Septiembre 17, 2019

Delincuentes seducen a jovencitas para obtener fotos pornográficas

La Policía investiga denuncias que realizaron los padres de familia quienes descubrieron que sus hijas adolescentes estaban siendo víctimas de pornografía y extorsión a través de las redes sociales.


Jueves 11 de Mayo de 2017, 6:45pm




La Paz, 11 de mayo (Urgentebo).- Pese a que el número de casos no sobrepasan los cinco por mes, no deja de preocupar a la Policía que los delincuentes estén captando más víctimas a través de las redes sociales para obtener pornografía a través de fotografías y videos para lo cual utilizan perfiles falsos por donde seducen a las adolescentes.

Según el investigador de la División Trata y Tráfico de Personas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Fernando Roncal, todos los casos que atendió la instancia fueron denunciados por los padres de familia que al revisar los celulares de sus hijas hallaron fotografías y videos pornográficos que enviaban a personas desconocidas.

“Los padres de familia se apersonaron con el equipo de teléfono y nos muestran cómo sus hijas menores de edad chatean con otras personas y en esos chats está incluida la pornografía con lo cual se descubrió que también las adolescentes están siendo extorsionadas”, explicó.

Hechas las investigaciones de los casos denunciados, la Policía verificó que absolutamente en todos las adolescentes entre 13 y 16 años mantienen una relación amorosa cibernética con una persona cuya foto de perfil muestra a otro adolescente con atributos en su fisonomía.

“Entonces los antisociales comienzan a seducirlas y solo les basta un mes para ganar su confianza, momento en el que es aprovechado para pedirles las fotos y videos. Y cuando la adolecente quiere frenar el envío, el supuesto novio cibernético comienza a amenazarla con publicar las fotos n el Facebook y también hacer llegar a sus padres y amigos”, explicó Roncal.

Actualmente la Policía está tras la pista de un individuo que utilizó ese modus operandi para seducir a una adolescente de 16 años a quién incluso le recargaba crédito para que siga en contacto con él.

Con el fin de identificar a los delincuentes que se dedican a ese ilícito, la Policía implementó hace algunos meses el patrullaje cibernético el cual consiste en monitorear las páginas a través de las cuales se ofrecen servicios sexuales.

En ese afán descubrieron que además camuflan esa oferta de servicios sexuales con avisos como la venta de algún artículo o inmuebles y en algunos casos coincidieron con algunos números con los que captan a las adolescentes vía Facebook o Whatsapp.

Roncal exhortó a los padres de familia a estar alerta y verificar que los contactos que tienen sus hijos en las redes sociales sean verídicos y con personas que realmente conocen, puesto que esta problemática se está extendiendo a nivel internacional.

“En algunos casos hemos descubierto que quienes cometen el ilícito son individuos que operan desde otros países. Uno reciente proviene de Perú y por tratarse de  una investigación internacional se requiere acudir a otras instancias y tomar contacto con las autoridades de ese país”, dijo.

Las víctimas pueden llegar al suicidio

El psicólogo Marcelo Portocarrero informó que las  víctimas de pornografía y extorsión son identificadas en sesiones psicológicas. En su mayoría, los pacientes ingresan con cuadros de retraimiento, falta de apetito o cuando comienzan a adoptar un comportamiento agresivo o de depresión.

“Los padres piden ayuda cuando notan esas características en sus hijos. Ellos piensan que se trata de la etapa adolescente, pero en el transcurso de la sesión se puede evidenciar, en muchos casos, que ese padecimiento se debía a que una de las pacientes estaba siendo amenazada por un individuo desconocido que le pedía dinero para no publicar sus imágenes en las que ella está desnuda”, explicó.

El profesional alertó porque después de que una víctima cae en las redes de un pedófilo y accede a  enviar pornografía y videos, al sentirse amenazada porque no accede a mandar más fotos o no puede pagar lo que le piden para que no se haga público puede verse sin salida, entrar en depresión y terminar en un suicidio.

Sin embargo, dijo que la responsabilidad no solo es de los adolescentes, sino de los padres de familia que no tienen comunicación con sus hijos y no ejercen control sobre ellos.

“¿Por qué una joven se deja deslumbrar por un tipo desconocido que le dice palabras bonitas y la convence para hacer algunas cosas?. Obviamente porque en su casa no encuentra ese calor afectivo. En cambio, una hija o hijo que tiene comunicación con sus padres pese a ser absorbido en su trabajo, no va caer fácilmente en esas redes, sin duda tendrá más cuidado y no se dejará llevar por palabras o frases bonitas”, expresó Portocarrero.

Modus operandi 

  • El delincuente capta a su víctima a través del Facebook gracias a un perfil falso.
  • Cuando la adolescente ya es captada, el delincuente entabla una amistad y poco a poco gana su confianza porque aparenta tener los mismos intereses en común en la música, ropa, hobby.
  • Seducen a la adolescente hasta convencerla de iniciar una relación amorosa cibernética.