Abril 04, 2020

El Carnaval de Oruro deja de ser la opción de los jóvenes

Tarija y Cochabamba son los destinos carnavaleros de la nueva generación que busca diversión a precios módicos. Este año Oruro busca revertir ausentismos.


Jueves 20 de Febrero de 2020, 4:45pm




El 2019, el Carnaval de Oruro se vivió con menos alcohol y menos público. Una “Ley Seca de 16 horas" le dio brillo a la entrada pero redujo la cantidad de visitantes en casi 10.000 personas según los datos del Observatorio Turístico. Por eso que la Revista Oxígeno salió a las calles y consultó a un grupo de jóvenes si el Carnaval de Oruro había perdido su atractivo. Las respuestas sorprenden.

El grupo consultado oscila entre los 20 y 35 años. Los más jóvenes afirman que el Carnaval  en el último tiempo ha tenido muchas modificaciones. A pesar de aquella, la esencia de la fiesta más larga del país es la diversión, es por eso que se opta por fiestas con amigos y entre las más famosas están las precarnavaleras, auspiciadas por Paceña, Non Stop the Madness en Cochabamba y Lit en Tarija, esta última que tendrá a la “chica Mala Karol G”.

“El Carnaval de Oruro es folclore y devoción. Son los creyentes quienes bailan y las personas que gustan del folclore y tradición, quienes optan por este destino, pero ahora creo que ya ni eso porque no dejan que la gente disfrute de unas cervezas ni en las graderías y peor, intervenir en el recorrido como antes”, dice Marco, uno de los consultados.

José A., de 26 años, afirma que durante tres años fue hasta Oruro, se “divirtió” tanto que solo recuerda que retornaba el domingo en el bus, esto por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. “El objetivo era ir con los amigos estar en Oruro bailar tomar porque siempre tuvo esa reputación de diversión. Bailábamos, tomábamos, somos jóvenes queremos diversión, pero este año no creo que vaya, con los amigos estamos  viendo una opción en Tarija”, dice con picardía.

El año pasado fuimos con unas amigas a  Madness Carnaval, en Cochabamba, Fedde Legrand, Becky G y Sebastián Yatra deleitaron a las más de 12 mil personas que se dieron cita en el teatro al aire libre de Feicobol para disfrutar de la Estación Carnaval Paceña. Esta fiesta es una experiencia mucho más económica porque hay grupos internacionales, consumo  gratuito de bebidas solo por pagar la entrada y los tres días inviertes con  Bs 500 menos que en Oruro”, dice Patricia L., otra de las consultadas .

Por último, una bailarina de la fraternidad Ferrari Ghezzi afirmó que este año redujo el número de bailarines en su fraternidad. En los 11 años que ella hace su ingreso en honor a la virgen del Socavón, en su bloque eran 250, hoy solo llegan a 150 e incluso tienen que invitar a bailarines.

Entonces, ¿qué pasa?, ¿por qué el carnaval de Oruro pierde su encanto?

Oruro se vio afectado por dos tragedias, en 2014 una pasarela del recorrido se desplomó sobre espectadores y músicos y, en 2018, la explosión de una garrafa quitó la vida de ocho personas y resultó en decenas de heridos. Ambos eventos repercuten en la reputación de la festividad.

En 2018, la exministra Wilma Alanoca afirmó que 400 mil personas habían presenciado la tradicional entrada orureña. En 2019, el exgobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, anunció la llegada de 300 mil espectadores, a lo que calificaba como una de las más exitosas versiones debido a mejoras en la organización y seguridad.

Fernando Rodríguez Flores, encargado de la Cámara Departamental de Hotelería Oruro, aseveró a la revista OXígeno que año tras año, uno de los problemas principales del Carnaval de Oruro es la falta de hospedaje para los miles de feligreses y visitantes que llegan a esa ciudad para participar de la mayor festividad folklórica religiosa del país, declarada Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco.

Dos hoteles consultados afirmaron que ya no existe la misma demanda que en anteriores años, pero que aún esperan que la gente visite la ciudad del pagador. Sobre los precios prefirieron mantener la cifra en reserva.

Bailarines comprometidos

Los más de 60.000 bailarines de las 52 fraternidades prometen un espectáculo mejor cada año, o por lo menos así lo anuncia Jacinto Quispaya, presidente de la Asociación de Conjuntos Folclóricos del Carnaval de Oruro, ACFO, quien revela  que para este año, en el recorrido se contará con cámaras de vigilancia y se trabaja en una vértice de imagen, con mayor colorido en el recorrido.

Sostiene que si bien en los últimos años, diferentes hechos fortuitos afectaron al carnaval además de la Ley Seca que afectó a la economía y al turismo  plantean a las autoridades abrogar la Ley y trabajar con mayor énfasis en el consumo responsable de bebidas alcohólica.

Ante la consulta de que la fiesta ya no es tan atrayente para los jóvenes, Quispaya dijo que si buen  culto a la virgen es el principal elemento que justifica la fiesta, se desconoce que el domingo se realiza el corso y el lunes la fiesta del diablo. “La población no está bien informada de lo que es el nuestro Carnaval, podrían divertirse mucho más”, dice, alegando que Oruro no deja de ser una opción para el largo feriado.

 

//