Mayo 06, 2021

No es opción, la habilidad digital es esencial

La pandemia demostró que en educación virtual, Bolivia está en pañales. El camino es aprender.


Lunes 1 de Febrero de 2021, 6:30pm






1 de febrero (Urgente.bo-Revista Oxigeno).- Nadie pensó que justo este 2020 necesitaríamos de clases virtuales para garantizar la educación en los niños, adolescentes y jóvenes. En el pasado, las autoridades dejaron para último las políticas de educación virtual y la pandemia evidenció que esa tarea debió ser priorizada o al menos tomada en cuenta para mediano plazo.

Eliana Quiroz, directora ejecutiva de Fundación Internet Bolivia, opina que las clases virtuales que se trató de aplicar este año a causa de la pandemia del coronavirus no tuvieron buenos resultados. “Fue saltar al espacio digital presionados por la cuarentena, con escasas habilidades digitales, con autoridades que desconocían absolutamente la educación digital y que creyeron que empresas multinacionales les podían resolver el problema”, argumenta la especialista.

¿Cómo debería iniciarse la educación digital óptima?, le preguntamos a Quiroz y ella explicó que es necesario desarrollar en los docentes y estudiantes capacidades críticas de uso tecnológico y pedagogía asociada a la tecnología.

“Desarrollando capacidades críticas de uso tecnológico y pedagogía asociada a la tecnología en los docentes y apoyarles a que crear comunidades de educación digital entre ellos y ellas, después esto mismo en alumnos y alumnas, después pensar en la tecnología que se utilizará”, sostuvo la experta.

Faltan muy pocos días para cerrar el 2020, un año marcado por muertes, por miedo a lo desconocido, por una crisis económica y sanitaria y hasta frustración porque muchos planes quedaron estancados. Sin embargo, no hay de otra, se debe continuar el paso encarando nuevos desafíos.

Ese es el caso de la educación en Bolivia. El 2021 debe iniciar una nueva gestión escolar, la pandemia del coronavirus aún no se ha ido y el gobierno de Luis Arce debe encarar el desafío de garantizar la educación a los niños, adolescentes y jóvenes.

Quiroz sostiene que todas las personas debemos incrementar nuestras habilidades para la vida digital porque las necesitamos para mejorar procesos educativos y opciones laborales. “Todas las personas debemos incrementar nuestras habilidades para la vida digital. La pregunta no es si están listos, sino que hay que darse cuenta socialmente que hay que hacerlo para mejorar los procesos educativos y las posiciones laborales que ocupan”.

Por eso recomienda desarrollar capacidades en docentes, ayudarlos a trabajar sus planes de clase con uso de tecnologías.  “Apoyarles a desarrollar posiciones críticas acerca de qué tecnologías usar, cómo y por qué”.

Pros y contras de la educación virtual

Eliana Quiroz, directora ejecutiva de Fundación Internet Bolivia, señala que los beneficios de la educación virtual son que el maestro se acomoda a los horarios de las y los estudiantes, que muchos materiales pueden ser revisados varias veces, se tiene acceso a materiales y profesores de cualquier lugar del mundo.

Las desventajas, comenta la especialista, están relacionadas, sobre todo, con la conectividad y las habilidades digitales, es decir, se requiere conexión domiciliaria ADSL para que no sea caro bajar materiales del curso, especialmente si son videos, y se requiere aprender a usar las plataformas de manera interactiva. Y lo más importante, disciplina.

Con relación al costo de las clases virtuales frente a las presenciales, la especialista considera que para un estudiante es parecido en ambas modalidades, pero para las instituciones se abaratan costos y para los profesores, se incrementan.

(La nota completa fue publicada en el Anuario de la Revista Oxígeno 2020)