Septiembre 19, 2019

“Ya se exporta la música contemporánea boliviana”

El bajista Christian Laguna que formó parte de bandas en Bolivia, Chile y México habla sobre la importancia de trabajar sobre nuestras raíces profundas.


Viernes 6 de Septiembre de 2019, 12:00pm




La Paz, 6 de septiembre (Juan Pérez Munguía/Urgentebo).- En el aula 5 del Área Moderna del Conservatorio nos encontramos con Christian Laguna, bajistas y docente de la institución. De fondo se escucha a jóvenes estudiando piano y batería, y de esta manera comenzamos la entrevista con una conversación muy interesante sobre la música y para conocer un poco más de este bajista que fue nominado a los premios Grammy Latino en 2017 con su disco Pachamama.

Laguna realizó estudios superiores en Chile México, Estados Unidos y Alemania. Radicó 15 años en territorio mexicano, donde comenzó a tocar en diferentes lugares y fue en una de esas presentaciones que conoció al baterista de Emmanual Mora, quien le presentó a los intérpretes del pop de ese país y de ahí, en un largo proceso, pasó a ser bajista de La 5ta Estación, Alejandra Guzmán, Pepe Aguilar, Reyli Barba, Noel Schajris, Pedro Wyant, entre otros.

El 2004 llegó al país de manera momentánea para el Festijazz y vio que la calidad interpretativa creció, y en 2014 cuando retorna a Bolivia ya para radicar definitivamente observó que el nivel musical había incrementado mucho más y resaltó el hecho que se esté exportando la actual música boliviana, la cual tiene una nivel técnico e interpretativo mucho más sofisticados.

“Lo que es más rescatable ahora son las propuestas de música boliviana que tenemos, que están además siendo exportadas. Hablamos de Carlos Fisher, si bien no hace mucha música boliviana, pero es música que se hace en el país y la exporta a varias partes. Y las Bandas que hacen propuestas en música boliviana como Aymuray también salen del país, nosotros con Takesi también hemos estado en Chile el año pasado, yo hace poco estaba Estados Unidos”, indicó.

También manifestó que es muy positivo el hecho de que se mire a otro países para hacer conocer estas nuevas propuestas, pero detalló que se deber ver la manera de llegar a un marcado más local, por lo que esa es una de las tareas pendientes por trabajar.

“Si aprecia nuestra música en el extranjero, ¿por qué no se aprecia aquí en Bolivia? Y no es que no se aprecie totalmente, pero para la cantidad de gente que hay en Bolivia, que es un país mediano, no tenemos tanto público y lo mismo pasa con las obras de teatro, el cine inclusive y la danza”, complementó.

Takesi

Mientras tocaba con intérpretes del pop mexicano, le entró la disyuntiva de continuar en este ámbito o dejarlo, además le surgió un vacío que tenía la necesidad de llenar, en ese momento decide hacer un disco de jazz solista con identidad boliviana que le recuerde a su país natal.

Rememoró la melodía a de un auqui jazz que era tocado por Bolivian Jazz, lo reversionó, después compuso un tinku, al cual le agregó elementos del género extranjero, de ahí hizo otros temas similares. Para este su primer sencillo incluyó los temas Illimani y Cunumicita, los cuales también los cambio.

“Comienzo a grabar y empiezo a convocar a los músicos de Polo Pavón con quien trabajaba, y digo: este no es un disco solita, porque además yo nunca he sido muy ego, me gusta compartir el trabajo y el crédito con toda que lo merece, y digo que sea una banda y de ahí nace el nombre de Takesi, que como sabemos es el nombre del camino prehispánico”, dijo Christian Laguna.

El formato de cuarteto de su banda (bajo, guitarra, batería y piano) le sonaba “muy fofo” y tomó la determinación de incluir a un charanguista y a un vientista para darle una identidad más boliviana en México y de esta manera nació el proyecto Takesi.

Desde ahí se empieza a potenciar la banda y comienza a dar giras por México y son invitados a varios países de Europa para dar conciertos y además reciben varias premiaciones, sin embargo tenía la necesidad de generar muchos más recursos económicos y decide volver a tocar con músicos del mercado más comercial en el país extranjero.

Retorno a Bolivia

Ingresar al pop, durante los primeros en México, fue lo que buscó, al lograr entrar a ese ámbito fue como estar en una locomotora puesto que esa industria nunca para, las giras y los conciertos son de manera muy constante, ahí le nace la primera nostalgia por su tierra y formó Takesi, pero la necesidad de generar mayores ingresos hizo que incursione en el mundo de los cantautores, con quienes tiene presentaciones, en especial en territorio mexicano y en Centro América, mucho más constantes y también más agotadores.

En uno de estos conciertos se vuelve a encontrar con Reyli Barba al cual le comenta que quiere volver a tocar pop y éste le dice que se integre a su banda. Desde ese momento, en 2008, empieza su parte más fuerte en ese género. “En 2011 tengo la suerte de participar con Reyli Barba en un Grammy Latino en Las Vegas, donde ahí también te conoces a toda la gente donde está involucrada en la industria popera”, dijo Christian.

