Marzo 31, 2020

Opinión

Lunes, Marzo 30, 2020 - 07:30
Donald Trump,  encarna  en el siglo XXI, el rol de Nerón. No avizora las consecuencias de sus acciones, razón por la cual, muchos de sus Petronios que  ocultaron a sus amantes estrellas del porno apara protegerlo,  se alejaron de él dando paso a los  adulones como Tigelino
Viernes, Marzo 27, 2020 - 23:30
Las grandes marcas, incluso, rotan entre sus empleaos para que una vez a la semana, cumplan trabajo desde el hogar. Por lo tanto, en estos tiempos de emergencia, son los que mejor preparados están, a diferencia de nosotros, que estamos en el punto más bajo de la escalera.
Viernes, Marzo 27, 2020 - 10:30
Los tiempos cambiaron para mal, el tango “Cambalache” se quedó corto al proyectar lo que sería el siglo XX -el mundo una porquería (...) un despliegue de maldad insolente (…) ¡da lo mismo un burro que un gran profesor! (…) uno vive en la impostura y otro roba en su ambición”
Viernes, Marzo 27, 2020 - 10:15
El ejercicio de los derechos políticos para este tiempo estarán de lado en tanto la prioridad de atención será el derecho humano a la salud.
Jueves, Marzo 26, 2020 - 19:15
La salud se ha convertido progresivamente en un tema de seguridad nacional, en la medida en que la expansión de la enfermedad afecta considerablemente a la población y a la economía del Estado
Viernes, Marzo 20, 2020 - 04:45
¡Dichoso de Tom Hanks que, gracias a su fama y fortuna, su vida no tenga de depender del deficiente sistema de salud boliviano!
Viernes, Marzo 20, 2020 - 04:45
Nos pone en cuarentena. Nos vuelve teletrabajadores. Nos monotematiza. Nos maniatiza. Y ni siquiera (o por eso mismo) el coronavirus es una persona. O el coronavirus es (con sus diferentes caras) el reflejo de todas las personas.
Jueves, Marzo 19, 2020 - 14:45
Lunes, Marzo 16, 2020 - 15:00
Su reciente estudio sostiene que en Bolivia, siete de cada diez mujeres, económicamente activas, generan ingresos en el mercado informal en condiciones precarias.
Domingo, Marzo 15, 2020 - 23:45
En una sociedad basada en la productividad y consumo salvaje, y en la que todos corremos las 24 horas al día sin pausa atrás de no sé qué, estamos contando las horas de un tiempo al que le hemos asignado un valor monetario