Marzo 31, 2020

Muerte de mineros: La Fiscalía no precisó el tipo de proyectiles y los policías callan

Lo uniformados que prestaron sus declaraciones negaron haber utilizado armas de fuego durante el conflicto minero. Han pasado 56 días desde el fin del conflicto en Panduro, y las investigaciones no avanzan.


Miércoles 19 de Octubre de 2016, 2:45pm




La Paz, 19 de octubre (Urgentebo).- Cincuenta y seis días después de los hechos acaecidos en la localidad de Panduro, el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, admitió que el Ministerio Público no ha podido establecer el tipo de proyectil que terminó con la muerte de los mineros cooperativistas en el conflicto con el Gobierno y calificó de compleja la investigación.

“Hay orificios de entrada y de salida, no hay un proyectil”, dijo Guerrero la mañana de este miércoles en declaraciones a la prensa sobre el conflicto de Panduro que terminó con cinco muertos, cuatro de ellos mineros cooperativistas.

En las palabras de Guerrero se concluye que el Ministerio Público tiene únicamente las declaraciones de policías convocados para esclarecer este tema.

“La muerte de los mineros se hace más compleja la investigación, porque cuando tomamos las  declaraciones a los jefes policiales y a los propios oficiales de Policía, ninguno indica que se llevó un arma de fuego, por tanto es difícil identificar al probable autor o autores de los disparos”,  manifestó.  

Guerrero negó que la comisión de fiscales haya dejado de lado las investigaciones sobre la muerte de los mineros.

En cambio, aclaró que en el caso de la investigación del exviceministro de Régimen Interior y Policía, Rodolfo Illanes, la Fiscalía cuenta con suficientes elementos, entre ellos, fotografías, audios, videos y testimonios que prueban que Aparaya es el autor material de la muerte de la exautoridad.
Explicó que se citó entre 60 a 70 uniformados policiales, entre jefes y la tropa, quienes  estuvieron en el lugar de los hechos el 25 de agosto. Otra elemento es que tampoco se determinó qué tipo de arma y proyectil se usó.

El 24 de agosto, Fermín Mamani de 25 años, miembro de la cooperativa Patacallani  fue impactado por un disparo de arma de fuego en Sayari, Cochabamba. Severino Ichota de 45 años fue la segunda víctima fatal, él pertenecía a la cooperativa minera El Progreso Kami, en Bombeo.

Rubén Aparaya murió un día después, el 25 de agosto. Ese hecho desató la furia del sector cooperativista.

En declaraciones a una comisión del Parlamento, el 05 de octubre Guerrero dijo que sólo pudieron determinar el proyectil que mató a Pedro Mamani, que, según el Fiscal, fue de calibre nueve milímetros del proyectil que segó la vida

///