Marzo 29, 2020

Del pesebre a la cruz del Calvario

Por tanto, ni el cumpleaños, ni la vida, ni la muerte sino la “resurrección” de Jesús es lo más importante, porque si creemos en ello y nos arrepentimos de nuestros pecados y confesamos Su nombre…¡seremos salvos de la condenación eterna! Si aún no lo ha hecho, repita esta oración: Jesús, te recibo como mi Salvador y Señor.


Miércoles 21 de Diciembre de 2016, 3:00pm




Si le preguntaran, a propósito de la Navidad: ¿Qué parte de la historia que conoce de Jesús considera la más importante? Diría que: ¿Su nacimiento? ¿Su vida? ¿Su muerte? Si eligió una de las tres, dio una respuesta equivocada.

Es cierto que el nacimiento de Jesús de Nazaret fue fundamental en cumplimiento de lo profetizado siglos antes, partiendo “en dos” la historia de la Humanidad. Su vida fue también trascendental pues no solo nació, sino que vivió sin pecado. Y, su muerte en la cruz fue el cruento capítulo que marcó el punto culminante de la más bella historia de amor. Pero, si todos nacemos, vivimos y un día moriremos…¿por qué Jesús es tan trascendente? Veamos.

Primero, porque quien nació en Belén no fue un hombre cualquiera, sino el Hijo de Dios. Segundo: Jesús pese a ser igual a Dios, no se aferró a su deidad sino que se hizo igual a los hombres y fue tentado en todo, pero no pecó; y, quien por tanto no merecía la muerte -porque escrito está que la paga del pecado es muerte- “se hizo pecado por nosotros” y voluntariamente derramó en sacrificio su sangre como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo…¡pero, eso no fue todo!

Despreciado por su propio pueblo, Jesucristo fue torturado por los romanos: flagelado, escarnecido, quebrantado, herido, humillado y abatido; le escupieron y golpearon el rostro; le arrancaron su barba, hasta quedar desfigurado. Le pusieron una corona de espinas. Angustiado Él, y afligido, no abrió su boca. Como cordero fue llevado al matadero y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció. Fue colgado desnudo en la cruz como un maldito y por nuestro pecado fue contado entre los pecadores. El cuerpo de este varón de dolores experimentado en quebranto quedó convertido en una sola llaga, para que por ella seamos curados de las enfermedades.

En su condición humana había clamado: “Padre, si es posible pase de mí esta copa”. Y en su estertor intercedió, como sólo quien verdaderamente ama lo puede hacer: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Lo mejor de toda esta historia es que Dios Padre -por su obediencia- resucitó a Jesús por medio de su Espíritu Santo y lo mismo puede hacer con Ud. y conmigo.

Por tanto, ni el cumpleaños, ni la vida, ni la muerte sino la “resurrección” de Jesús es lo más importante, porque si creemos en ello y nos arrepentimos de nuestros pecados y confesamos Su nombre…¡seremos salvos de la condenación eterna! Si aún no lo ha hecho, repita esta oración: Jesús, te recibo como mi Salvador y Señor.

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

 

Santa Cruz, 21 de diciembre de 2016

 

 

  • Teletrabajo: el otro peldaño del Covid-19

    Mar 27 2020 |

    Las grandes marcas, incluso, rotan entre sus empleaos para que una vez a la semana, cumplan trabajo desde el hogar. Por lo tanto, en estos tiempos de emergencia, son los que mejor preparados están, a diferencia de nosotros, que estamos en el punto más bajo de la escalera.


  • El alto costo de las malas políticas públicas

    Mar 27 2020 |

    Los tiempos cambiaron para mal, el tango “Cambalache” se quedó corto al proyectar lo que sería el siglo XX -el mundo una porquería (...) un despliegue de maldad insolente (…) ¡da lo mismo un burro que un gran profesor! (…) uno vive en la impostura y otro roba en su ambición”


  • Derecho a la salud y derechos políticos

    Mar 27 2020 |

    El ejercicio de los derechos políticos para este tiempo estarán de lado en tanto la prioridad de atención será el derecho humano a la salud.


  • La estrategia de securitización de la salud

    Mar 26 2020 |

    La salud se ha convertido progresivamente en un tema de seguridad nacional, en la medida en que la expansión de la enfermedad afecta considerablemente a la población y a la economía del Estado