Julio 07, 2020

Fuegos artificiales pueden ocasionar paro cardiaco en mascotas

Los animales, en especial los perros, escuchan los ruidos pirotécnicos 100 veces amplificados, en comparación con el oido humano. Estrés, ataques de ansiedad, baja en las defensas corporales y a largo plazo, depresión son otros efectos nocivos de la pirotecnia.


Jueves 29 de Diciembre de 2016, 5:30pm




perros-petardos-nochevieja.jpg

juegos artificiales ocasionan temor en las mascotas

La Paz, 29 de diciembre (Urgentebo) .- Los fuegos artificiales pueden ser una divertida forma de recibir el Año Nuevo para algunos, pero no para las mascotas que sufren no solo estrés, sino también gran dolor físico, al punto de que incluso están expuestas a un paro cardiaco, según veterinarias consultadas por Urgentebo.

Mariana Rubín de Celis, encargada de la veterinaria Sana Rabitos, explicó que los ruidos pirotécnicos pueden causar estrés, ataques de ansiedad y hasta un paro cardiaco en las mascotas. Además, a futuro, ocasiona bajas defensas en su salud y situaciones de depresión.

“Estamos bastante acostumbrados por el tema de los fuegos artificiales, lo único que se puede hacer es poner vendajes antiestrés y tener a las mascotas junto con nosotros para calmarlos y no dejarlos solos”, recomendó a los amantes de estos animales.

Mirna Urquiel, de la veterinaria Mi fiel Mascota concuerda en los efectos nocivos de los explosivos lúdicos, sobre todo en el sistema nervioso de los perros, ya que los pone tan exaltados que puede ocasionar agitación y hasta convulsiones.

“En algunos casos, hay personas que aplican un sedante a sus mascotas para que así puedan estar más tranquilos, pero al hacer esto uno tiene que estar más al pendiente, debido a que el animalito se encuentra un poco mareado y puede caerse por las gradas”. Recomendó que en caso de que le dé un ataque a la mascota, el dueño tiene que evitar que el perrito se muerda la lengua, abrazarlos y hacerles masajes.

Jimena Córdoba, de la clínica veterinaria América, dice que lo recomendable es dejar ir al animal donde éste decida: debajo de la cama, a la tina del baño o donde escoja. “Hay técnicas para envolverlos con una venda elástica, esto les da un poco de seguridad, pero a veces no funciona, lo más recomendable es dejar que la mascota vaya donde se sienta más seguro. Pero si el animalito es de edad, hay que estar supervisándolo a cada momento”.

Detalló que los animales se desesperan al escuchar los ruidos de los fuegos artificiales debido a que lo escuchan 100 veces más fuerte que una persona. “Los perritos callejeros no saben dónde esconderse y solo empiezan a correr por todas partes, con el riesgo de ser atropellados. Además, algunos dueños les ponen sus correas y se pueden hasta ahorcar. Hay que tener mucho cuidado con las mascotas en esos momentos”, resaltó.

Año Nuevo y la diversión que conlleva también implica responsabilidad para con los animales que nos acompañan cada día, concuerdan las tres especialistas.

///