Septiembre 27, 2021

La niñez es la población vulnerable y víctima del estrés de los padres por la pandemia


Martes 14 de Septiembre de 2021, 12:15pm






14 de septiembre (Urgente.bo).- En menos de una semana, se reportaron dos denuncias de maltrato infantil. Uno de ellos el caso de Mikal, la bebé de 1 año y 8 meses fue flagelada por su madrastra. El maltrato brutal del que fue víctima la dejó con 140 días de impedimento. El hecho ocurrió en Vinto, Cochabamba. En el segundo caso, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Yacuiba aprehendió a dos madres quienes agredieron físicamente a sus hijos. Los pequeños tenían moretones en todo el cuerpo por la golpiza. Las progenitoras alegaron que los infantes no hacían sus tareas y otras labores.

Según la Defensa de Niños y Niñas Internacional (DNI) se reportó 261 hechos de violencia contra los niños entre agosto de 2020 y febrero de 2021 en Bolivia y Cochabamba presenta el mayor número de denuncias.

“Evidentemente la pandemia ha ocasionado más estrés y en el tema de los hijos, los papás no tienen cómo liberarlo y muchas veces explotan contra los hijos por cuestiones simples como la tarea”, indicó la psicóloga Ana Carola Mustafá a Urgente.bo.

Este estrés económico o laboral preocupa a muchos padres de familia quienes actúan de manera equivocada ante los niños. “Como si ellos (los niños) tuvieran la culpa, pero no es culpa de ellos,  ven a la violencia como una solución ante su impotencia, pero no es una solución porque a la larga trae otro tipo de problemas”, mencionó la profesional.

La violencia hacia los más pequeños de la casa, según la psicóloga, es la falta de límites y autocontrol de los padres. Recalcó que hay bastantes maneras de educar a los pequeños sin necesidad de violencia física, psicológica ni de ningún tipo.

Sin embargo, explicó que cada familia es un mundo, y las causas de la violencia podrían ser muchas. En el caso de muchos padres, mencionó que más allá del estrés, repiten equivocadamente cómo fueron educados cuando eran niños y con el errado pensamiento de la violencia como una solución.

La profesional aconsejó poner límites claros, por ejemplo si una madre no puede ayudar una materia a su hijo, es importante buscar ayuda de terceros y comprender que el niño está en proceso de aprendizaje.

Recomendó además que los padres tengan paciencia porque los niños aprenden y comprenden si se les habla y explica.