Mayo 13, 2021

Iván Arias, y el plan “En La Paz todos cabemos”

Arias nació en La Paz el 8 de agosto de 1958. Es hijo de Julia Durán Severiche. Su familia es de Vallegrande (municipio de Santa Cruz). Su madre migró a La Paz en busca de nuevas oportunidades. Y las consiguió. Llegó a niveles de dirección en el “Maternológico 18 de mayo”. 


Lunes 3 de Mayo de 2021, 10:45am






3 de mayo (Urgente.bo).- Los besos de negro llovieron en La Paz la noche del 7 de marzo tras conocerse los resultados de boca de urna. Lágrimas y zapato en mano, así recibió la noticia de la victoria Hernán Iván Arias Durán, el alcalde electo de la ciudad sede de gobierno, quien aseguró que no fue fácil sobre todo para su familia mantenerse en la carrera política. Así, quien también es conocido como Negro dejó de lado la asesoría y el estudio del municipalista para ponerse a trabajar por la Ciudad Maravilla.

¿Qué llevó a Arias a la victoria? Según vecinos, como ministro de Obras Públicas en 2019 no trabajó desde su escritorio. Viajó con frecuencia, salió a las calles para pedir a la población que respete las medidas de bioseguridad. Y al fin de su gestión, entregó la llave del despacho a su sucesor Édgar Montaño. Oxígeno habló con Arias un día después de las elecciones, y él relata como la política a la antigua y su experiencia como analista y consejero, lo llevaron a su victoriosa campaña.

Arias nació en La Paz el 8 de agosto de 1958. Es hijo de Julia Durán Severiche. Su familia es de Vallegrande (municipio de Santa Cruz). Su madre migró a La Paz en busca de nuevas oportunidades. Y las consiguió. Llegó a niveles de dirección en el “Maternológico 18 de mayo”. 

Se califica a sí mismo como un “hijo de la democracia”, pues por aquella causa fue encarcelado, torturado y exiliado en Suecia durante la dictadura militar de 1980.  Asimismo fue parte del grupo de profesionales que llevó adelante el proceso de municipalización “más importante” que tuvo Bolivia en la década de 1990, con la ley de Participación Popular.

Crónica de una victoria anunciada 
Muñecos de acción, maquetas y besos de negro lo acompañaron a lo largo de su campaña que planteaba un acercamiento más directo a los electores y la reconciliación en una ciudad golpeada constantemente por el conflicto social y político.

 “Antes de decidir ser parte de la campaña, sabíamos que había convicción y que había llegado el momento de pelear un espacio local, tras varios años madurando, aprendiendo, asesorando, sumando experiencias positivas y negativas en el tema local y hoy se hizo realidad”—agrega—“Cuando nos lanzamos a este desafío, no sabíamos si ganaríamos o perderíamos, pero su sabíamos que había que intentarlo. En ese sentido, apareció una alianza con Rafael Quispe y pensamos a local y regional, es decir, La Paz, el departamento y el municipio”.

Cuenta que al principio eran considerados el outsider porque los sistemas de partidos políticos estaban en crisis, sin embargo pese a ello decidieron ir solos.  
A diferencia de su principal contendiente, señala que no tenía las mismas condiciones cuando decidió lanzar la campaña y a lo largo de ella. “Lo loable de esta candidatura es que, sin partido, sin dinero, sin gobierno municipal, sin gobierno nacional a favor y sin medios de comunicación, hemos logrado lo que hemos logrado”.

Agregó: “Nos hemos enfrentado a poderes muy fuertes, el gobierno nacional y municipal, aquel que ha estado constantemente al acecho contra nosotros. Hubo momentos difíciles, pero la convicción, la fe y el cariño de la gente nos ha llevado a donde estamos, estamos enormemente agradecidos”.

Sobre su campaña refiere que fue al estilo de la vieja política y pese a la pandemia, que pudo ser una limitante, no fue una excusa para no atender las demandas de la población. 

“Hemos recuperado lo mejor de la buena política ¿Cuál es? Es la que habla con la gente, que la escucha, que está en contacto con ella, que modifica sus acciones en función de lo que también va viendo y acomoda su discurso en función a lo que está sintiendo la gente”.

Destaca que la antigua política, cuando no había medios de comunicación y un candidato tenía que ir barrio por barrio, fabrica por fábrica. “Yo siempre he dicho que nuestra candidatura se parecía mucho a los gremiales, igual que los gremiales salen todas las mañanas a buscar el pan de cada día para sus hijos a pesar de la pandemia, nosotros a pesar de la pandemia hemos ido a buscar votos”.

Otro de los factores que destaca para su victoria es su discurso de pacificación y reconciliación.

“Eso ha sido fundamental, nos ha permitido perforar votos en lo que llamaríamos territorios masistas. Somos una de las pocas candidaturas que se alimentan de la clase media, también la gente pobre, se ve identificado con nosotros, siente la esperanza y esperamos estar a la altura de ese desafío”.  

El momento duro 
Una serie de denuncias surgieron durante la campaña política, que no solo mellaban su dignidad, sino también la de su compañera de vida Mercedes, el pilar de su campaña.

“Han sido momentos muy duros, yo agradezco a mi esposa. Estamos 33 años juntos, hemos tenido momentos de crisis como toda pareja y todo matrimonio. Algunos de esos temas han sido utilizados, pero hoy estamos más fortalecidos”.

En esa intimidad Arias confiesa que en algún momento pensó en separarse de su compañera y fue un consejo de su madre que le hizo retroceder.
“Mi madre, antes de morirse me dijo: ‘hijo respóndeme dos preguntas ¿cómo quieres morir?, y ¿con quién quieres morir?’ y pensé: yo no puedo tomar una taza de café solo, soy muy amiguero y familiero”—agregó—“Entonces mi mamá me dijo: ¿con quién?’: Es ahí que entendí que era Mercedes, con quien yo debería morir, quiero morir con ella”.

Todo esto le ha servido para afianzar su amor y hoy está agradecido de tener a su lado a su pareja y a sus hijos. “Me voy a entregar a mi ciudad, he aprendido lecciones: cuando uno dice cosas y la gente lo malinterpreta y hoy eso me enseña que tengo que ser muy cuidadoso, caminar con pies de plomo. No puedo equivocarme”.

Un trabajo conjunto
El 7 de marzo concluyó un proceso de 20 años que fue comenzado por Juan del Granado con Movimiento Sin Miedo y luego con Sol.bo junto a Luis Revilla. Arias destaca que la gestión de La Paz es una de las más estables, por ello recuperará las cosas buenas algunas mejorará y otras profundizará como el tema de salud y educación.

Su propuesta se titula “La Paz en paz y moderna” en donde “cabemos todos” pese a las diferencias, es por ello que no descarta armar una alianza política con la nueva alcaldesa de El Alto, Eva Copa, para que ambas ciudades avancen hacia las rutas del progreso y desarrollo.

(La nota fue publicada en la edición N 110 de marzo en la Revista Oxígeno)