Septiembre 19, 2021

Más sombras que luces: Cuatro meses de gestión municipal en La Paz


Lunes 30 de Agosto de 2021, 10:45pm






A casi cuatro meses de la posesión del Alcalde Iván Arias, la gestión del gobierno municipal de La Paz deja más dudas que certidumbres. Recordemos que uno de los componentes principales de la campaña fue “La Paz moderna y verde”, que proponía la mejora y renovación de la infraestructura y la gestión pública, uno de sus lineamientos es el “gobierno abierto” que implica una “apertura total de la gestión pública a la participación ciudadana, al conocimiento y vigilancia permanente de sus actos administrativos, así como a la evaluación periódica de las políticas públicas”, elemento que se encuentra en una presentación colgada en el portal del GAMLP, sin embargo, a la fecha, no existe un mecanismo por el cual, el ciudadano, pueda ejercer esa labor “vigilante” para conocer los entretelones de las acciones, políticas y medidas, que ha tomado el gobierno municipal durante estos meses.

El 16 de agosto, el Alcalde Arias, ofreció una conferencia de prensa acerca de sus primeros 100 días de gestión; sin brindar mayores datos, la autoridad enumeró –lo que considera logros propios – y una serie de proyecciones que no dicen mucho.

Arias manifestó que un logro de su gestión fue la desescalada de casos Covid – 19 y el incremento de la población vacunada, de un 10% a un 82%, cuando en realidad, esos datos obedecen a la curva descendente de la tercera ola y, efectivamente, al incremento de ciudadanos vacunados; aspectos relacionados a la atención propia de los centros médicos y a la provisión de vacunas por parte del gobierno central y no así, a una eficiente gestión edil.

Por otra parte, señaló haber reducido la “masa salarial” en 10 millones de bolivianos, expresando haber eliminado cargos innecesarios y asignado más funciones a los servidores públicos; el amable lector recordará que, una de las afirmaciones de “Arias candidato” (entre chiste y chiste), fue que no realizaría una masacre blanca en la institución, no obstante, parece haber ocurrido lo contrario; de fuentes confiables, tuve conocimiento de los despidos y la prepotencia con la que se actuó en distintas reparticiones municipales, sin consideración con los funcionarios, sus cargos o sus años de gestión.

Meses atrás, en otra anotación, habíamos hablado sobre la manera en que las autoridades utilizan las instituciones como botín político, repartiendo los cargos de acuerdo a alianzas e intereses pactados, al parecer, la Alcaldía paceña no se salvaría de aquello, aspecto que habrá que investigar para cerciorarse si los nuevos funcionarios cumplen o no el perfil profesional para los cargos que hoy ocupan. La desprofesionalización de las instituciones públicas es un mal endémico en nuestro país, lo vemos en todos los niveles de gobierno, incluso, con ciertos niveles de aceptación por parte de la ciudadanía, eso es algo que debe cambiar de una vez y por todas, no puede ser que los políticos se sirvan de las instituciones, hagan y deshagan con ellas, y nosotros mirando en silencio cómplice.

En este punto, quiero poner como ejemplo, el inesperado cambio de imagen e indumentaria institucional de la Alcaldía paceña, que pasó del amarillo que todos conocíamos, a un plomo “ratón” que no solo es frío, sino que causa el rechazo de una parte de la ciudadanía paceña. Este fenómeno de cambiar colores, logotipos, indumentarias, etc., también es recurrente en todos los niveles de gobierno; al parecer, un objetivo central de los políticos al convertirse en autoridades, es echar por la borda todo lo construido por la gestión anterior, incurriendo en gastos innecesarios y quebrantando el sentido de pertenencia entre la ciudadanía y sus instituciones. Alguien me podría decir, - pero esos chalecos no se vuelven a usar, es normal que se hagan nuevos -, y yo respondería, no son solo los chalecos, es toda la imagen institucional, en indumentaria, edificios, vehículos, maquinaria, infraestructura, etc., para eso no hay crisis ni pandemia que valga.

Viene siendo hora de proyectar una ley que resguarde la imagen de las instituciones, sus colores y logotipos, que ¡ojo!, no pueden responder a los colores políticos de un partido o candidato, sino a la función pública que desempeñan.

Pero, vamos con el sensacional anuncio que salió hoy desde la Secretaría Municipal de Comunicaciones, la convocatoria para un concurso de creación y elección de los isologos del GAMLP, cuyas propuestas deben mantener los colores turquesa, blanco y rojo, vale decir, los colores de campaña de Iván Arias; pero eso no es todo, los premios del concurso son: los cinco “preclasificados” tendrán un reconocimiento de Bs. 1.000. -, y el ganador obtendrá un premio de Bs. 10.000. -, todo, en vouchers de compra de la empresa Pedidos Ya (sic).

