de acuerdo a como yo percibo, a mi experiencia en la música y eso lo hago canciones que son parte de un entorno musical.

¿Qué te impulsó a tocar jazz, rock y música fusión?

La experiencia de tocar con grupos del entorno jazzístico y rockero, que ha sido mi escuela, pero me ha ayudado a concientizarme que un músico tiene que estar formado de alguna manera en el sentido académico, sin dejar de lado lo intuitivo, hay que tener una formación completa en la cual se sienta uno más seguro en sus capacidades. Entonces eso me ha ayudado a experimentar y a probar de diferentes vertientes.

Si algún momento he entrado al estilo jazz también es importante, porque sabemos que es un lenguaje universal, y si puedo tocar jazz ya conozco una amplitud total de la parte armónica, de la parte de un manejo musical, lo cual me ayuda a tener más elementos y armas para desarrollar mi parte como músico y puedes ir más allá en la parte de la composición, en la parte de inspiración y todos eso.

Conocer e interpretar varios géneros musicales te ayuda a tener un estilo particular y eso me ha ayudado mucho, hace como tres años yo he sido invitado por un músico de Charly García a Buenos Aires, justamente por esa particularidad, él ha hecho un seguimiento de escucharnos, somos amigos por internet, y a él yo le compartía trabajos que hacía con Parafonista, mis dos discos de solista, y los trabajos con Ayumuray, y él ha sentido esa particularidad que yo tengo.

¿Quién es este músico argentino?

Es Patricio Villajero es el músico chelista y arreglista, él me nombró pianista honorario de la Orquesta Khasmir, que ha sido fundada para tocar con Charly García hace cuatro años más o menos, entonces sabiendo que soy fanático de la música de Charly García ha tenido cercanía conmigo y después ya hemos ido compartiendo material, hasta llegar a esa inquietud de compartir música juntos.

El disco que grabamos en Bueno Aires posiblemente lo va a presentar este año, entonces es una buena idea como representación boliviana de llegar a tocar con él en vivo, porque el disco lo hemos grabado en un estudio importante, el Estudio Ion, donde han grabado personalidades como Soda Stereo, Virus, Los Abuelos de la Nada, el mismo Charly García, entonces para mí eso es motivador y reflexivo para seguir adelante con este proyecto musical como solista.

Este músico argentino el algún momento me dijo: aquí en Argentina hay muchos músicos importantes en rock, en jazz, en tango, pero yo te invité a ti por esa particularidad de tener un sonido propio.

¿Cuáles son tus proyectos actuales y a futuro?

Este año empecé grabando un disco que va ser importante con Savia Nueva, el otro proyecto más cercano es presentar el disco que grabamos hace un año con Aymuray, tal vez para mayo o junio, con esta banda acabamos de llegar de Ecuador y eso nos ha motivado mucho para poder seguir haciendo nexos a nivel Quito y otras ciudades y también obviamente mostrar nuestro trabajo, este disco, aquí en Bolivia.

En lo personal, retomar mi proyecto como solista porque también a dado que hablar entonces hay que dar la oportunidad al público para que lo escuche en vivo. Después con las clases en el Conservatorio que imparto.

¿Cómo fue tu experiencia de conocer a Charly García?

Charly ha sido para mí un referente fuerte y el 2001 o 2002 viajo a Buenos Aires para conocerlo por contactos de otros amigos, no fue fácil contactarme con él porque es una persona muy hermética, muy polémica, porque es una estrella de rock como él mismo se ha autodenominado, pero para mí ha sido muy importante conocer a una personas como nosotros pero solo que obviamente aventajado por su actividad y todo el legado música que nos da.

Ha sido muy importante conocerlo como una motivación y hablar como de músico a músico, hablar de canciones que yo tocaba de él y hablar de tonalidades. Entonces eso ha sido muy interesante; ha sido para mí un canalizador muy importante porque me ha motiva a hacer un disco, decía si puedo impresionarme, alucinarme, motivarme o inspirarme con este músico argentino, hayo puedo lograr hacer con eso un disco, no que sea una copia de él sino como una influencia y crear mi propia historia como Freddy.

Tengo mi banda que se llama Say No More Band, que está integrada por músicos destacados como Daniel Zegada, David Aspi, Álvaro “Chubi” Gonzales, somos un cuarteto que recreamos y hacemos versiones porque ellos son músicos muy estudiados, muy potenciados en la que es el jazz, entonces tocando rock es muy importante la conformación que hemos logrado.

14.55.48.jpeg

Freddy Mendizábal en los Estudios Ion de Argentina

¿Cuál ha sido la tocada que más te hubiera gusta y hayas explayado como músico?

Con tanto proyecto que toque siempre están los logros, los retos, los objetivos, tantas tocadas importantes que tuve en Bolivia como en el extranjero, pero guardo una que es importante y es (un concierto) en el Equinoccio, cuando presento mi primer disco como solista, el hecho de que yo presente mi disco en un lugar emblemático del rock ha sido muy importantes.

¿En cuántos países has dado giras?

Cuando estuvo como docente en Yamaha he viajado a muchos lugares: a Panamá, Venezuela, Costa Rica, Colombia, Perú, Argentina.

Mis viajes fuertes como músico han sido con Carlos Ponce en 2000 que hemos ido a un festival de jazz en Nantes-Francia, posteriormente 2002 con Parafonista hemos tocado en Brasil, en el Mercado Cultural, el 2004 también con Parafonista estuvimos en Alemania en una gira de un año y medio, de ahí nos enganchamos a Luxemburgo-Suecia y lo último muy importante ha sido también con Parafonista, casi al cierre de la etapa Parafonista, a Kuwait-Arabia una gira de un mes y medio, donde ya fuimos casi con la formación de Aymuray.

Esta ultimo con Aymuray a Quito-Ecuador y con mi proyecto de solista a Argentina, donde también hecho las grabaciones que te comenté y he estado en seminarios en academias Yamaha.

¿Cómo fue la aceptación del público en eso países?

Muy interesante, porque, particularmente, se siente la esencia de la música boliviana con los proyectos que fui, y eso te emociona porque estas como representante de tu país en otros lugares; como representante de algo actual en la música contemporánea bolivianos, entonces eso nos ayuda a tratar de lograr más nexos y que sea un mercado para que el grupo vaya a exterior y una puerta de ingreso para los colegas, porque si nos preguntan si hay otras propuestas de ese tipo, nosotros sugerimos. 

A continuación un video musical de Parafonista, banda que integró Freddy Mendizábal: