Enero 25, 2020

79 modernas cámaras de seguridad fueron destruidas en los ataques

Las 79 cámaras dejaron de mostrar imágenes de los puntos estratégicos donde estaban instalados: final autopista, la avenida 6 de Marzo, Panorámica, Naciones Unidas y Tiahuanaco.


Lunes 9 de Diciembre de 2019, 12:00pm




9 de diciembre (Urgentebo).- Es triste ver lo que ha ocurrido en la ciudad de El Alto. Los grupos radicales han liberado su ira contra  inmuebles municipales y policiales y dejaron a la segunda urbe más poblada del país casi desguarnecida, pues hasta las cámaras de seguridad que son base para el sistema de monitoreo, fueron robadas o destruidas.

En el relevamiento de los destrozos y hurtos presentado por el capitán Dorian Ulloa, secretario de Seguridad Ciudadana del Gobierno Municipal de El Alto, se detectó 79 cámaras de última tecnología (marca DAMO) fueron totalmente destrozadas con piedras, golpeadas con palos y fierros, incluso algunas fueron robadas. 

El 2015 El Alto tenía 30 cámaras de vídeovigilancia, durante la gestión de Soledad Chapetón ese número se incrementó a 1.700 que fueron adquiridas por distintas programas y convenios realizados con el Ministerio de Gobierno.

En junio del 2017, el Ministerio de Gobierno entregó 270 cámaras de vigilancia que cuentan con información georeferencial y que son útiles para las calles y avenidas de El Alto de mayor riesgo.

Las cámaras captan imágenes de hasta 200 metros de distancia, cuenta con lentes de 2.0 megapixeles de alta resolución; pueden hacer transmisión en tiempo real. Tiene un radio de 360 grados que se ajusta automáticamente.  Están dotadas de una carcasa “antivandálica” y dotada de un sensor de luz ambiental. El costo de cada una de ellas es de 2.000 dólares.

En diciembre del 2018 inauguraron el Centro de Sistema de Video vigilancia para Seguridad Ciudadana para el monitoreo de las 270 cámaras de seguridad que fueron enlazadas con el programa de seguridad ciudadana Bol 110.

Los grupos delincuenciales dejaron en pésimas condiciones las cámaras. Por ejemplo, la cámara instalada cerca del edificio del Ceibo ubicada en plena Ceja de la ciudad de El Alto, donde el ataque fue muy duro a la División de Transito, la cámara fue apedreada  para evitar que capte las imágenes de los autores de los destrozos.

“Los delincuentes saben que antes de entrar a delinquir a una casas deben verificar si hay cámaras o no, lo mismo ocurrió en este caso”, apuntó Ulloa.

Las 79 cámaras dejaron de mostrar imágenes de los puntos estratégicos donde estaban instalados: por ejemplo, en la final autopista, la avenida 6 de Marzo, Panorámica, Naciones Unidas y Tiahuanaco.

Con la puesta en marcha de las cámaras,  la Policía dio con autores de hechos delictivos: asesinatos y asaltos, en menos de 24 horas. La información permitía identificar plenamente a las personas que delinquían. 

Las cámaras de video vigilancia estaban  conectadas al sistema de Bol-110 que priorizó El Alto. El Gobierno Municipal destina un costo anual de 2.5 millones de bolivianos para tal servicio.

Cámaras.jpg

Cámara de Senadores