Septiembre 16, 2019

Ancianos son víctimas de abandono y venganza

La sociedad está cada vez más desnaturalizada. “Están esperando que se mueran las personas mayores, piensan que es una inversión perdida. Hay apoyo para los jóvenes y niños, pero no para los adultos mayores. Todos piensan que serán jóvenes para siemper y no se dan cuenta que van a envejecer.  Todos los días aumenta la población de personas mayores”, dijo Sonia Limachi, responsable de la dirección de Defensa y Restitución de Derechos de Adultos Mayores.


Sábado 18 de Agosto de 2018, 3:30pm




La Paz, 18 de agosto (Soledad Mena, Urgentebo.com).- En el hogar San Martín se respira tristeza. Los adultos mayores o ancianos que llegan hasta allí se lamentan y se preguntan ¿por qué? Dios ha querido mantenerlos con vida hasta esa edad. Solo esperan morirse, porque no hallan una razón para vivir ya que fueron abandonados y enviados al hogar por sus propios hijos. 

“Mis hijos me han negado, Ellos toman mucho. Han vendido mi casa y me han botado a la calle, dormía en la cancha sintética de Alto Lima, estaba ahí cinco días, mis vecinos me ayudaban dándome  comida. Mi familia no me quiere, ya no quiero comer, no me entra. Quiero morirme, quien me va a cuidar”, dice don Francisco Ticona mientras relata su tragedia en un mar de lágrimas.

El semanario El Compadre hizo una visita al hogar San Martín, por el 26 de agosto, “Día de las Personas de la Tercera Edad” en Bolivia, donde encontró a Francisco que fue rescatado por la Dirección del Adulto Mayor de El Alto. Llegó a la casa hogar San Martín en “piel y hueso”, con desnutrición severa. Sus tres hijos lo despojaron de sus propiedades.

En el hogar también se encontró el caso de Ana María Cataños, de profesión enfermera, quien fue internada en el hogar por su único hijo que guarda un resentimiento contra su madre con el argumento de que ella no la atendió cuando él era un niño.

“Tengo un hijo, él me dijo: mamá, yo voy hacer lo mismo que has hecho conmigo. Cuando era niño me pusiste en las guarderías y pagaste mis estudios, ahora yo voy a pagar tu asilo, te voy a dar lo que necesitas, pero no puedo estar contigo. Él se fue a México. Me dice: pediles ayuda a  tus pacientes, donde están ahora tanto que les ayudaste”, llora la anciana de 70 años quien ahora cuida a los adultos del hogar.

La sociedad está cada vez más desnaturalizada. “Están esperando que se mueran las personas mayores, piensan que es una inversión perdida. Hay apoyo para los jóvenes y niños, pero no para los adultos mayores. Todos piensan que serán jóvenes para siemper y no se dan cuenta que van a envejecer.  Todos los días aumenta la población de personas mayores”, dijo Sonia Limachi, responsable de la dirección de Defensa y Restitución de Derechos de Adultos Mayores.

La Fundación  Cuerpo de Cristo tiene la casa San Martín para hacer frente a esta realidad que vive El Alto. En el recinto hay 45 personas internadas.  La situación de los ancianos en El Alto es dramática, sufren de violencia física, despojos de propiedades y son víctimas de venganza de sus hijos. Por ello padecen de  desnutrición, pierden el apetito y sufren el rechazo de sus hijos.

Muchos de los ancianos institucionalizados sufren de demencia senil y trastorno de personalidad. Llegan a una etapa donde no van a mejorar, sino van empeorando  desde el punto de vista fisiológico y mental. Ante el hecho los hijos firman una hoja en blanco para evitar responsabilidades.

Limachi informó que esta gestión atendió 1.314 casos, entre extravíos, maltratos, despojos, abandono y trámites legales y administrativos. Registran de uno a tres casos al día.

El Alto es un municipio de paso, muchos de los adultos vienen de las provincias para llegar a la ciudad de La Paz, muchos de ellos que llegan se desorientan por el crecimiento urbano.

En la urbe alteña hay más de 48 mil adultos mayores. La alcaldía tiene tres oficinas para atenderlos.

///