Abril 08, 2020

Exministro de Economía: Hay que eliminar los gastos superfluos y mejorar la calidad de la inversión pública

Waldo Gutiérrez, exministro de Economía de Bolivia, hace un balance sobre la situación de la economía y su perspectiva. Propone dar mayores oportunidades a los pequeños productores. Y ser más exigentes con la disciplina fiscal.


Domingo 16 de Febrero de 2020, 6:30pm




La Paz, 16 de febrero (Urgente.bo).- Waldo Gutiérrez, exministro de Economía de Bolivia, es actualmente un consultor de organismos internacionales. Ofrece asesoramiento en materia de finanzas públicas a gobierno de América Central. Sin embargo, aquello no le impide ver los hechos que ocurren en el país, cuya economía dirigió durante la gestión del presidente Eduardo Rodríguez Veltzé. En ese marco, Gutiérrez accede a una entrevista con el portal Urgente.bo y da a conocer sus puntos de vista sobre la  gestión económica.

"Es importante mejorar la eficiencia de las instituciones públicas y que se refleje en servicios públicos de calidad", recomendó el exministro Gutiérrez y planteó la necesidad de que el gobierno de transición trabaje en algunas medidas, "buscando consensos con la población".

¿Cuáles deben ser las prioridades económicas del gobierno de transición?

Se debe dar señales claras y contundentes para mantener la confianza en el manejo de las finanzas públicas y el sistema financiero. Lo anterior implica transparentar las cifras y atenuar los factores que están generando la desaceleración de la economía.

Es importante reducir el gasto público, recortando el gasto superfluo y reorientar la inversión pública con criterios de calidad, de tal forma que genere rendimientos sociales y económicos en el mediano plazo.

De igual forma se debe trabajar en la mejora de los servicios públicos, realizando una buena gestión pública para atender las necesidades de la población. Es importante mejorar la eficiencia de las instituciones públicas y que se refleje en servicios públicos de calidad.

En términos de política pública, no habrá tiempo para diseñar e implementar nuevas políticas, sin embargo, en la medida de las necesidades más apremiantes de la población, se puede empezar a trabajar algunas, buscando consensos con la población.

Se debe resguardar la documentación de la administración anterior e iniciar investigaciones y auditorías en aquellos casos donde hubo dolo al Estado boliviano.

¿Cómo será el comportamiento de la economía en la región?

El panorama para el 2020 lleva muchos desafíos. Los países motores de la economía aún no tendrán el despegue necesario para impulsar a toda la región. Argentina sigue sumida en la crisis y no se vislumbran acciones para mejorar su situación; México continúa estancada y Brasil  saliendo de una recesión. Venezuela sin encontrar una salida y, Chile y Colombia con tensiones sociales que afectarán el desempeño económico.

En resumen, el crecimiento de la región será bajo y en medio de un entorno político y social que no permitirá realizar los ajustes fiscales que se requieren.

¿Qué es lo más importante en materia económica, la macroeconomía o microeconomía?

Ambos aspectos son importantes, por un lado con el manejo macroeconómico se asegura la estabilidad y sostenibilidad de las principales variables económicas, como la producción, la inflación y el empleo. Por otra parte, la microeconomía desde el punto de vista del gobierno y la administración de la hacienda pública debe permitir la mejora en los servicios públicos, que es lo que le interés al ciudadano en su  quehacer diario.

¿Cómo califica las señales que se dio hasta ahora desde el gobierno para la conducción de la política económica?

Se dio la confianza a la población de que ahora el manejo será más técnico y transparente. Sin embargo, no será fácil revertir la tendencia decreciente de las cifras, sobre todo por los múltiples compromisos de gasto adquiridos por la anterior administración, la imposibilidad de realizar ajustes fiscales por el lado del ingreso y las presiones sociales para mayor gasto en etapa electoral.

Usted es experto en microeconomía, en ese sentido, ¿qué medidas recomienda aplicar este año?

No precisamente experto en microeconomía, sino que mi experiencia radica en la gestión de las finanzas públicas. En este orden es importante empezar a sincerar las cifras fiscales, eliminar los gastos corrientes superfluos y mejorar la calidad de la inversión pública.

El nuevo gobierno que emerja de las elecciones debe trabajar con el enfoque de gestión por resultados, de tal forma que se mejore la eficiencia del sector público en la prestación de servicios, para mejorar la calidad de vida de la población.

Es importante analizar el modelo de gestión de cada sector y trabajar propuestas que permitan corregir las fallas estructurales y asignar recursos en función de ello.

¿Cómo califica la media para la liberalización de productos agropecuarios bolivianos?

Fue una medida que ayudará a la generación de divisas y a detener la caída de las reservas internacionales, además de responder a un compromiso con la región que hoy controla el gobierno. Sin embargo, creo que es una medida parcial y que debe ser planificada de mejor forma para el mediano plazo.

Se debe asegurar el abastecimiento interno y controlar el contrabando desde países vecinos, que influenciados por sus bajos precios podrían desplazar la producción nacional. Para evitar lo anterior se debería incentivar a que los pequeños productores puedan incrementar su producción, lo cual implica mejorar la productividad con tecnologías modernas.

Hay voces en sentido de que este año será complicado para la actividad económica, ¿qué acciones se deberían aplicar para dinamizarla en este año?

La situación del país no será fácil. Nuestro principal producto generador de ingresos, el gas que exportamos a Argentina y Brasil está en dificultades, no solamente por la caída de los precios internacionales que sirven de referencia, sino principalmente por los niveles de reserva y la falta de exploración para nuevos campos. En este sentido, una mejora de ingresos sólo podría darse por una mejora de los precios internacionales, es decir a esperar otro milagro externo como lo tuvimos hace 14 años cuando inició el anterior gobierno.

Los otros productos de exportación, como minerales y la soya, seguirán con niveles similares a los últimos años, a espera de un repunte en la economía mundial.

Internamente no se podrán realizar grandes ajustes fiscales por el lado del ingreso, ni con impuestos ni con carburantes, así que todo queda sujeto a menor gasto y de mayor calidad y, recuperar la confianza para la inversión extranjera.

Es un panorama no muy alentador, pero que se puede lograr con mucha disciplina fiscal e informando a la población la realidad de cómo se está recibiendo el país, para que cada uno de nosotros actuemos en consecuencia por el bien del país.

///