Agosto 06, 2020

La China, esa dama misteriosa

La alianza entre el emperador y los señores feudales, de cuyas filas se nutrían las fuerzas militares y los funcionarios civiles, conformaban una estructura diferente a la europea, donde los monarcas se aliaron  con los ricos mercaderes urbanos para poner fin al poderío feudal.


Martes 14 de Abril de 2020, 7:00am




Los gobiernos  sin creatividad siempre  buscan un chivo expiatorio cuando los problemas les rebasan, este es el caso del nuestro y sus aliados que, ante la pandemia sanitaria,  buscan justificar su ineficiencia  echándole el bulto al MAS.  Los gobiernos del Brasil y EEUU, hacen lo mismo  y  atribuyen a la Organización Mundial  de la Salud (OMS) y a la China de lo que acontece.

Muchos ciudadanos, ante la avalancha de  informaciones, hacen otro tanto y develan un total desconocimiento sobre China que ahora disputa la hegemonía mundial, luego de haber  materializado una de las gestas revolucionarias más importantes del siglo XX, sacando a  su  población  de un estado semifeudal y convertirse  en una potencia.

Sus principales hitos históricos acontecieron cuando Bolivia (1825) ya existía como República.

Todo  comenzó  con la defunción de la emperatriz china  Tzu-Hsi en 1908,  que  marca el fin de la dinastía manchú que había perdurado varios siglos. Su  territorio  con  nueve millones y medio de kilómetros cuadrados en el sureste de Asia, fue el escenario de cuatro mil años de historia. Los mandarines, dueños de la tierra, consolidaron su poder durante este tiempo en base a la sobre explotación de campesinos, generando una burocracia  imperial. Esta  estructura creada durante la dinastía Tang, en el siglo VII d.n.e, ponderaba el mérito personal y la erudición para ser admitido en este privilegiado círculo de poder.

El peso de la filosofía ética, instaurada por Confucio, estaba tan impregnada en el comportamiento chino que era una herejía  un acto de rebeldía contra el soberano.

Mientras Europa  no salía de las bruma del medioevo, en la China la poesía  brillaba con Li Po y Tu Fu, se creaban universidades para los hijos de los nobles, bibliotecas y colegios. Conocían la brújula, el papel, la pólvora entre otros inventos desconocidos en el mundo occidental. La alianza entre el emperador y los señores feudales, de cuyas filas se nutrían las fuerzas militares y los funcionarios civiles, conformaban una estructura diferente a la europea, donde los monarcas se aliaron  con los ricos mercaderes urbanos para poner fin al poderío feudal.

La primera Guerra del Opio (1842) se generó  partir de la prohibición de este estupefaciente por  el emperador Chia Ching en 1800.  A través de la East India Company, Inglaterra usaba el opio como moneda de transacción para importar productos chinos a Europa;  antes de aquello,  pagaba con la plata extraída de las minas de Potosí  y  México. Ese fue el detonante y el pretexto para invadir la China durante tres años y asolar aldeas sembrando  muerte  y, al mismo tiempo, pedir indemnización por el opio comisado a los comerciantes ingleses.

En 1850,  estalla la insurrección de Taiping, comandado por un maestro  de escuela que se consideraba el hermano menor de Jesús. Este  repartió tierras entre los campesinos e instauró otra visión diferente al  confucianismo. Esta insurrección  fue detenida con la ayuda militar de las potencias extranjeras  y es considerada el preludio a la revolución del año 49.

En 1893  estalla la segunda Guerra del Opio, Inglaterra, Japón, Francia y declaran la guerra a China (1894). Agobiada por los frentes militares, cede ante las potencias extranjeras,  hasta el grado de  permitir que las legaciones diplomáticas tengan el derecho de establecer  guarniciones armadas. Fue así como en su  territorio existían letreros que  decían: “Prohibida la entrada  a perros y chinos”

En 1900 los boxers, llamados así por los ingleses,  gestan una insurrección contra las potencias colonizadoras. En 1921, nace oficialmente el Partido Comunista Chino, Mao  Tse-Tung es un prominente dirigente. Junto a Sun -Yat Sen y Chiang kai –Shek, será el principal protagonista de las siguientes décadas que serán  de una gran movilización humana en los diferentes frentes militares y políticos. En 1945, cesa la segunda guerra mundial  y la derrota del Japón permite al singular  Ejército Rojo,  tomar posiciones frente al ejército anticomunista  de Chiang, apoyado por EEUU. Este, derrotado, escapa a Formosa, mientras la China continental se proclama la República Popular (1949) con Mao como presidente  que convierte a su país  en una potencia mundial. La URSS colapsó su sistema con Gorbachov (1989), pero cuatro mil años de historia pesan. Ahí está la China, esperando el declive inevitable del imperio norteamericano.

 

////

  • Lo que el viento se llevará…

    Ago 5 2020 |

    El ejecutivo, desde la cabeza a los pies, no saben o no pueden cuidarse ¿Podrán hacerlo con la población boliviana?


  • Bolivia 2020: ¿digna y soberana?

    Ago 5 2020 |

    Es cierto que Bolivia mejoró en el campo socioeconómico entre el 2006 y 2019, pero…¿se podía avanzar más? ¡Muchísimo más si se hacía bien las cosas! Pero no solo eso…¡cuántos volverán a la pobreza porque las dádivas estatales nunca han sido suficientes para forjar la dignidad y soberanía tan ansiadas!


  • Belzu, La Época y el socialismo

    Ago 4 2020 |

    “En verdad, para los tiempos aquellos, —dice, por su parte, el preclaro historiador Rigoberto Paredes (1870-1951)— tal publicación era de mucha importancia y exigía para no fracazar [sic]; que la empresa venciera en sus primeros pasos dificultades sin cuento.


  • Lo bueno, lo malo y lo feo del dióxido de cloro

    Jul 28 2020 |