Enero 17, 2022

ocultar

“Hagas lo que hagas no será suficiente. Inténtalo de todos modos”


Miércoles 12 de Enero de 2022, 3:45pm






.

Ante la llegada de un nuevo año, surgen sueños, desafíos y promesas que todos nos hacemos para el nuevo ciclo. El mensaje del título proviene del expresidente de Estados Unidos, quien desde su experiencia logra tener claridad para mirar al futuro con determinación.

Barack Obama, Una tierra prometida, excelente autobiografía de su primera gestión, que acabo de leer, y sin ánimo de arruinárselos, comparto las tres reflexiones más importantes de esta amena lectura. Les adelanto que no entraremos a analizar el desempeño de su gestión, para eso están los ciudadanos norteamericanos que vivieron en primera persona sus políticas.

La primera reflexión me trae a colación el contraste que muestra este análisis de la realidad norteamericana con la perspectiva que tenemos como latinoamericanos y bolivianos del rol que juega nuestra región en la esfera mundial, tal es la relevancia de nuestra región que Barack Obama - cuando hace una recapitulación de su primera gestión - muestra que dentro de la política exterior americana ya no figuramos, perdón figuramos recién en la página 639 cuando hace mención a una foto que se sacó en Rio de Janeiro. Esta falta de preponderancia se contradice con los discursos de nuestros políticos que en cada oportunidad traen a colación al “imperio” como el causante de todas nuestras desgracias. Tal vez es momento de entender que, para tranquilidad de nuestros políticos, para EEUU, América Latina ya no es relevante y su política exterior está enfocada en Asia y Medio Oriente.

¿Y sobre Bolivia? ¿Mencionó algo de restaurar las relaciones diplomáticas? ¿O sobre la importancia de Bolivia en el contexto internacional? La mención sobre Bolivia es positiva y destaca la labor de una boliviana en su gestión. Lo sorprendente que, si bien Obama habla bien de todos sus colaboradores e incluso de opositores, destaca el liderazgo de Cecilia Muñoz en la promoción de la Ley DREAM como Directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca y como su larga consejera en temas de inmigración, hija de inmigrantes bolivianos, nacida y criada en Michigan.

La segunda reflexión va también en contraste con nuestra realidad política. La herencia económica después de la crisis financiera del 2008, dejó al mundo en general y a EEUU. en particular sumido en una profunda crisis. Si bien Obama al asumir hizo mención de la misma: "Nuestra economía está muy debilitada como consecuencia de la avaricia y la irresponsabilidad de algunos, pero también de nuestra incapacidad colectiva para tomar decisiones difíciles y preparar a la nación para una nueva era. Se han perdido hogares, puestos de trabajo, han cerrado negocios".

A pesar de la delicada situación económica con la que comenzó su gobierno, su actitud fue la de siempre mirar para adelante, no tenía alternativa. Gran contraste con los gobiernos latinoamericanos que no importa la inclinación ideológica que tengan o la proyección económica, siempre nos recuerdan los errores de los gobiernos del pasado, siempre se comparan con el gobierno anterior, y eso estaría bien si solo sirviese como punto de comparación o reivindicación discursiva; pero lamentablemente eso traspasa los discursos y se convierte en nuestra única política de estado constante: deshacer todo lo que hizo el gobierno anterior.

Por último, Barack Obama fue el primer presidente afroamericano de la historia de Estados Unidos, venía de una minoría muy golpeada y con grandes reivindicaciones por delante. Si bien cada persona tiene su propia historia, para Obama esto era motivo de grandes reflexiones: “Volviendo la vista atrás, a veces pienso en cómo afectan las características particulares de los líderes al devenir de la historia. Me pregunto si nuestras inseguridades y esperanzas, nuestros traumas de infancia o nuestros recuerdos de bondad inesperada poseen tanta fuerza como cualquier cambio tecnológico o tendencia socioeconómica”.

Pero si algo dejó claro su legado político fue que la revancha no era el camino; por el contrario, nos muestra que gobernar un país es el trabajo más complejo del mundo. No simplifica las soluciones o decisiones, sino que en todas las etapas muestra que, independientemente del resultado, se debe hacer un análisis integral de todas las variables sociales, políticas y económicas que se entrelazan en cada tema particular.

Como les mencionaba al principio de esta columna de opinión, no nos centramos en analizar su gobierno sino en ver en base a su experiencia qué aprendizajes podemos tomar para la realidad política latinoamericana.

Buen inicio de año para todos.

Alejandro Castellanos Pinell

Cientista Político, Universidad del Salvador (Buenos Aires – Argentina)

///

ocultar