Abril 08, 2020

Víctor Ábrego, el jugador de 22 años que jamás se rinde

El alcalde de San José de Chiquitos, Germain Caballero, es el que observó el crecimiento del volante de contención desde los 11 años. El edil contó que incluso Ábrego tuvo que combinar su infancia y adolescencia entre alegrías y tristezas.


Viernes 21 de Febrero de 2020, 4:00pm




21 de febrero (Urgente.bo).- El boliviano Víctor Ábrego (22 años), brilló en el Preolímpico Sub- 23 que se disputó en Colombia. El joven jugador puso en alto el nombre de Bolivia, convirtió tres goles en cuatro partidos. El estratega de la Verde, Cesar Farías, le dio la confianza y, como consecuencia casi natural, es parte del Bolívar.

Se trata, en pocas palabras, de un sueño hecho realidad. Ábrego cumplió su objetivo de jugar en Bolívar, el equipo paceño se comprometió a traer a la madre del boliviano que está en Chile. La vida del joven futbolista no fue una de las mejores. Un hecho marcó su vida, la muerte de su hermana por parte de su padrastro; fue un golpe duro para el joven deportista, cuya familia fue víctima de la violencia intrafamiliar.

Pese a ello, siguió luchando por sus sueños, el de ser un futbolista reconocido. Comenzó a mostrar su talento en Pailón, Santa Cruz, luego pasó a Destroyer’s. En el equipo cruceño le pusieron el sobrenombre del “Cantinflas”, por la similitud física con el comediante mexicano, y desde allí comenzó su carrera como profesional en “La Máquina Vieja”.

“Nadie confiaba que podía llegar lejos, solo mi papá porque él jugó en Argentinos Juniors” manifestó Víctor. El goleador comenzó a formarse, en un principio, en la academia de Milton Melgar donde ya ganaba trofeos de artillero. Melgar logró llevarlo al Club San Martín.

El alcalde de San José de Chiquitos, Germain Caballero, es el que observó el crecimiento del volante de contención desde los 11 años. El edil contó que incluso Ábrego tuvo que combinar su infancia y adolescencia entre alegrías y tristezas.

“Ha pasado situaciones incomodas en Destroyer’s, hasta el menosprecio de algunos compañeros en camarín. A Víctor le ocultaban el carnet de identidad para que no pueda jugar un partido, pero él siempre callado, prudente y respetuoso, no era capaz de decir nada. Ha pasado por situaciones muy difíciles, pero él supo sobreponerse”, indicó la autoridad de San José.

A su corta edad, Ábrego no solo lucha en la cancha, él es padre de un niño de tres años de edad al que dedica amor, tiempo, pues no se deja vencer pese a las adversidades que tuvo en la vida.

“Estamos frente a un chico con una entereza y con una templanza que nos promete mucho para el fútbol boliviano”, agregó Caballero.

El 31 de diciembre del 2019, el delantero cerró el contrato con Destroyers y pasó a firmar con el club Bolívar. Ahora los goles del “Cantinflas” serán de la academia paceña.

“Me ofrecieron traer a mi madre. Gracias a Dios se me da la oportunidad de que pueda vivir con ella y así que eso es muy importante para mí, me va cambiando la vida de un rato a otro”, declaró el joven futbolista.

El jugador que puso en alto el nombre de Bolivia, ahora busca brillar en la Academia paceña. Sus familiares y sus seguidores esperan que pueda destacar con la camiseta celeste que este año disputará la Copa Libertadores de América.

“Muy contento por esta nueva etapa en mi carrera, por este desafío en mi vida. La verdad que no lo esperaba así de rápido,  gracias a Dios, se me está dando esta oportunidad en el club Bolívar, hay que aprovecharla”, dijo.

2020020400331684364.jpg

Víctor Ábrego, el jugador de 22 años que brilla