No obstante, pese a que le iba bien en lo musical y económicamente en México, el 2014 decide volver a Bolivia por sus hijos y para también apoyar a la madre de los niños. “La mamá de mis hijos es también profesional, artistas y necesitaba desarrollarse, entonces ese ha sido una de las decisiones principales que conozcan a su familia”, remarcó.

Debemos ser más nacionalista

Christian Laguna señaló que el músico boliviano es muy sumiso ante el mundo sobre su nacionalidad, lo cual no aporta al desarrollo. Acotó que los músicos debemos ser más nacionalistas y empezar a mirar lo que tenemos, nuestras raíces profundas, las cuáles además culturalmente son muy ricas, para empezar a trabajarlas.

“Tenemos una cultura ancestral que la hemos dejado caer en el olvido, en el desconocimiento inclusive y lo único que tenemos como bandera es nuestro criollismo, que es el folclor que todos conocemos, que no es nuestro folclor real, nuestro folclor profundo”, afirmó.

Por lo cual puntualizó que las nuevas propuestas de música, las cuales ya están siendo importadas, son de gran importancia para reflejar un género con identidad más boliviana, lo cual nos ayudará a decir: que eso es lo que somos como esencia.

“Obviamente no podemos ser la raíz pura, porque el mundo ya no es puro. Se ve una buena mezcla de los elementos folclóricos con la música popular contemporánea, sea de la raíz que fuera, y nos hace bien darnos cuenta que somos bolivianos y que tenemos mucho por dar y mucho por decir a través de nuestra nueva música, que no es el folclor tradicional”, agregó.

Otros proyectos

Actualmente trabaja en un nuevo disco con su banda Takesi, también trabaja en otro material discográfico que será como solista. También integra Frecuencia es cual es una agrupación de tres bajistas, él, Raúl Flores y Bladimir Morales con los cuales posiblemente realicen un gira en Paraguay.

A su vez tiene una apuesta con el charanguista Bernardo Rosado, los vientista Alith Camacopa y Félix Rodríguez, que rescata la música tradicional del charango y los mezclan con elementos contemporáneos.

“Esta proyecto es muy divertido porque es como folkrock con bajo, y es bastante interesante lo que se está logrando ahí y espero que pronto podamos tener novedades de este proyecto que se llama Tumpa”, añadió.

Algo más de Christian Laguna

Es un bajista que destaca por su solidez y versatilidad. Se formó en Bolivia, Chile, México, Alemania y Estados Unidos (donde fue estudiante del bajista Cliff Engel), tanto como instrumentista como productor musical. A lo largo de su trayectoria participó en vivo y en sesión con diferentes artistas de pop, jazz y world music, entre quienes destacan Luzmila Carpio, Eugenia León, Reyli, Pepe Aguilar, La 5ta Estación, Alejandra Guzmán, Noel Schajris, Amaury Pérez, Pedro Wyant (Beach Boys), Emmanuel Mora, Tupay, Donato Espinoza y  Álvaro Montengro.

Se presentó en diferentes escenarios de Norte, Centro y Sud América y en varios países de Europa. Destaca su participación en los Latin Grammy Awards 2011, cuenta con una nominación en los Latin Grammys en 2017. Actualmente es el director musical de Luzmila Carpio, es productor musical en NB Music (Bolivia/México), y cabeza de su proyecto “Takesi” con quienes tiene cuatro producciones discográficas: Tumpa, Pachamama, Live Festijazz 2016 y Live Bolivia Festijazz internacional 2017.

Este último estuvo en gira en Estado Unidos, donde toco en el club Bodafine de New York y en el Festival de Jazz en Whasington, donde compartió escenario y ensambló bandas con músicos locales y con bolivianos que radican en el país del norte.

Killa, composición de Christian Laguna:

  • Iglesias se unen para convocar a una marcha por la Chiquitania

    Sep 19 2019 |

    Esta movilización toma el nombre de caminata por la fe y la oración, para que se calmen los incendios en la Chiquitania, convocada por los representantes de las iglesias católicas, metodista y copta ortodoxa, la cual partirá mañana, a las 18:00, desde el monumento al Cristo redentor hasta el atrio de la catedral metropolitana.


  • Richard Stallman dimite de la fundación de software libre

    Sep 19 2019 |

    El FSF ha confirmado su renuncia a través de un escueto comunicado, en donde adelanta que la junta directiva va a iniciar la búsqueda para encontrar a un nuevo presidente. La razón, unas con-trovertidas declaraciones del programador en el que describía a una víctima del empresario esta-dounidense Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual, de estar «totalmente dispuesta» en una lista de correos electrónicos que se airearon en el medio «The Daily Beast» y en los que ponía en duda el abuso de menores por el millonario, que se suicidó el 10 de agosto en su celda.


  • HUAWEI festeja el 21 de Septiembre en la estación Central de Mi Teleférico

    Sep 18 2019 |

    La multinacional Huawei estará presente en la Estación Central de Mi Teleférico el viernes 20 y sábado 21, celebrando el día del amor y la amistad.


  • Un grupo de estudiantes juega el 'Abecedario del Diablo' en Trinidad

    Sep 18 2019 |

    El Abecedario del diablo conocido a través de youtube y las redes sociales, consiste en recitar una palabra para cada una de las 27 letras del abecedario mientras un compañero te pellizca o rasca la mano con objetos cortantes,  provocándose lesiones y marcas en todos los que participan.