Diciembre 07, 2019

El cáncer de cuello uterino ataca, en su etapa avanzada, a mujeres de 18 años

La detección de este tipo de cáncer se relaciona a que cada vez la etapa del inicio de la vida sexual de la mujer se da a muy temprana edad, 12 años. También, está relacionado con que las personas tienen múltiples parejas y a la falta de uso de preservativos. 


Jueves 20 de Junio de 2019, 10:00pm




 

20 de junio (Urgentebo).- “Hemos tenido algunos casos desde los 18 años de edad, 24, 26 con cáncer bastante avanzado. Son pocos casos aún; pero, eso nos demuestra que nuestro perfil epidemiológico tiende a bajar”, informó la responsable de Lucha Contra el Cáncer del Ministerio de Salud, Sdenka Maury.

Cada vez hay mujeres más jóvenes con cáncer de cuello uterino. Esta enfermedad es la principal causa de muerte de cáncer en las mujeres. En promedio, en Bolivia, se detecta 85 casos al año de cada 100 mil mujeres. En nuestro país de 4 a 5 mujeres mueren cada día con cáncer de cuello uterino, según datos del Ministerio de Salud.

La detección de este tipo de cáncer se relaciona a que cada vez la etapa del inicio de la vida sexual de la mujer se da a muy temprana edad, 12 años. También, está relacionado con que las personas tienen múltiples parejas y a la falta de uso de preservativos. 

Para frenar mayores casos de cáncer de cuello uterino a temprana edad, el Ministerio de Salud incide en la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), medida que protege a las niñas y adolescentes.

Desde el 18 de abril de 2017, en Bolivia, se introdujo la vacuna del VPH que se da en dos dosis a niñas de 10 a 13 años de edad. Para que una niña esté inmunizada, necesariamente precisa de una segunda aplicación después de seis meses y es lo que se está descuidando. 

“Se ha tenido muy buena respuesta con la primera aplicación, pero no se ha dado continuidad a la segunda aplicación”, reclamó.

Por otro lado, también es de preocupación el hecho de que las mujeres no están acudiendo a los establecimientos de salud para hacerse la prueba del papanicolau, pues la asistencia no llega ni siquiera a cubrir al 40%. Ello demuestra que la población no está asumiendo el tema de la prevención. 

Las mujeres no acuden a los centros de salud para hacerse la prueba del papanicolau por diferentes escusas. Por ejemplo, por el tema cultural, hay mucha población de origen aimara y quechua que a veces son los esposos que no les dan permiso para ir a los centros de salud para hacerse la prueba.

El miedo es otro factor. A veces, las mujeres tienen miedo de recibir un diagnóstico de cáncer inicial; por ello, no asisten a los centros de salud.

La prueba del papanicolau ayuda a detectar la enfermedad en una fase inicial. Con este procedimiento médico, se puede solucionar sin necesidad de realizar terapias costosas cuando la enfermedad ya esté avanzada. El tratamiento es gratuito y se da en todos los centros de salud.