Agosto 05, 2021

Desde el 2019, al menos cinco policías cometieron feminicidios y mancharon a su institución


Martes 20 de Julio de 2021, 8:15pm






20 de julio (Urgente.bo).- Desde el 2019 a la fecha, al menos cinco son los hechos de sangre fueron los que marcaron a la Policía Boliviana y en el que se vieron involucrados uniformados que mancharon el uniforme de la verde olivo asesinando a mujeres, en muchos de los casos sus parejas. Los principales móviles fueron los celos y problemas económicos.

Un último hecho que consternó  de la opinión pública se suscitó en el Barrio Urkupiña, del Plan 3.000, Santa Cruz. Lucy Alejandra Huanca, de 22 años, murió producto de asfixia mecánica y golpes con un objeto contundente que fueron propinados por su pareja, Wilfredo Salazar, un policía.

De acuerdo al director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), José María Velasco, la mujer tenía además la nariz fracturada y un trauma facial. De acuerdo a los audios por WhatsApp, el uniformado la considerada “de su propiedad”.

En otro de los textos, Lucy le mandó una foto a su hermana, en donde le mostraba la cara golpeada, pero le pedía guardar silencio.

“De acuerdo a los cuadernos de investigación, la víctima desistió en presentar la denuncia”, recalcó el jefe de la FELCV. Por su parte, el Comandante de Policía, Jhonny Aguilera, manifestó que la mujer antes de morir fue agredida hasta seis veces.

Este caso se suma a otros más en los que estuvieron involucrados uniformados del verde olivo, el 11 de junio del 2019, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) aprehendió a dos policías, que eran parte del Batallón de Seguridad Física. Ambos fueron acusados de asesinar a una mujer de 39 años. Un crimen horrendo porque la metieron en un turril y la enterraron en una vivienda en el Barrio Guaracachi.

La víctima fue identificada como Rigoberta Barrios, una mujer que estaba reportada como desaparecida. Sus asesinos que están en Palmasola fueron: Rubén Aravito Chiri y Rubén Marques Bautista, este último mantuvo una relación con la mujer asesinada y engendró un hijo que ya tiene un año y medio, pero quedó huérfano.

En aquella ocasión, el ahora Comandante de la Policía aseguró que la víctima lo denunció por pensiones familiares y quería evitar que su esposa se entere de esa relación que manchó el nombre de la institución y el uniforme.

En noviembre de ese mismo año, el exdirigente de la Central Obrera Regional (COR) de El Alto y abogado, Roberto de la Cruz, informó que tras una discusión sentimental, un oficial mató a su esposa con un arma de fuego e hirió a sus dos hijos. El hecho ocurrió en la zona de Yunguyo.

Al ver la macabra escena el uniformado se quitó la vida. Luego de un tiempo se  conoció que uno de los primogénitos de 6 años salvó la vida, pero el pequeño de tres años murió.

2020

El 21 de octubre del 2020, Roberto Salgado Choque, de 44 años, de profesión policía citó en el atrio del Teleférico Morado a Claudia, una mujer que 49 años que encontró la muerte. El sargento le propinó cuatro disparos a la mujer y él se asestó uno en la cara.

El móvil que lo llevó a cometer el delito fue una deuda de Bs 50.000, aunque no se descartó que también fueran pasionales. La mujer se dedicaba a prestar dinero desde el 2016.

Otro de los hechos de sangre, en el que también estuvo involucrado un efectivo de la institución verde olivo, fue la historia de Betsabé Mara, que primero fue reportada como desaparecida en Cochabamba. Su verdugo fue el teniente Adán Boris Mina, de 34 años.

Los restos de la joven fueron encontrados quemados en la zona de la Maica. El hombre fue condenado a 30 años de presidio. El 2018, el exteniente fue denunciado por secuestro y tentativa de feminicidio.

///