El lector sabrá comprender y disculpar el énfasis que realizo, pero convengamos en dos aspectos: primero, el personal de la Secretaría Municipal de Comunicaciones, debiera ser capaz de crear los logotipos, slogans, etc., para el municipio y no lanzar un concurso delegando una función propia e imponiendo los colores de campaña de Arias; segundo: ¿por qué Pedidos Ya? ¿quién o quiénes eligieron a dicha empresa para cubrir un premio de esta magnitud en vales de compra? ¿cuáles fueron los términos de referencia? ¿de qué bolsillo salen estos 15.000 bolivianos? En este momento, estas preguntas no tienen respuesta, por lo que habrá que indagar más sobre el particular, porque de eso se trata, “gobierno abierto” ¿no es cierto?

En otros puntos del informe – conferencia del Alcalde, se habló brevemente del “festicumbia”, evento que congregó a miles de personas en pandemia, y aunque, el Alcalde salió por la tangente a la pregunta de una periodista sobre los responsables del evento, señalando que los datos los tienen en “culturas”, lo cierto es que, se realizaron varios conciertos masivos durante estos meses de administración,  y uno se pregunta ¿en qué quedan los lamentos del Alcalde por los boliches y la gente que “farrea” y no teme a enfermarse y a contagiar? Alcalde, en verdad, ¿estamos para conciertos? Probablemente sí, pero entonces, quitemos del discurso el riesgo de contagio y dejemos de proyectar una imagen que no es congruente con los eventos que organiza la misma Alcaldía.

Semanas atrás, circuló un vídeo de una pareja, que aparentemente, habría estado teniendo relaciones sexuales en una oficina de la Casa de la Cultura, un periodista de un medio televisivo encaró al Alcalde y al Secretario Municipal de Culturas con el vídeo y hasta ahora, nada de las supuestas investigaciones que iba a encabezar el Secretario Miranda.

Vamos con la cereza de la torta, en el informe – conferencia, el Alcalde Arias señaló que la anterior gestión no presupuestó adecuadamente el combustible para el Puma Katari y que, por ello, la frecuencia se habría reducido. Hoy 30 de agosto de 2021, hace unos minutos, observé en la página de Facebook de La Paz Bus que el servicio fue interrumpido parcialmente por falta de aprobación presupuestaria. Aquel que tiene un conocimiento básico de cómo se elabora un POA, sabe que las partidas se crean y el presupuesto se asigna de acuerdo a las necesidades propias de cualquier servicio o actividad, en el caso del Puma Katari, nos encontramos frente a un sistema de transporte masivo que ha funcionado muy bien desde que fue implementado en su primera fase, es muy difícil (imposible) creer que el combustible haya sido mal presupuestado para la gestión 2021, indagaremos al respecto, pues, como el mismo Alcalde Arias lo dijo en su campaña: “el Puma es un patrimonio de los paceños”, y los paceños protegeremos a nuestro bus por encima de cualquier manejo político, más aún si es malintencionado.

Los primeros cuatro meses de gestión de Iván Arias en el GAMLP, dejan muchas dudas y no permiten prever un escenario favorable para la ciudad en el futuro inmediato, el informe – conferencia no fue lo suficientemente claro y existen incongruencias entre las aseveraciones de la primera autoridad municipal, frente a los actos realizados.

Preocupan muchos aspectos, desde una supuesta repartija de cargos, que convertiría a la Alcaldía en botín político, la desprofesionalización de las jefaturas y direcciones, una posible absorción de la Secretaría Municipal de Seguridad Ciudadana por parte de la Secretaría Municipal de Movilidad Urbana ¿?, la crisis del Puma Katari, los conciertos en pandemia, el concurso “Pedidos Ya”, y, sobre todo, un populismo que parece asomarse y amenazar la institucionalidad de nuestra Alcaldía. Afortunadamente, el ciudadano paceño ha demostrado ser consciente, consecuente y capaz de identificar si las cosas van bien o mal en su municipio, por ello, estaremos alertas e indagando en aquello que merezca la atención, pues, ese es precisamente el rol que el ciudadano debe cumplir, el de fiscalizador de sus autoridades, pues la función pública no es privilegio de nadie y el titular del derecho, es siempre el ciudadano.

///