Abril 20, 2021

Implantar los versos…

De ahí deviene el regionalismo y provincianismo oriental que no logra un liderazgo político plurinacional y el origen del recalentado discurso del centralismo, dando vía libre a los latifundistas para exterminar indígenas, repartirse sus mejores tierras y conformar logias cerradas que gobiernen desde atrás


Lunes 5 de Abril de 2021, 8:15am






El año 1532, en Cajamarca, el cura Valverde mostró a Atahuallpa la Biblia y exclamó: -¡Esta es la palabra de Dios!  en tanto blandía un crucifijo como si fuera una espada. Estaba acompañado de hombres rubios con trabucos y embutidos en  armaduras para amedrentar a los indígenas que acompañaban a su Inca. Eran aventureros ibéricos analfabetos, llegados de Europa en busca de riquezas y gloria. A partir de entonces, esta narrativa de” civilización” fue implantada, en versos edulcorados, por los historiadores  a la población vencida.

El año 2019, desde el balcón del Palacio Quemado, en La Paz, Bolivia, una mujer con el pelo teñido de rubio, enrostraba una Biblia a una exaltada multitud que daba mueras a un indio. En el balcón no había un solo indígena y los acompañantes de la mujer eran descendientes del cura Valverde y de los soldados de Pizarro. El Palacio rebosaba de militares armados para la guerra.

La historia tiene parangones que se parecen, pero con nuevos actores. El afán de reinstalar un régimen neocolonial y volver al pasado costó a las clases populares un retroceso de medio siglo. Volvió el racismo virulento y el verso implantado durante siglos en el subconsciente: la superioridad del dios de los conquistadores, que los indios y cholos herejes son ignorantes y “salvajes” y por lo tanto deben desaparecer. El verso funcionaba otra vez.  Por eso no fue raro ver escupir a un indígena a su par, creyéndose superior. Detrás tenían el aval de los Valverdes que nunca aceptaron perder sus privilegios de siglos, al declararse al Estado boliviano como laico.

Después del nacimiento de la república, la casta criolla hizo a un lado a  guerrilleros de las republiquetas y a los  indígenas e instalaron su verso: la  res pública, identificada con el bien público… de su casta que, en la matriz ideológica, era más bien un conjunto de normas y leyes por el que se repartían la torta (minas y latifundios) y excluían de sus planes al oriente boliviano porque era inaccesible, no tenía minas para explotar y los indios estaban ocultos en el monte. De ahí deviene el regionalismo y provincianismo oriental que no logra un liderazgo político plurinacional y el origen del recalentado discurso del centralismo, dando vía libre a los latifundistas para exterminar indígenas, repartirse sus mejores tierras y conformar logias cerradas que gobiernen desde atrás. En la población está instalado el verso del andinocentrismo satánico, culpable de todo y con este remoquete se reproducen y atizan los afanes separatistas de grupos ligados a la ultraderecha racista al grito de: -¡Raza maldita! 

Hace unas semanas, un tarambana de una secta religiosa cruceña, con la misión evangélica de exorcizar a la indiada y a la ciudad precolombina de Tiwanaku y atentó contra ella, trasmitiendo odio y oscurantismo. Su pretensión de hacer desaparecer las estructuras religiosas andinas, más remotas que el cristianismo, fue un acto grosero que develaba que sus patrones instalaron en su débil cerebro, aplastado por la Biblia del cura Valverde, repudio contra algo que desconoce.

En los años treinta, antes del estallido de la Segunda Guerra mundial (1939-1945) Hitler rescató el antisemitismo de grupos oligárquicos germanos que habían instalado en el subconsciente de su población que judíos, gitanos y comunistas eran la causa de su atraso y sus desgracias. Goebbels, el Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda, repuso el verso y lanzó “el asalto a la razón” (G.Lukács) más tenebroso  que la humanidad pudiera imaginarse. Muchos de estos tempranos nazis fueron parte del ejército boliviano, instructores como Ernest Röhm, jefe de los Camisas Pardas, o Hans Kundt, nombrado por el presidente Salamanca Comandante en Jefe en la Guerra del Chaco (1932-35) nombramiento que ratificó la inutilidad de los militares en esta contienda por la que Bolivia perdía otro extenso territorio.

La primera institución republicana en la que se instaló el verso, fue en   las Fuerzas Armadas, institución tutelar que debe defender y obedecer a la casta republicana y disparar si alguien atenta contra ella; de otra manera el militar que sale del esquema es eliminado: Cnl.  Germán Busch, Cnl. Gualberto Villarroel, Gral. Juan José Torrez.

¿Cómo desmontar este imaginario implantado desde el siglo XVII, origen del racismo y la exclusión?

///

  • Censo para el desarrollo, no solo para el poder

    Abr 20 2021 |

    Debe realizarse en este periodo constitucional un nuevo censo de población y vivienda y aplicarlo en el siguiente, debiendo declarárselo como una prioridad nacional, para rediseñar la administración de la cosa pública en virtud a sus características: demográficas, económicas, sociales y habitacionales de todo el pueblo boliviano: oligarcas y no oligarcas.


  • ¿Quién habla de la otra pandemia? La depresión

    Abr 15 2021 |

    La depresión es una crisis global y es más común en las mujeres que en los hombres, por toda la carga social, familiar y económica que recae sobre sus hombros y con mayor razón teniendo en cuenta que sus tareas se hasta triplicaron durante el confinamiento.


  • Los actores de veto en Bolivia

    Abr 15 2021 |

    Existen actores de veto que pueden generar escenarios de inestabilidad más comprometedora a nivel de lograr crisis de gabinetes de gobiernos o incluso desplazar del poder al Presidente


  • Mamá me salvó

    Abr 13 2021 |

    y como pequeñas bailarinas vinieron a mi mente decenas de entrevistas, debates, discursos, etc., un sinfín de patrañas que había visto y escuchado en la última década de la boca de candidatos, diputados