Mayo 06, 2021

Carla es discriminada en clases virtuales, pero da batalla y sueña con ser policía

La mamá de Carla se llama Fabiola Ticona, vende chocolates en la misma calle que la abuela. Ella relató que su hija no pasa clases mediante plataformas como Zoom, tiene que contactarse vía llamada o mensajes con la profesora para que le dé tareas o le enseñe algún tema. Pero cuando la llaman la profesora no les atendería y cuando les atiende a veces le cuelga la llamada sin darle tareas a la niña.


Martes 20 de Abril de 2021, 6:00pm






20 de abril (Urgente.bo).- Carla Camila tiene ocho años, le cuesta aprender lo que le enseñan en sus clases porque tiene un problema de aprendizaje. Ella sueña con ser policía, pero su familia no tiene suficientes recursos económicos para seguir costeando sus clases virtuales o pagar un profesor privado para que le ayude con clases complemetarias.

Ella vive junto a su abuela, de 73 años, y su mamá, quien sufre de epilepsia y también necesita dinero para seguir su tratamiento.

“(En mi nuevo colegio) me va bien, tengo amiguitos. (Mi profesora) es buena, un poco mala. Me gusta estudiar, pero no puedo. No sé cómo juntar las palabras. Me gustaría ser policía" dice la niña emocionada.

SU mamá está enferma y es su tío Luis, quien le ayuda a pasar clases, pero aun así es una inversión, ya que no cuenta con los recursos suficientes para comprar tarjetas telefónicas y megas para que su sobrina cumpla su sueño.

María Asunción, abuela de la niña se dedica a vender en la calle Socabaya, La Paz, semillas deshidratadas, maní, nueces, señaló que su nieta está siendo discriminada por su problema de aprendizaje.

“Yo quisiera que un profesor que me cobre poco me lo enseñen es lo único que pediría. No quiero que la discriminen, no porque es huérfana me lo van a discriminar. No puede aprender se olvida. Un ratito aprende y luego se olvida. El abecedario grande se lo he comprado, le enseño, pero no puede”, relató entre lágrimas la abuela de Carla.

Comentó que en varias ocasiones pensó que por la falta de recursos y la poca atención que su profesora le presta, es mejor que deje el colegio, pero siempre hay alguien que la motiva a que siga luchando.

“A veces digo como que no le dan tanta importancia a la chiquita, yo digo qué se puede hacer, en vano vamos a gastar, entonces ya no mandaré al colegio, pero me dicen cómo vas a hacer eso”, contó.

Fabiola Ticona, mamá de Carla vende chocolates en la misma calle que la abuela. Ella relató que su hija no pasa clases mediante plataformas como Zoom, tiene que contactarse vía llamada o mensajes con la profesora para que le dé tareas o le enseñe algún tema. Pero cuando la llaman la profesora no les atiende y cuando lo hace  les cuelga la llamada sin darle tareas a la niña.

“La profesora también no le atiende a mi hija, ni tampoco por mensajes le manda la tarea, mi hija le está llamando a la profesora para que le atienda, no le está atendiendo, no le contesta, no le dice esto vas a hacer esto no vas a hacer. Últimamente cuando le contesta, le cuelga la profesora”, relató la mamá de Carla.

La familia de Carla Camila necesita ayuda

El negocio que la abuela y la mamá de Carla Camila tienen no es suficiente para mantener a su familia, cubrir el tratamiento médico y las clases virtuales.

La abuela de la niña relató que apenas logra juntar todo el día Bs 30, recordó que antes de la pandemia vendía hasta Bs 300, pero hoy la situación ya no es igual.

“No la he llevado al hospital  porque no tengo dinero, al día gano Bs 20, Bs 30. Antes sí me vendía hasta Bs 300, pero ahora no, lo que gano es para dar de comer a las wawas, a veces sin plata me encuentro. No tengo trabajo, esto nomas es mi mantención. Quisiera que me ayuden para la niña, va a tener ocho años. Yo tengo 73 años”, relató entre lágrimas la abuela de Carla Camila.

La mamá de la pequeña es madre soltera, tiene tres hijos y lo que gana vendiendo chocolates tampoco es suficiente. Ella por su enfermedad no puede ayudar a su hija en sus clases, comentó a diario compra una tarjeta de Bs 20 para que su hija se contacte con su profesora, pero eso no es suficiente, el crédito no alcanza.

Además, la señora Ticona tiene que comprar medicamentos para no tener ataques. Comentó que actualmente está tomando Carbamazepina, cuesta a Bs 75 la caja. El doctor le recetó tomar dos pastillas en la noche y otros dos en la mañana.

Carla fue rechazada en su anterior colegio

El 2020, Carla Camila estudiaba en el colegio Luis Adolfo Siles Salinas. Ahí la acusaron de ratera y este año ya no la quisieron inscribir, por lo que su familia tuvo que buscar otro colegio.

Carla Camila relató que “me están culpando que yo soy una ratera, yo no le he robado a nadie. Me han culpado que yo he robado un lápiz, goma y tajador. Me dicen eres una ratera, los niños me dicen eres ratera, yo digo que no y me dicen no nos juntamos con rateras. No tenía amiguitos”.

Carla y su familia viven en la zona Villa Armonía, en La Paz. Si usted puede ayudar a la familia puede contactarse a la línea de la señora Fabiola Ticona 72075318 o a línea de María Asunción 71965833.