Agosto 07, 2020

Recesión, inflación, deuda, déficit…

La medida apunta también a resolver el problema estructural de 5 déficits comerciales consecutivos en su sector externo -que hasta octubre suma ya 748 millones de dólares-jalando hacia abajo el crecimiento del PIB.


Miércoles 18 de Diciembre de 2019, 12:15pm




Cuando liberemos las exportaciones vamos a ser un país normal, ahora somos un país anormal”, sentenció en rueda de prensa el Ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Wilfredo Rojo (EL DIARIO, 29.11.2019).

En contraposición a lo visto durante más de una década, la nueva tónica gubernamental apunta a dar su debido lugar a la exportación, actividad que no solo ayuda a subir la reserva de dólares en el Banco Central, sino que implica todo un proceso de inversión y producción por sobre la capacidad de absorción del mercado interno, haciendo que -más allá de los números fríos- el rostro social de la exportación sean los empleos legales y formales generados, con una retribución salarial a los trabajadores en este sector que supera a la media nacional.

La liberación de las exportaciones -que había sido anunciada inicialmente por el MEFP- fue refrendada por el titular del MDPyEP anunciando una nueva norma al efecto, convencido de que un país que exporta más, crece más, al producir más allá de lo que pueda consumir su demanda interna.

La medida apunta también a resolver el problema estructural de 5 déficits comerciales consecutivos en su sector externo -que hasta octubre suma ya 748 millones de dólares-jalando hacia abajo el crecimiento del PIB.

Y es que, la prohibición -primero- y luego los cupos de exportación condicionados a la venta previa en el mercado interno de ciertos productos a “precios justos”, desincentivó la producción y dañó nuestra economía.

Antes de estos 14 años no había ningún precio justo para nadie y nunca hubo desabastecimiento, desde que empezaron a aparecer las limitaciones a las exportaciones, se desapareció el maíz y llegó el momento de que empezamos a importar el maíz de la Argentina, también exportábamos arroz y tuvimos que crear instituciones para importar arroz; en el mercado interno nunca faltó soya, se crearon los precios justos y de repente empezó a desaparecer la harina de soya…” (ibíd.)

Un caso patético fue el del azúcar: la imposición de un “precio justo” tan bajo en 2010 provocó su salida de contrabando y -un país históricamente excedentario- se vio en la triste necesidad de importar un azúcar cara y subsidiarla.

Liberar las exportaciones es una gran apuesta -necesaria además- a fin de no llegar a sufrir como Argentina -recesión, desempleo, inflación de dos dígitos, deuda pública impagable y déficit fiscal insostenible- por haber castigado con retenciones y restricciones a su sector agroexportador, entre otras veleidades...

(*) Economista con Maestría en Comercio Internacional

 

Santa Cruz, 18 de diciembre de 2019

  • Lo que el viento se llevará…

    Ago 5 2020 |

    El ejecutivo, desde la cabeza a los pies, no saben o no pueden cuidarse ¿Podrán hacerlo con la población boliviana?


  • Bolivia 2020: ¿digna y soberana?

    Ago 5 2020 |

    Es cierto que Bolivia mejoró en el campo socioeconómico entre el 2006 y 2019, pero…¿se podía avanzar más? ¡Muchísimo más si se hacía bien las cosas! Pero no solo eso…¡cuántos volverán a la pobreza porque las dádivas estatales nunca han sido suficientes para forjar la dignidad y soberanía tan ansiadas!


  • Belzu, La Época y el socialismo

    Ago 4 2020 |

    “En verdad, para los tiempos aquellos, —dice, por su parte, el preclaro historiador Rigoberto Paredes (1870-1951)— tal publicación era de mucha importancia y exigía para no fracazar [sic]; que la empresa venciera en sus primeros pasos dificultades sin cuento.


  • Lo bueno, lo malo y lo feo del dióxido de cloro

    Jul 28 2020 |