Diciembre 14, 2019

La historia de la difícil relación entre Américo y su padre

En la historia de Américo, el papel de Melvin “Corazón” Vega es central. Es el padre quien lo inicia en la música y con quien tiene vive momentos amargos y alegres.


Sábado 11 de Agosto de 2018, 9:00pm




La Paz, 11 de agosto (Urgentebo).- Domingo Johnny Vega Urzúa tuvo una vida difícil. Fue padre a los 16 años, cantaba en las calles y feria junto a su papá, quiso quitarse la vida y de adulto fue adicto al alcohol. Y se hizo artista gracias a su progenitor, formación que al final lo convirtió en el famoso Américo, el músico del norte chileno que triunfa con la cumbia.

"La historia de Américo es la historia de Domingo Vega, que no necesariamente fueron la misma persona durante mucho tiempo, pero que al final del camino se encuentran", dice el periodista Mauricio Jürgensen, autor de una biografía autorizada del cantante nacido en 1977 en Arica.

En junio de este año se lanzó el libro biográfico Américo, escrito por Jürguensen, en el que se cuenta que al artista "le hubiera gustado haber tenido un padre más que un colega de profesión". Se trata de un texto de 192 páginas en las que se cuenta cómo fue el difícil inicio del artista, junto a su padre y su hermano, según publicaciones en el diario El Mercurio de Chile.

El intérprete de "Te vas", "Me enamoré de ti y qué", "Que levante la mano" y otras canciones triunfó en Viña del Mar, revolucionó la cumbia que le llevó al concierto internacional.

En la biografía se cuentan pasajes cruciales de su niñez, de su etapa como adolescente fanático del grunge, de las alegrías y las tristezas que enfrentó. Narrado en tercera persona, el texto incluye citas textuales de "Mingo", como también es conocido por sus cercanos. Según el periodista, juntos acordaron contar "la historia completa, la de verdad", porque Américo le confesó a él estar en un punto de su vida en el que no tenía "nada que perder".

En la historia de Américo, el papel de Melvin “Corazón” Vega es central. Es el padre quien lo inicia en la música y con quien tiene vive momentos amargos y alegres.

Américo tenía siete años cuando Melvin lo obligó interpretar improvisadamente "Palabra de Honor" de Luis Miguel en el Parque Lauca en Arica. Fue en un evento organizado por vecinos de la población San José durante el verano de 1985. Su hermano mayor, Darwin, se había arrepentido de salir al escenario y "Mingo" tuvo que salvar la honra familiar. Eso fue el inicio de todo.

Melvin no fue un padre ejemplar. Dos veces intentó acabar con su vida frente a los ojos de "Mingo" tras separarse de Leyla Urzúa, la madre del artista. Pero el tiempo ayudó a reconstruir la relación entre el intérprete de la cumbia y el cantante de boleros.

Ante este cuestionamiento, la revista Sábado, del diario El Mercurio, conversó con Melvin Vega, padre de Américo, quien se defendió: "¿Todos los papás de los cantantes somos malos? El papá de Michael Jackson, el papá de Luis Miguel y ahora yo. ¿Sabe lo que pienso? Que con esto mejor que a ningún papá se le ocurra hacer cantar a su hijo".

papa.americo.jpg

Melvin "Corazón" Vega, papá de Américo (foto: El Mercurio)

Asimismo, agrega: "Hay padres que le sacan la chucha a los hijos para que estudien y cuando sacan la carrera dicen: 'Papá, si tú no hubieras sido así yo no sería nadie'. Creo que este (Américo), aunque yo lo hubiera pateado, le hubiera pegado, debería estar agradecido igual. Llegó a ser importante, a tener lo que quiere, casa en Miami, la productora más grande de Latinoamérica. 'Puta, gracias viejo, si no hubiese sido por ti'... Esa historia habría sido más linda para la gente".

La presentación del libro biográfico concidio con la difusión de la exitosa Luis Miguel La Serie, donde se mostró que Luisito Rey, padre del Sol de México, explotó a su hijo al extremo. Por eso en Chile surgió la pregunta si se podía comparar la vida de Américo con la del cantante mexicano.

El autor de la biografía respondió así: "El papá de Américo fue un hombre que no tuvo padre, que pidió limosna en la calle, que se tuvo que hacer solo y que con las herramientas que tuvo logró sacar adelante a una familia, inventarse un nombre, una personalidad y subsistir, y me parece que eso también es admirable"}

"A diferencia de Luisito Rey, que en la serie queda descrito como un villano implacable, sin matices, creo que no es el caso de Melvin. Américo tiene recuerdos de niñez con su papá que son bien divertidos, bien entrañables (...). Hay una relación cariñosa y de respeto más allá de todas las cosas que les tocó vivir juntos".