Diciembre 15, 2019

Se suspende la versión del "The New York Times en español"

Por medio de una nota para los lectores, el periódico anunció que, a partir de hoy, 17 de septiembre, se sus-pende la versión en español por no ser “financieramente sostenible”.


Martes 17 de Septiembre de 2019, 8:45pm




17 de septiembre (El Espectador).- En el comunicado, el diario explicó las razones por las que se creó la versión en español, pero concluyeron que, a pesar de que lograron atraer un gran por-centaje de audiencia hispana que consumía sus publicaciones, esta apuesta no logró cumplir con las expectativas financieras que esperaban.

"Lanzamos NYT en Español como parte de un experimento que expandió nuestra cobertura a diferentes idiomas, en un intento de alcanzar y atraer más lectores internacionales. Si bien el sitio Español atrajo a una considerable nue-va audiencia hacia nuestro periodismo, y produjo regularmente artículos de los cuales estamos orgullosos, no demostró ser financieramente exitoso", dice en la nota publicada.

El periódico, que aclara que esta decisión no afectará el cubrimiento de los he-chos que ocurran en América Latina, sostiene que la nueva estrategia será “hacer llegar a una audiencia global nuestro informe de las principales noti-cias, a través de un modelo de suscripciones”. También se explicó que se se-guirán traduciendo los textos escritos originalmente en inglés, y que este será un proyecto que se irá expandiendo. "Este cambio no afectará nuestra cobertu-ra de América Latina, que seguirá siendo sólida, con dedicados corresponsales, radicados en Medellín, Ciudad de México y Río de Janeiro", concluyeron.

La versión del The New York Times en español se inauguró en 2016, en el que se publicaron aproximadamente 10 artículos por día escritos en español o traducidos.    

El comunicado de The New York Times en español

Una nota para nuestros lectores

A partir de hoy, hemos suspendido NYT en Español como un sitio autónomo. Desde que lo lanzamos en 2016, el sitio produjo alrededor de 10 artículos de alta calidad por día, origina-les o traducidos del New York Times en inglés.

Lanzamos NYT en Español como parte de un experimento que expandió nuestra cobertura a diferentes idiomas, en un intento de alcanzar y atraer más lectores internacionales. Si bien el sitio Español atrajo a una considerable nueva audiencia hacia nuestro periodismo, y produjo regularmente artículos de los cuales estamos orgullosos, no demostró ser financieramente exitoso.

Nuestra estrategia ahora se enfocará en hacer llegar a una audiencia global nuestro informe de las principales noticias, a través de un modelo de suscripciones. Como parte de esta mi-sión central, los editores continuarán traduciendo nuestro periodismo de impacto a más de una docena de idiomas – incluso y con frecuencia al español, en el si-tio www.nytimes.com/es — y aumentaremos nuestra inversión en la expansión de estos es-fuerzos de traducción.

Este cambio no afectará nuestra cobertura de América Latina, que seguirá siendo sólida, con dedicados corresponsales, radicados en Medellín, Ciudad de México y Río de Janeiro.

As of today, we’ve discontinued NYT en Español as a separate, standalone operation. Since it launched in 2016, the site published around 10 high-quality original and translated New York Times stories a day in Spanish.

We launched NYT en Español as part of an experiment to reach and engage more interna-tional readers by extending our coverage to different languages. While the Español site did attract a new audience for our journalism and consistently produced coverage we are very proud of, it did not prove financially successful. Our strategy is now focused on our subscrip-tion-driven core news report for a global audience. Moving forward, editors will continue to translate signature journalism into more than a dozen languages — including Spanish, which will continue to appear at www.nytimes.com/es — as part of our core mission, and we will increase investment in the expansion of these broader translation efforts.

This change does not affect our coverage of Latin America, which will remain robust with dedicated staff based in Medellin, Mexico City and Rio de Janeiro.