Abril 19, 2021

Demi Lovato fue víctima de abusos sexuales y las drogas casi la matan


Domingo 28 de Marzo de 2021, 1:30pm






Buenos Aires, 28 de marzo (Infobae).- Fue violada por un compañero de Disney y más tarde por su dealer mientras yacía inconsciente por una sobredosis: secretos, muerte y resurrección de Demi LovatoLa cantante y actriz estadounidense de 28 años decidió contar los peores momentos de su vida en un crudo documental que se acaba de estrenar en YouTube

Un mes más tarde de admitir que había sufrido una recaída con un desgarrador relato en el tema “Sober”, Demi Lovato casi muere la madrugada del 24 de julio de 2018. El problema con las drogas de la actriz y cantante fue mucho peor de lo que nadie imaginaba en los meses previos a su sobredosis casi fatal. Estaba inmersa en una espiral de autodestrucción. En secreto llevaba una peligroso juego. Su rutina diaria incluía heroína y crack.

La artista estadounidense comenzó a una temprana edad a tener trastornos alimenticios, a beber alcohol y a tomar drogas, que la llevaron a las adicciones con tan solo 16 años.

Ahora, a sus 28, decidió hablar sobre su historia para liberarse.

Lovato habla con honestidad sobre sus luchas y traumas personales en “Demi Lovato: Dancing with the Devil”, la serie documental de cuatro partes que se estrenó en YouTube Originals el 23 de marzo. Con gran crudeza, la cantante detalla la violación que padeció a los 15 años cuando era una chica Disney y el abuso de su dealer la noche de su sobredosis, tras seis años manteniéndose sobria y limpia de estupefacientes.

 “Mis médicos dijeron que tenía de cinco a 10 minutos más de vida. Si nadie me hubiera encontrado, entonces ya no estaría aquí”, cuenta la estrella que abrió su corazón para compartir con sus seguidores y el mundo entero los peores momento de su vida. “Crucé una línea que nunca había cruzado. Quiero dejar las cosas claras sobre lo que sucedió”, afirma Lovato cuando recuerda ese instante en el que casi muere a los 25 años.

La cantante de “Sorry not Sorry” le dijo a la revista estadounidense People que “no cambiaría nada” sobre lo que le pasó después de la sobredosis. “Todo tenía que suceder para que yo pudiera aprender las lecciones que aprendí”, expresó. “Fue un viaje doloroso, y miro hacia atrás y a veces me pongo triste cuando pienso en el dolor que tuve que soportar para superarlo, pero no me arrepiento de nada”.

 “Estoy muy orgullosa de la persona que soy hoy”, agregó.

Lovato dijo que no fueron solo las sustancias las que la llevaron a su “punto de ruptura”, sino también “traumas pasados” y situaciones que enfrentó dentro de la industria.

Tocó fondo y sobrevivió, pero hoy lidia con las secuelas físicas que le dejó esa fatídica noche en la que sufrió tres derrames cerebrales y un paro cardíaco. La cantante lleva a sus fanáticos a su etapa más oscura, pero también se centra en las formas en que ha cambiado tras ese terrible episodio que hoy reconoce que fue necesario para que hoy esté viva. “Estoy lista para volver a hacer lo que amo, que es hacer música”, aseguró.

La abstinencia completa es difícil para ella. Lovato admitió que, como parte de su recuperación personal, todavía bebe alcohol y fuma marihuana.

 

La noche de la sobredosis que casi la mató

Sintiéndose miserable por las restricciones y presiones de su equipo para mantenerla a raya, Lovato recuerda haber estado en una sesión de fotos y haber pensado: “Ya ni siquiera sé por qué estoy sobria”. Esa misma noche, admitió la cantante, bebió una botella de vino tinto y luego se puso en contacto con un dealer. Esa noche experimentó con drogas duras que nunca antes había probado, incluida metanfetamina, que admitió que mezcló con Molly (éxtasis), cocaína, marihuana, alcohol y oxicodona. Tras ingerir todas esas sustancias, debió morir, confiesa: “Todo eso debería haberme matado”.

Su proveedor la inició en el consumo de la heroína un día que él no tenía su dosis habitual de cocaína y Xanax. “Empecé a consumirla de forma recreativa y, obviamente, no se puede hacer eso con la heroína antes de volverse adicto a ella”, reconoció.

Su dependencia a la heroína y al crack la llevó a consumir a escondidas.

Después de su primer ingreso a rehabilitación, la artista se mantuvo sobria durante seis años, pero posteriormente, tras recaer en el alcohol, la ex estrella de Disney comenzó a ingerir todo lo que estaba a su alcance. Las adicciones la han perseguido desde muy joven y se convirtió en una experta ocultando a los suyos que consumía drogas duras. “Ninguno de mis amigos sabía lo que estaba haciendo. Lo mantuve muy oculto”. Cuando volvió de su gira a Los Ángeles, recuperó sus viejos hábitos de consumo y agregó nuevas sustancias.

La estrella de la música contó que fue durante un viaje a Bali que se dio cuenta de que se había vuelto dependiente de la heroína. Luego escribiría su canción “Sober” en la que confesaba su recaída y se disculpaba por no cumplir con su promesa: “A los que nunca me abandonaron, ya hemos transitado esta ruta. Les pido perdón, ya no estoy sobria”.

En cuanto a la fatídica noche de la sobredosis, Lovato narra que había salido para celebrar el cumpleaños de un amigo. El grupo regresó a la casa de la cantante para seguir de fiesta. Poco a poco se fueron yendo los invitados, aunque con dudas sobre si hacían bien dejándola sola. “Cuando salía de la casa, me sentí un poco extraño”, contó la ex coreógrafa y directora creativa de Lovato, Dani Vitale, recordando haber pensado que sentía que necesitaba quedarse por alguna razón, pero no podía explicar por qué. A las 5:30 a.m. Lovato le dijo a todos que se iba a dormir, pero lo que realmente hizo fue llamar a su dealer, quien también la agredió sexualmente y luego la dejó al borde de la muerte.

Aquella madrugada del 24 de julio de 2018, el traficante le llevó a Lovato heroína adulterada con fentanilo. Se quedó un rato en su casa, la violó y se fue.“Y cuando me encontraron a la mañana siguiente, estaba desnuda, azul. Me dieron literalmente por muerta”.

Su ex asistente, Jordan Jackson, llamó a la puerta de la habitación de Lovato sin respuesta, lo que finalmente la llevó a entrar. “Estaba muy oscuro y frío y me dio escalofríos. Honestamente, pensé que solo estaba borracha o con resaca, así que comencé a empujarla un poco ... No se movía, estaba babeando“, relató Jackson, que también recordó la aterradora escena de ver a los paramédicos usar Narcan en un intento de devolverle la vida a Lovato: “Todo su cuerpo se volvió completamente azul”.

 

//