Noviembre 15, 2019

Tatiana Ramírez, médium y sanadora

Sus poderes psíquicos le dieron capacidad de hacer contacto con espíritus y ayudar a la gente


Martes 27 de Marzo de 2018, 5:45pm




La Paz, 24 de marzo (Revista Oxígeno).- “Todo está conectado, nosotros somos espejos, lo que deseamos se nos devuelve, lo que hacemos igual, debemos respetar hasta el más mínimo ser, porque todo tiene una conexión”, dice Tatiana Ramírez, psíquica, médium, clarividente y sanadora cuyo talento utiliza para ayudar a todos los seres de este mundo.

Actualmente tiene 52 años, y dice que es un don de nacimiento. Ella recuerda que su primera intervenciones la tuvo a sus cuatro años, cuando le contó a su madre, lo que le pasaba y siempre la apoyó.

“Mi casa a una cuadra de la plaza España y a dos del Montículo de Sopocachi, donde actualmente vive, es uno de los primeros lugares donde comencé a experimentar uno de los dones con los que nací: me conectaba con espíritus y ángeles, cuando ya adquirí más edad supe diferenciar entre espíritus y personas, mi mami fue la persona que más me apoyó”.

Pese a que al principio no entendía por qué era especial, Tatiana se dio cuenta luego de que con el don que tenía podía hacer muchas cosas y una de ellas siempre fue ayudar. “Yo nací conectándome con los ángeles, viendo ángeles y espíritus para que las personas reciban mensajes de ellos ya que hay personas que están confundidas y quieres resolver eso”. Ella llegó a un punto de su vida que dejó de contactarse con los espíritus ya que es mejor que ellos se presenten naturalmente.

Ramírez cuenta que en la actualidad se dedica a la lectura en coca, arroz o “en lo que a la persona le agrade o con lo que se sienta representando; incluso cuenta que hay personas que siente que las piedras les hablan entonces. Me gusta trabajar con elementos naturales de la tierra”.

Sin embargo, hay un refrán que dice, todo don conlleva una responsabilidad, e incluso algún riesgo, uno de ellos era toparse con espíritus malignos, que los hay, pero su religión y fe, siempre la protegieron “para que no haya nada oscuro en mi vida”.

Su misión es ayudar

Al hablar de sus mayores intervenciones y experiencias, Ramírez, recuerda tres maravillosas experiencias, la primera fue ayudar a más de 700 personas en una casa. “En mis manos tengo energía para poder calmar los dolores y sanar, además tenía el manto consagrado de la virgen; y yo a las personas les tapaba con esto y por medio de mis energías y la presencia del espíritu santo, las personas se estaban sanado. Después de esta experiencia las personas se fueron sin sus males, no tenían ya dolor y me agradecieron, para mí fue lo más bello que Dios me ha podido ofrecer, ayudar a las personas a que ya no tengan dolencias.

“La segunda experiencia más hermosa”—recuerda—“ha sido conectarme con la madre Teresa de Calcuta. Soy su seguidora y cuando ella murió, yo la busqué espiritualmente ya que ella es el mismísimo amor. Fue una experiencia única y maravillosa”.

Por último, pero no la más importante fue tener un contacto con un animalito y, a través de ella trasmitió sus pensamientos, hacia sus amos. “Este era un perrito, yo sentí cuando estaban matando a este animalito, me dolió mucho motivo por el cual, desde ese día me volví vegetariana y hoy me duele cuando se daña la naturaleza, a los animales y las personas.  Me duele el sentir que entre seres nos maltratamos.

Ante la consulta de que si los espíritus hacen daño, la vidente dice que no, pero cuando ves a personas de carne y hueso que estropean a otros seres eso es algo que nadie debería concebir.

Ella aclara: “Yo soy medium, no soy espiritista, no hago nada para que los espíritus se queden, los respeto mucho. No debemos perturbar esa paz. Los espíritus no están para ayudarte, para eso están los santos y ángeles. El espíritu tiene que seguir en su camino de asunción al cielo” expresó.

Su consultorio es considerado para ella como un santuario ya que se guardan los secretos donde se comparte momentos gratos felices. La energía es muy cálida, cada cosa de mi santuario, como yo lo llamo tiene un significado, aquí expresan amor y buenas vibras”.

“Yo todos los días trato de ser feliz, y expresar a toda mi felicidad y de esa forma ayudar a las personas, yo pienso que solo soy una canalizadora de energías y de amor en el plano terrenal”, dice Tatiana quien tiene un don para percibir a las personas.