Diciembre 04, 2020

La otra cara de la pandemia, la fidelidad forzada

 “Creo que muchos han encontrado inicialmente de manera forzada la posibilidad de retomar sus funciones de pareja, cconsidero que al no tener que salir fuera de casa han tenido que reconstruir intimidad al cocinar, al hablar, al tener que desarrollarse conjuntamente y esto los ha llevado a que fortalezcan su relación erótica pasional”, explicó .


Lunes 2 de Noviembre de 2020, 7:00pm






Hay buenas relaciones de a dos, que en realidad son de 3 o de 4. La pandemia nos ha obligado a parar la vida, y con ello, la vida secreta y estimulante, que aporta un amante. La mayoría de las parejas pactan –implícita o explícitamente- acuerdos de fidelidad y la minoría los cumple. Pero que pasó durante la pandemia con aquellas personas que no pudieron cumplir.

De acuerdo con la terapeuta de parejas, Irma Navia, en el caso de la vida de pareja, la infidelidad puede ser causada por un recurso de querer huir de algo que no funciona. Una crisis que genera el tener que poner sobre la mesa la situación de la pareja, los problemas no resueltos y la actualización de la relación, o la  exclusividad sexual pactada en la pareja.

“Pero qué pasó con todo esto durante el encierro, la pandemia llevó a las parejas a conversar sobre sus relaciones y de una vez a alejarse o resolver aquello que tenía”, explica Navia.

Explica que las parejas se vieron obligadas a tomar conciencia de que no quieren estar en mi relación de pareja base o que muchos descubrieron que la compensación que le da el amante solo tapa el gran malestar que vivía en su matrimonio.

Navia afirmó que sobre todo durante la pandemia atendió a sus pacientes por teléfono ya que en muchos casos la vida en pareja fue insostenible y podía llegar a la violencia entonces aprovechó cada momento para darles una luz.

Infidelidad en cuarentena

Cristopher fue infiel, su historia comienza desde que conoció a Silvia, quien lo dejó atraído, en ese instante no solo fue la apariencia, sino también la comprensión y la intimidad. Aquella mujer le habría brindado su apoyo y su compresión, situación que él encontraba como contraria a lo que vivía con su pareja. Sin embargo, con la llegada de la pandemia,  las frases “quédese en casa” fueron el inicio del límite para poder ver a la persona con quien mantenía relaciones extramaritales desde hace varios días.

Como la historia de Cristopher, varias personas especialmente las casadas, se vieron imposibilitadas de seguir encontrándose con la amante o el amante, además, con las medidas de confinamiento, para prevenir el contagio del coronavirus, se prohibió por determinados horarios las salidas a lugares públicos, y con esto, los moteles y cualquier espacio de intimidad dejaron de funcionar.

Para adentrarse en el tema, es menester conocer qué es la infidelidad, ésta puede ser explicada como una ruptura sobre mantener la fidelidad y la confidencia. Hay situaciones determinadas que para algunos significaría infidelidad mientras que para otros sólo amistad.

Para Marynés Salazar, sexóloga y educadora, la infidelidad no solamente se presenta cuando se busca miradas, besos, caricias y coito. “La infidelidad se da por la carencia de intimidad, compromiso que recae también en la  pasión y el erotismo (…) para algunos la infidelidad está dada por la sola mirada, por la sola admiración de una persona, para otros, tener confidencia especial como con otra persona y para otros, es el coito”, aseveró la profesional.

En cuarentena y en casa, Cristopher tuvo la necesidad de seguir comunicado con la otra persona, así que tuvo que recurrir a los mensajes por Telegram porque le parecía una medida más segura.

Según Salazar, algunas personas siguen pensando en la pareja como el coito y excitación momentánea, éstas al verse imposibilitadas de encontrarse con otras personas para su relación extramarital, buscan incluso relaciones sexuales de manera virtual. Pero hay aquellas que al verse forzadas a convivir debido a la pandemia, hallaron la posibilidad de retomar su relación.

Es probable que el encuentro físico y coital haya disminuido con personas fuera de la relación de la pareja, pero existen otras formas de infidelidad como los encuentros cibernéticos o estar más atento o atenta al desarrollo personal de otra persona que no sea la pareja, estar más atento al placer que se genera al hablar o escribir.

Salazar indicó que la mayor parte de las parejas viven situaciones de infidelidad, pero también suelen superar estas conductas si lo hacen de manera acertada.

Pareja y pandemia

 El estrés e inclusive la crisis económica han empujado a muchos matrimonios hacia diversos conflictos porque se vieron obligados a convivir los diete dias de la semana, las 24 horas del día. Pero no todo fue negativo, para Salazar,  pues afirma que el confinamiento resultó un alivio para aquellos que buscaban arreglar sus diferencias.

 “Creo que muchos han encontrado inicialmente de manera forzada la posibilidad de retomar sus funciones de pareja, cconsidero que al no tener que salir fuera de casa han tenido que reconstruir intimidad al cocinar, al hablar, al tener que desarrollarse conjuntamente y esto los ha llevado a que fortalezcan su relación erótica pasional”, explicó .

Consejos

“La infidelidad está mal moralmente, emocionalmente es un síntoma que algo no está funcionando bien en pareja, la persona que cae en el acto de infiel ha tomado un gran riesgo para sentir que está viva, que es deseada, pero  es un riesgo para sacudir la relación”, dijo Salazar.

Arreglar o tratar de mejorar una relación luego de una infidelidad suele ser complicado, un esfuerzo muy grande. Explicó que una pareja que vivió  infidelidad, en un proceso terapéutico, puede tardar alrededor de un año para superarlo. Mientras que si lo hacen por sí sola puede tardar hasta siete años, incluso no superarlo.

“No hay infieles como tampoco hay tóxicas. No se trata de un gen, si no de situaciones no resueltas que tiene una persona, porque pudo haberlo visto en sus padres y que luego, de manera inconsciente las hace en su propia realidad”, dijo la sexóloga.

Para tener una buena relación de pareja y en medio de la pandemia, Salazar recalcó que las tres funciones son la pasión y el erotismo, el compromiso a la fidelidad y la intimidad. El primer caso se trata del placer, de las miradas, caricias y la intimidad coital. Mientras que en el caso del compromiso y la fidelidad implica mantener la atención y acompañamiento a una sola persona. En el tercer caso involucra confiar, apoyar el desarrollo de una persona en pareja y el crecimiento de ambos.

///