Febrero 27, 2020

La Defensoría dará prioridad a los derechos de los pueblos, más que los individuales

Nadia Alejandra Cruz Tarifa, Defensora del Pueblo interina,  asume el cargo por tres meses. Pese al corto tiempo, tiene planes para mejorar la imagen de la institución. Plantea volcar su mirada hacia los municipios más lejanos y áreas periurbanas para atender sus necesidades básicas.


Lunes 18 de Febrero de 2019, 10:45am




La Paz, 18 de febrero  (Soledad Mena, Urgentebo.com).- El 30 de enero Nadia Alejandra Cruz Tarifa asumió el interinato de la Defensoría del Pueblo, tras la renuncia del controvertido  David Tezanos. La Defensora quiere marcar diferencia mediante una relación más cercana con la sociedad y con la idea de hacer conocer las vulneraciones que la gente sufre en función de comunidades y grupos. 

Defensora del Pueblo.jpg

Defensora del Pueblo
Defensora del Pueblo

De 36 años, paceña de nacimiento y abogada de profesión, Alejandra Cruz creció en El Alto donde inició su lucha por los derechos humanos. Ella recuerda que El Alto es la primera urbe que conformó una red de atención a las mujeres víctima de violencia y la que dio la voz a los niños, cuyos derechos son vulnerados.  La Defensora interina busca incidir en gestionar el mejor ejercicio de los derechos de los pueblos, de las comunidades.

¿Cómo fue su experiencia laboral en la ciudad de EL Alto?

Una de las oficinas que más  he querido y que fue modelo es la representación especial de El Alto. Así se llamaba la Defensoría antes. La oficina se caracteriza por ser “gestora” por naturaleza,  las demandas que llegan   no son  necesariamente sobre vulneraciones de derechos humanos, como las tradicionales, sino de ayuda y de gestión. La gente acude para saber qué institución va a atender su caso

Hay que destacar que una de las primeras redes contra la violencia que puso en marcha la Defensoría del Pueblo fue justamente en la ciudad de El Alto, con las entidades de sociedad civil y las organizaciones sociales.

Uno de los casos emblemáticos  que resalto es que los niños y adolescentes venían y presentaban sus denuncias contra el profesor, la dirección y otros. Llegan denuncias muy del cotidiano de la población y de la preocupación que tiene a diario los niños, mujeres y sectores populares.

¿Qué falta en la Defensoría?

Lo que falta es el fortalecimiento institucional. Esta oficina no recibe aumento de presupuesto desde hace  11 años. Muchas de las cooperaciones que recibía  la Defensoría del Pueblo ya no las recibe, porque estaba financiando otro tipo de proyectos destinados a la producción. Ya no recibimos apoyo, eso merma la capacidad  de respuesta institucional. 

¿Qué ajustes harán?

La regional de El Alto sí merece ser fortalecida, sí merece tener una mayor cantidad de personal  que atienda a la población, y un reto que tenemos salir al área periurbana rural.

Hasta hace buenos años teníamos una buena relación  con Achacachi, Copacabana,  Patacamaya,  se ha mantenido esa relación  pero hay que amplificar ingresando a otras comunidades y poblaciones. Para eso hemos creado el “Encuentro con el pueblo”, que plantea ir a los municipios alejados, no a la búsqueda de la queja individual, que es una de las características de la Defensoría del Pueblo,  sino vamos a ir e identificar problemáticas estructurales  de la población, especialmente relacionadas con los servicios básicos, infraestructura  y demás,  que afectan  al ejercicio y la vigencia de sus derechos como población. 

 Creemos que es  importante podemos ser un puente  entre la población  y el municipio, la gobernación  o el gobierno central para ir subsanando, para generar condiciones en el ejercicio de derechos.

¿Cuál es el reto para usted?

La designación que recibí es un reto muy importante, no por la condición de ser mujer y ser joven, sino principalmente porque una defensora  de derechos encuentra  en la Defensoría del Pueblo una posibilidad de realizar un proyecto de vida profesional de servicio  a la población que no otorga otra institución.

¿Qué ajustes hará?

Se ha generado  un proceso de fortalecimiento de las áreas sustantivas, estamos tratando de fortalecer la calidad  y la calidez en  la atención de usuario. En esa línea se ha logrado incorporar la más consultorías.   Se hará una restructuración para optimizar los recursos, para ajustar el trabajo de la institución. Destinaremos mayor presupuesto en las  oficinas departamentales y regionales.

Los profesionales estarán al servicio al pueblo, será quienes subsanen sus derechos, hay que  mejorar esa prestación. Vamos a presentar informes en la Defensoría y  convocar la población.

A nivel nacional, nuestros recursos humanos acudirán a las comunidades  alejadas  en busca de identificación de sus problemas estructurales.

En El Alto se escucha a diario casos  de feminicidios e infanticidios ¿Cómo frenar eso?

La Defensoría de El Alto es una de las primeras que instituye las redes en el tema de la prevención y acción contra la violencia, es una de las que tiene mayor experiencia. Tenemos el criterio de que es una obligación del Estado atender los hechos con medidas de protección y atención inmediata desde los gobiernos municipales y departamentales.

Es una pregunta muy compleja que demanda de una respuesta estatal, el trabajo desde el individuo, desde la familia y la comunidad. Los  derechos humanos comienzan en casa desde la inculcación de valores, el respeto,  de reconocer la dignidad. Tenemos que trabajar desde la familia comunidad.

¿Castración y pena de muerte, serán la solución?

Escuchamos varias propuestas de ese tipo,  no adecuadas a los Derechos Humanos. Bajo la premisa de la protección de niñas, niños, adolescentes, mujeres y adultos mayores, debemos decir que la violencia sexual es abominable, es indignante; sin embargo, no por ello podemos actuar  y pedir medidas que de alguna forma no son aceptables en el marco de los Derechos Humanos.

 Dentro del marco jurídico  el gobierno está suscrito al Pacto Internacional  de Derechos Civiles y Políticos que prohíbe  la pena de muerte y la castración, lo mismo señala la Constitución Política del Estado.

///