Septiembre 17, 2019

Libertad de prensa, un derecho; y ¿las obligaciones?

Hacer prensa y comunicación masiva responsable comprometida social y patrióticamente por consecuencia propia es liberadora y constructora de sociedades - pueblos libres, fuertes, dignos y soberanos.


Domingo 5 de Mayo de 2019, 10:30am




La madre de la Libertad de Prensa es el derecho a la Libertad de Expresión, un derecho inherente a toda persona, de toda edad, origen y otros, para que sin discriminación alguna emita sus ideas y formas de vida – cultura, a través de cualquier medio, por lo que son bienes públicos; que da a lugar a los derechos de información y comunicación, acceso y recepción responsable que permita construir sociedades fuertes, capaces de discernir y tomar decisiones cuidando el bien común.

Para ello se requiere experticia, por el que en la historia de los estudios superiores han creado carreras de comunicación y periodismo, vocación de servicio que eligen muchas personas y se desempeñan como periodistas, quiere decir que hacen trabajo de “prensa”, que recoge, procesa y difunde hechos que conciernen e interesan a los pueblos.

Quienes hacen prensa, no siempre son propietarios de los medios por donde se difunden los hechos noticiosos y más bien son monopolios que tienen intereses políticos, ideológicos y económicos, por sobre las sociales, aspectos que tensionan a los emisores y difusores de la información pública, porque entra en disputa la credibilidad hacia el receptor/a que se constituye su población meta; podría decirse que esos intereses son ruidos que generan sesgos a la sacrificada labor de informar contenidos apegados a principios éticos y quienes buscan beneficio grupal o personal desde la gestión de un medio masivo de comunicación.

Las interferencias en el ejercicio real y efectivo de la libertad de prensa, en la era de la información desafía a mayor ética y profesionalismo altamente competente, porque la tecnología incorpora riesgos de distorsión y manipulación de la información como los fake news, por actores que difícilmente pueden ser identificados, por tanto la verificación de fuentes hoy es de mayor responsabilidad cuando se intenta tomar como fuente a ciertas publicaciones en las redes sociales; por el lado positivo estas, a la vez hacen a los receptores en emisores de información, razón que obliga a mayor destreza para la verificación de fuente y/o generador de un hecho noticioso – informativo.

En ese contexto, mucha razón tiene Naciones Unidas al celebrar el 3 de mayo como una OPORTUNIDAD para:

  • celebrar los principios fundamentales de la libertad de prensa;
  • evaluar la situación de la libertad de prensa en el mundo;
  • defender los medios de comunicación de los atentados contra su independencia, y
  • rendir homenaje a los periodistas que han perdido las vidas en el cumplimiento de su deber.

Cuanto podrá hacer la Organización de Naciones Unidas cuando las herramientas que se utilizan para amplificar la información por internet, se atribuyen la “libertad” de cortar y bloquear información, que no tiene que ver con seguridad, sino con hechos que hacen víctimas a mucha gente en otras latitudes, sí aún falta soberanía para el uso de herramientas ciber.

Téngase presente que la libertad de expresión como madre del derecho de información, comunicación y prensa, constituyen también en parte de los valores democráticos, por lo mismo se quieren “medios para la democracia”, que para el caso boliviano implica no solo reivindicarlos como demanda y derechos, sino también acompañar con obligaciones, como el de difundir gratuitamente normas que garantizan el ejercicio pleno de los derechos humanos y defender la dignidad, con lo que se cumpliría con el código de ética periodística de Bolivia que reza:

  1. Informar con exactitud, equilibrio, veracidad, oportunidad, pluralismo y contextualizando los contenidos.
  2. Presentar las distintas facetas de la información, tomando en cuenta necesariamente, las diversas fuentes correspondientes al suceso.
  3. Presentar la información claramente diferenciada de los comentarios. En ningún caso; la información debe ser mezclada con opinión o condicionada por publicidad comercial, publicidad o propaganda política o por cualquier otro tipo de presión.
  4. Usar siempre fuentes reconocidas, idóneas, apropiadas, confiables y verificadas para obtener noticias, grabaciones, fotografías, imágenes y documentos.
  5. Proteger la identidad de las fuentes confidenciales de información.
  6. Citar obligatoria y correctamente las fuentes cuando éstas no sean confidenciales.
  7. Respetar el embargo informativo y el “fuera de registro” (off de record).
  8. Acatar y promover el respeto a la legislación referida a proteger los derechos de las personas -sin discriminación alguna- en el marco de la diversidad humana, cultural y social.
  9. Defender la naturaleza como un bien colectivo, contribuir a educar para su cuidado y promover la denuncia de hechos que generen contaminación y destrucción ambiental.
  10. Salvaguardar la presunción de inocencia, promoviendo un tratamiento informativo respetuoso para las personas involucradas.
  11. Respetar la dignidad, el honor, la intimidad y la vida privada de todas las personas públicas y privadas (grupos humanos específicos de mujeres, hombres, niños, niñas y adolescentes, personas con capacidades diferentes, personas con opción sexual diferente, etc.). Sólo deben referirse a sucesos o circunstancias de carácter privado cuando éstos involucren un interés público justificado y demostrable.
  12. Proteger la identidad e integridad de todas las personas públicas y privadas sin discriminación alguna.

En Bolivia desde hace tiempo se politiza irresponsablemente, por algunas personas, cuando se habla de asfixia económica como un mecanismo de coartar libertad de prensa; al respecto comparto elementos necesarios que deben conocerse a tiempo de analizar cada caso en particular, porque se tienen algunos medios que no cumplen con los mandatos legales, como presentación de NIT para la facturación, sin observaciones, AFPs, RUPE, SIGMA y otros documentos necesarios para acceso a productos de difusión informativa de cualquier entidad pública, considerando que todo contrato es auditado, solicitar oferta adjuntando dichos documentos. También existen normas que facilitan el acceso a productores independientes y pequeños medios locales. Entre otros aspectos de carácter técnico, mencionando algunos, se toman en cuenta también el alcance territorial y poblacional, niveles de audiencia, fines constitucionales y otros. Quien entiende de comunicación y periodismo sabe que la credibilidad es un principio clave y repercute determinantemente en la captación de recursos por difusión de información de entidades públicas o publicidad de entidades privadas.

Por tanto a tiempo de reflexionar y sincerar el debate sobre la libertad de prensa en las dimensiones técnicas, legales, administrativas y en valores, la particularización puede ser más cruel que las sentencias de titulares de algunos medios y periodistas que hacen una labor de activismo politiquero con absoluto sesgo y contrario al manejo de información objetiva, plural, responsable, respetuosa y patriota.

Hacer prensa y comunicación masiva responsable comprometida social y patrióticamente por consecuencia propia es liberadora y constructora de sociedades - pueblos libres, fuertes, dignos y soberanos.