Noviembre 26, 2020

“Mi salud ya no es lo que era, la COVID-19 me dejó muchas secuelas”, relata una enfermera

La pandemia no sólo causó daños en su salud, le cambió su viad, sino que también provocó algunos problemas psicológicos en su familia, pues al contraer el virus, contagió a toda su familia.


Viernes 23 de Octubre de 2020, 10:30pm






23 de octubre (Urgente.bo).- El mundo entero no lo esperaba, llegó en un momento donde ni los mejores sistemas de salud estaban preparados para enfrentar superar a la pandemia del coronavirus. Apareció y segó la vida de muchos, otros quedaron con secuelas.

Es el caso de la licenciada en enfermería, Norma Mamani. En contacto con Urgente.bo, relató que contrajo el virus en el ejercicio de sus funciones y tras varios días de combate, logró salvarse, pero su salud ya no es lo que era, ahora padece de varias secuelas que dieron un giro rotundo a su vida.

ENFERMERASS.jpg

Foto: Imagen referencial

“Te quedan secuelas muy grandes, lamentablemente son secuelas como dolores de oído, malestar de los pulmones, dolor en el pecho, o sea, es abismal”, indicó a tiempo de recordar que el dolor que padeció la obligó a ingerir dióxido de cloro no sólo para combatir a la pandemia, sino las secuelas.

“Todo ese tiempo que he estado más o menos un mes (en el hospital), después en casa dos semanas, el dolor me obligó a consumir dióxido de cloro. Más de tres meses estuve con dióxido de cloro, no sé si eso me curó o qué fue, pero me he ido recuperando”, acotó.

Recordó que su hermana, que también es profesional en salud, se opuso a que ingiriera ese químico, pero pese a eso lo consumió, debido a que no podía soportar los dolores y molestias.

La pandemia no sólo causó daños en su salud, le cambió su viad, sino que también provocó algunos problemas psicológicos en su familia, pues al contraer el virus, contagió a toda su familia.

“Creo que he dejado traumas a mi familia, porque psicológicamente ellos están muy afectados, como yo soy personal de salud, estoy consciente de las patologías que vienen, yo no estoy muy afectada, pero sí me estoy recuperando. Estoy yendo al trabajo, estoy saliendo de la enfermedad”, indicó.

Ayudó a salvar vidas, pero cuando enfermó, no recibió atención oportuna

Norma recordó que contrajo el virus COVID-19 en el ejercicio de sus funciones. Ella y los profesionales en salud con los que trabajaba se realizaron pruebas rápidas de coronavirus, pero los resultados ella siempre daba negativo, incluso las pruebas PCR. Sin embargo, ella no comprendía porqué se sentía mal y estaba padeciendo sintomatologías del coronavirus.

Cuando su salud se complicó, acudió a la Caja Nacional de Salud (CNS), donde está asegurada, pero los resultados de las pruebas aún señalaban que no se trata de COVID-19. Acudió a otro nosocomio para recibir tratamiento, pero a los tres centros médicos que fue, en ninguno pudo ser internada debido a que estaban saturados de enfermos con el virus.

Gracias a la ayuda de su hermana que es profesional en salud y sus colegas, se logró hacer un espacio en el hospital Pro Salud, donde finalmente recibió atención médica.

“He adquirido coronavirus en mayo, no me han podido intensificar si era COVID o una tuberculosis, teniendo síntomas he seguido yendo a trabajar, prácticamente he estado mucho tiempo delicada de salud, pero en la CNS lamentablemente no se ha visto esa predisposición, en el laboratorio me sacaban negativo. He llegado al extremo de que en fecha 14 me llevaron a la CNS, me han sacado negativo, pero yo ya estaba mal. Un día 16 me han internado, me llevaron al hospital Solomon Klein, pero estaba saturado, fui al hospital sud, pero ya mi estado era crítico, donde yo no logré, me llevaron al hospital Los Ángeles, tampoco no había espacio y posteriormente me llevaron a Prosalud, donde habían hecho un espacio en terapia intensiva”, recordó.

Norma considera “un milagro” su victoria frente a la pandemia. Asimismo, destacó a sus colegas, quienes la ayudaron económicamente para cubrir la atención médica.