Enero 17, 2022

ocultar

En uno de cada tres hogares de la región vive al menos una persona con alguna discapacidad


Jueves 2 de Diciembre de 2021, 7:00pm






.

2 de diciembre (Urgente.bo).- En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que se celebra cada 3 de diciembre, un informe del Banco Mundial sobre las barreras físicas, legales y sociales existentes y la necesidad de seguir avanzando en la inclusión de las personas con discapacidad con el fin de construir un futuro más próspero y resiliente, señala alrededor de 85 millones de personas en América Latina y el Caribe tienen algún tipo de discapacidad, lo que equivale a 14,7% de la población total,  estos números se representan en que en uno de cada tres hogares de la región vive al menos una persona con algún tipo de discapacidad.

En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que se celebra cada 3 de diciembre, un informe del Banco Mundial sobre las barreras físicas, legales y sociales existentes y la necesidad de seguir avanzando en la inclusión de las personas con discapacidad con el fin de construir un futuro más próspero y resiliente, señala alrededor de 85 millones de personas en América Latina y el Caribe tienen algún tipo de discapacidad, lo que equivale a 14,7% de la población total,  estos números se representan en que en uno de cada tres hogares de la región vive al menos una persona con algún tipo de discapacidad.

El mismo informe “Inclusión de las personas con discapacidad en América Latina y el Caribe: Un camino hacia el desarrollo sostenible”. La exclusión de personas con discapacidad no solo es injusta, sino insostenible: 15% de los niños con discapacidades no está en la escuela y una de cada dos personas con discapacidad no participa en el mercado laboral y  de acuerdo con datos obtenidos a nivel global la exclusión de las personas con discapacidad puede representar una pérdida de entre 3 y 7% en el PIB de un país.

La prevalencia es mayor en las áreas rurales y entre los extremadamente pobres, indica el informe “Inclusión de las personas con discapacidad en América Latina y el Caribe: Un camino hacia el desarrollo sostenible”. La exclusión de personas con discapacidad no solo es injusta, sino insostenible: 15% de los niños con discapacidades no está en la escuela y una de cada dos personas con discapacidad no participa en el mercado laboral.

De acuerdo con datos obtenidos a nivel global la exclusión de las personas con discapacidad puede representar una pérdida de entre 3 y 7% en el PIB de un país.

“En América Latina y el Caribe tenemos por delante una enorme tarea de reconstrucción de las economías luego de una de las crisis más devastadoras, provocada por la pandemia de Covid-19. Y la evidencia global muestra que el crecimiento por sí solo no será suficiente para reducir las inequidades que ya existen”, dijo Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. “Las personas con discapacidad deben poder participar plenamente de la vida pública, sin sufrir discriminación alguna ni marginación en escuelas o lugares de trabajo. Además, deben poder acumular el capital humano necesario para ser incluidos y tener dignidad y oportunidades en la vida y para poder contribuir a la reconstrucción de nuestros países.”

La pobreza, la falta de acceso a educación y oportunidades laborales, la informalidad, la falta de reconocimiento de la capacidad jurídica y la discriminación son realidades con las que las personas con discapacidad conviven todos los días. Más aún, según el informe la discapacidad y la pobreza se alimentan mutuamente. En uno de cada cinco hogares en situación de pobreza extrema en la región vive una persona con discapacidad. Y cerca de siete de cada 10 hogares con personas con discapacidad son vulnerables a caer en la pobreza en situaciones de crisis.

El reporte muestra cómo algunos grupos que ya enfrentan otras desventajas son especialmente vulnerables, como las mujeres, la población rural, los pueblos indígenas y los afrodescendientes. Por ejemplo, en países tan diferentes como Brasil, Costa Rica, Ecuador, México y Uruguay, las personas con discapacidad tienen una media de 24% menos de probabilidades de completar la educación primaria, pero un 30% menos si además pertenecen a una minoría etnoracial. Los desbalances también se multiplican por las desigualdades con base en el género. En la mayoría de los países de la región, la probabilidad de ser vulnerable aumenta si el hogar tiene jefatura femenina. Cuando hay una persona con dependencia funcional en un hogar, el estudio muestra que son mayormente las mujeres quienes se encargan de las tareas de cuidados, sin remuneración. El valor del trabajo de cuidados no remunerado oscila entre el 16% y el 25% del PIB.

ocultar