Enero 20, 2020

Agenda para el nuevo Gobierno

Un gran acuerdo nacional donde el Gobierno (políticas públicas), el empresariado (inversión) y los trabajadores (mano de obra), se comprometan a dar lo mejor de sí, para -con la ayuda de Dios- forjar un mejor país, con justicia social…


Miércoles 20 de Noviembre de 2019, 9:15am




Bolivia cuenta con un enorme territorio; como pocos países, tiene todos los pisos ecológicos, climas y microclimas; posee un increíble acervo de recursos naturales -hidrocarburos, minerales, bosques, tierras productivas, agua dulce, etc.- y sus posibilidades turísticas son inimaginables. Pese a ello y al avance registrado en materia social y económica durante la “década de oro” del auge mundial (2004-2014) muchos países que no tienen todo lo nombrado nos han sacado una enorme ventaja en materia de desarrollo. La gran pregunta es…¿por qué?

Alguien dijo que “no hay países subdesarrollados sino mal administrados” y es así, porque de nada sirve estar sentado sobre una silla de oro, si mucha gente se va a dormir con hambre, otros se mueren por falta de dinero y cuántos no pueden salir de la pobreza por su escasa educación.

Un nuevo gabinete ministerial fue posesionado en Bolivia, sobre cuya espalda descansa la responsabilidad de acompañar al gobierno de transición y llevar a buen puerto al país, sentando las bases para que el siguiente gobierno active nuestras enormes posibilidades de desarrollo con miras a abatir la pobreza. Tres Carteras del gabinete económico resultarán claves para ello, estando las mismas ocupadas por profesionales de vasta experiencia, a Dios gracias: en el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, Lic. José Luis Parada; Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Lic. Wilfredo Rojo; y, Ministerio de Planificación del Desarrollo, Lic. Carlos Díaz.

Conversé con un esclarecido empresario y éste sería el resumen de las prioridades para el nuevo gobierno. Primero: pacificar al país. Segundo: estabilidad económica, no tocar variables sensibles. Tercero: urgentes medidas de alivio para las empresas golpeadas por razones de conocimiento público (v.gr., reprogramar vencimientos de pagos de impuestos, deudas, etc. a un año, sin intereses y multas). Cuarto: seguridad jurídica y protección para la inversión nueva y la existente, nacional o extranjera. Quinto: pragmatismo, profundizar lo bueno y corregir lo malo. Finalmente, forjar consensos para que la próxima Administración realice las reformas estructurales necesarias y se eliminen las trabas al desarrollo.

Para ello, un Pacto Social-Productivo, es deseable. Un gran acuerdo nacional donde el Gobierno (políticas públicas), el empresariado (inversión) y los trabajadores (mano de obra), se comprometan a dar lo mejor de sí, para -con la ayuda de Dios- forjar un mejor país, con justicia social…

 

(*) Economista y Magister en Comercio Internacional

 

Santa Cruz, 20 de noviembre de 2019

 

  • Qasem Soleimani, el pueblo iraní y Donald Trump

    Ene 17 2020 |

    El historiador británico, Paul Kennedy, coincide con las palabras de Bush: ”La impresión general que últimamente da Estados Unidos es que no le importa lo que piensa el resto del mundo


  • Las recientes modificaciones en la Legislación Autonómica Boliviana

    Ene 16 2020 |

    Es un esfuerzo loable de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia y el Servicio Estatal de Autonomías, que contiene lo esencial de la legislación autonómica que recientemente se ha puesto en vigencia en el país


  • La danza de los binomios

    Ene 16 2020 |

    La derecha no va a devolver el poder al MAS, incluso si ganara las elecciones. Van a inventar cualquier estratagema, van a recurrir a cualquier chicana, y por último se van a aferrar al poder por las armas, como han hecho hasta ahora


  • Los famosos espantajos de hoy

    Ene 14 2020 |

    La fama se les diluyó de entre los dedos y ahora son malas famas. Son fantoches que deambulan en calles ajenas, duermen en cuartos prestados, usan mesas alquiladas, caminan con la cabeza gacha, huidos por su conciencia, pero vociferan a través de micrófonos insidiosos.