Diciembre 12, 2019

Jóvenes madres abandonan a recién nacidos en El Alto

Es difícil dar con el paradero de las madres de los bebés abandonados. Solo hallaron a una de los cinco bebés abandonados. No todos los vecinos colaboran, se niegan a dar referencias por miedo a ser implicados. Los bebés son transferidos a 20 centros ubica-dos en La Paz y El Alto.


Martes 4 de Junio de 2019, 9:45am




04 de junio (Urgentebo).- Colgada dentro de una bolsa negra en una puerta de una casa en la zona de Villa Tunari de la ciudad de El Alto. Así fue encontrada Fernanda (nombre convencional), una bebé que hace días llegó al Albergue Transitorio 24 horas. Es una de las tantas historias de bebés que son abandonados y llegan hasta este centro. 

Fernanda, la madre que fue identificada, justificó la decisión de abandonar a su hija por temor a sus padres que desconocían que estaba embarazada y que iba hacer una carga más porque ya tenía tres hijos a quienes alimentar sola.  Ahora, se encuentra en la cárcel de Obrajes y tiene un futuro incierto. El juzgado decidirá qué pasará con ella.

Cada niño que llega a 24 Horas tiene una historia diferente y difícil de creer; por ejemplo, el caso de Carmen (nombre convencional), otro bebé que fue abandonada envuelta en trapos viejos y sucios al lado de un quiosco sobre la avenida Litoral. La encontraron en pésimas condiciones, tenía bajo peso y se presume que sus padres fueron bebedores consuetudinarios.

La alerta vecinal

Los vecinos que la hallaron no quisieron rescatarla por temor a ser culpados del hecho. Llamaron a la Policía y la Defensoría para trasladarla al albergue.

En la sección de cunas de la casa de acogida horas, encontramos a cinco bebés envueltos en bayetas y frazadas durmiendo en sus cunas. Dos personas cuidan de ellos, se encargan de alimentarlos, cambiarlos, bañarlos y darles el cariño de madre cuando despiertan o se ponen a llorar. 

Santos (nombre convencional), es el bebé más consentido del albergue porque es el único varón. La madre de Santos lo abandonó en un hospital. El personal del albergue investiga el paradero de la progenitora, mientras el bebé crece con la ayuda de otras personas. 

“Lo llevas nueve meses en el vientre, lo tienes con dolor y que después lo abandonen así, exponiéndoles a las bajas temperaturas, a que puedan ser víctimas de canes, es difícil de creer. ¿Dónde está el pensamiento de las madres?”, reprochó la responsable del albergue, Jenny Velarde.

Es difícil dar con el paradero de las madres de los bebés abandonados. Solo hallaron a una de los cinco bebés abandonados. Los vecinos tampoco colaboran, se niegan a dar referencias por miedo a ser implicados. Los bebés son transferidos a 20 centros ubicados en La Paz y El Alto.

////