Agosto 09, 2020

Jackie Chan, 55 años de Kung Fu y comedia

Está en los escenarios desde las 7 años. Fue sometido a durísimas jornadas de  entrenamiento. Aprendió de Bruce Lee, pero él definió un estilo diferente. Hoy es el ícono mundial más importante de Asia para el cine.


Miércoles 23 de Noviembre de 2016, 11:30am




La Paz, 23 de noviembre (Urgentebo.com).- Su nombre es Chan Kong Sang. Muy pocos lo conocen así. Kong nació en el seno de un hogar pobre, su padre lo guió por las artes marciales y el teatro, una combinación que lo convirtió en el artista chino más reconocido en el mundo: Jackie Chan.

Jackie Chan tiene 62 años (7 de abril de 1954) y cuenta con casi 55 años de vida artística; sus biógrafos cuentan que a los 7 años ya estaba sobre los escenarios. Y el resultado fue brillante, pues Chan recibió la ante-rior semana un Oscar Honorífico, por toda esa vida de director de cine, comediante, productor de películas de acción y hasta doble.

“Después de 56 años en la industria del cine, de hacer más de 200 películas y de romperme tantos huesos, ¡al fin es mía!”, exclamó Chan al recibir la ansiada estatuilla. La estrella siempre había codiciado el Oscar, pero la vez que más se acercó a la estatuilla fue cuando la vio en casa de Silvester Stallone.

Su padre decidió que aprendiera el kung fu. En 1961, mientras su padre estaba en Australia, Jackie fue matriculado en la escuela de la ópera de Pekín, donde fue sometido hasta 19 horas diarias de entrenamiento y estudio.

A los 19 años era doble en dos películas protagonizadas por el astro Bruce Lee, quien murió el año 1973 y en China se preguntaban si Chan podía reemplazarlo. Jackie optó por un estilo más cómico.

En 1975, a los 21 años, empezó a actuar en películas pornográficas para pagar sus cuentas, pues la recesión golpeó a todos, incluso a las productoras. Jackie se quedó en la calle y trabajó como albañil o como camarero. Pero en 1976 definió el camino hacia el futuro con su primer film ‘New Fist of Fury’, un éxito de taquilla.

Desde fines de los 70 fue guionista, director y productor de sus películas. Así “El chino” marcó el tono de su filmografía posterior: una mezcla de comedia, acción y artes marciales tradicionales.

Luego vino “El mono borracho en el ojo del tigre”, su arte marcial base, donde hay maniobras de caídas, golpes en movimiento, rodamientos y acrobacia. Desde entonces, creció y conquistó el mundo. En 1996 reventó las taquillas de Estados Unidos con “Alboroto en el Bronx”, y más tarde vino “Rush Hour”. Sedujo a Hollywood.

Chan es de los pocos actores que hace películas de artes marciales sin doble: hace sus propias escenas de riesgo y ha acumulado una lista de heridas, incluyendo una luxación de tobillo, una fisura de cadera. Su momento más cercano a la muerte fue durante la filmación de «Armour of God» en 1985, cuando cayó de un árbol fracturándose el cráneo.

La vida amorosa de Chan

El artista se transformó en una sensación cinematográfica y su popularidad lo posicionó en los círculos más selectos. Así fue como conoció a su esposa Lin Feng-Jiao, una actriz taiwanesa, que lo dejó todo para casarse con él. Los primeros años fueron buenos. Mientras de Jackie se internacionalizaba, su esposa -quien criaba a su hijo Jaycee- no podía acompañarlo y él  buscó “compañía” en otras chicas. Jackie tuvo una relación paralela con la exreina de belleza Elaine Ng. Su secreto no tardó demasiado en salir a la luz. Los tabloides se encargaron colgarlo en sus titulares. En su nuevo libro, él mismo cuenta que Lin ya le había perdonado otras infidelidades, pero que estaba seguro que no podía aguantar una tan grande y menos si había una niña de por medio. Y contra todo pronóstico, Feg-Jiao sí se mantuvo a su lado.