Agosto 10, 2020

Vicenta,la barbershop que se ganó la confianza de sus clientes

“Hay jóvenes a los que no les gusta el bigote y quieren depilación de raíz y les hago con cera para que les dure. Gritan, ahora saben que la belleza cuesta si quieren estar arregladitos”, afirma Vicenta con una sonrisa.


Miércoles 5 de Febrero de 2020, 10:45am




05 de febrero (Soledad Mena, Urgente.bo).-  Vicenta  no olvida dos momentos importantes en su vida, aquella vez que practicó su oficio de barbershop en los bigotes y la cabellera de su esposo  y el día en que al afeitar a un cliente  le hizo sangrar el bigote, pero ninguno de las dos personas la desalentó, sino al contrario, la animaron a que continuase.

Vicenta Choque Aguilar es mujer de pollera especialista en el corte de cabellos y arreglo de barbas y bigotes. Ella es parte de esa tendencia en la que los varones ahora acuden a la peluquería bajo el concepto de diseño en el corte.

“Mi maestro es mi esposo, él me ha enseñado todo”, dice quien hoy es una maestra en el manejo de la tijera, los cepillos y las máquinas de cortar. Y todo empezó hace 14 años. 

En el inicio de su carrera le costó romper el prejuicio y la desconfianza de las personas que la veían como peluquera. Pero ella no se amilanó. Se aproximaba a los potenciales clientes, con la oferta de que si no gustaba el corte no pagaban nada.  

Ahora sus clientes la buscan por el buen corte que realizada la barbershop, que atiende en su salón Fernández Catelly, en el barrio de Chasquipampa, al sur de La Paz.

Su oficio se debe al apoyo y confianza de su esposo, pues quería que ella sea su colega de trabajo y que instale su propio salón de belleza. El 2007 estudió cortes de cabello, tintes, maquillaje, peluquería y peinados. Se especializó en los cortes de varón, porque que no requiere de mucho tiempo.

“Yo hago de todo un poco. El corte que quieran, es al gusto del cliente”, afirma Vicenta.

Antes de convertirse en especialista, practicó mucho con su esposo. Le cortaba el cabello y le arreglaba el bigote. “Le hacía toda clase de bigote a veces le cortaba la piel, se me pasaba la mano”, recuerda.

En los primero días de su trabajo, lo mismo le ocurrió con un cliente a quien le cortó la piel mientras le arreglaba la barbilla. Tuvo que pedir ayuda a su esposo  y dijo que nunca más iba arreglar bigotes, pero el cliente la animó, le dijo que en su oficio se corre el riesgo de provocar cortes.  “El cliente me animó, me sentí bien, pensé que se iba a quejar”.

Con el tiempo se volvió experta. Desapareció el miedo.

La belleza cuesta

Los tiempos han cambiado. Niños, adolescentes, jóvenes y /o adultos van donde Vicente para pedir el paquete completo: corte de cabello, depilación de cejas y frente, limpieza de cutis, lavado de cabella y, si es necesario, arreglo o depilación de la barba.

“Se hacen cortar y arreglar al gusto. Piden diferentes cortes como también degradado y calados”, detalló. A ella le gusta sugerir el corte del jugador de futbol Cristiano Ronaldo.

Al salón llegan clientes de diferentes edades. Los niños que llegan hasta el salón de Vicenta reciben un trato especial y paciente. A los jóvenes les llama la atención el corte “degradé”.

En cuanto a los bigotes y las barbas, los chicos piden que éstos estén marcados al estilo “candadito”, algunos quieren las patillas largas y sus “chivitos”.  

Vicenta asesora a sus clientes con el bigote, ello depende mucho de la forma del rostro del joven o el adulto.

El “calado” en los cortes de cabello también está de moda. Los jóvenes llegan al salón con formas y diseños en sus celulares que quieren que Vicenta les haga. Generalmente piden diseños de líneas.

Los jóvenes también piden el depilado de las cejas o que Vicenta les haga dos calados. 

“Hay jóvenes a los que no les gusta el bigote y quieren depilación de raíz y les hago con cera para que les dure. Gritan, ahora saben que la belleza cuesta si quieren estar arregladitos”, afirma Vicenta con una sonrisa.

Antes los papás llegaban al salón y ellos eran los que pedían los cortes, por lo general pedían el corte cadete y el escolar para sus  hijos,  ahora ya no es así.

Hoy los papeles cambiaron, los jóvenes son más exigentes, llegan al salón con el modelo de corte que quieren lucir.

A veces piden el corte romano espeso o bajito.

El uso de las tijeras para el corte de cabellos quedó atrás. Todos los cortes se realizan con máquina cortadora de pelos.

Dominar esta herramienta de trabajo no es fácil en el mundo de la peluquería, la habilidad de la muñeca es muy importante para que el corte salga perfecto.

“Me ha costado dominarlo, yo quería rendirme, pero mi esposo  es quien me impulsaba, me decía tienes que practicar la muñeca”.

Tintes

Rayitos y tintes no faltan en los pedidos que le hacen los jóvenes a la peluquera Vicenta. Los muchachos piden el ceniza platinado está de moda. “Eso quieren lo chicos”.

Para el cabello rebelde y grueso, que es difícil de dominar, Vicenta recomienda aplicar una “base” para dominar el pelo y los chicos acceden al cambio.

La higiene es muy importante, porque si no hay limpieza no sale bien el corte ni el tinte. En el salón también se brinda el servicio del lavado de cabello.

Cuando termina su trabajo, recomienda a los jóvenes, en especial, usar crema de enjuague o aceites para cuidar el cabello.

URG3

Vicenta especialista en el corte de cabellos y arreglo de barbas y bigotes