Diciembre 08, 2019

Sabina Jacinto fue timada y cuando denunció, le hablaron de accidentes

Su vida se convirtió en un calvario desde que la hicieron firmar un documento privado de una deuda de 30 mil dólares a favor de Juan Carlos Machaca  en caso de ser elegida como diputada. Los exdirigentes de la Fejuve demienten la denuncia. 


Martes 17 de Septiembre de 2019, 10:30am




17 de septiembre (Urgentebo).- El 12 de julio empezó el calvario infinito de Sabina Jacinto, una postulante a la candidatura para la diputación plurinominal de la Circunscripción 12 por el MAS en El Alto. Ese día firmó un documento privado por una deuda de 30 mil dólares a favor de Juan Carlos Machaca, expresidente de la Fejuve, quien le aseguró que resultaría electa en los comicios del 20 de octubre.

“Ese día me llamó mí ejecutivo de Organización Ramiro Mayta indicándome que el hermano Machaca quería reunirse conmigo a las cuatro de la tarde: Tienes que venir, te estamos esperando en el teleférico Rojo, toma un taxi. En el trayecto me llamaron cinco veces pidiéndome que me apure”, dijo.

Cuando llegó al lugar, se metieron en un vehículo. En el asiento de adelante estaba sentado Juan Carlos Machaca y al lado, otro de sus compañeros de dirigencia. Luego le pasaron una hoja pidiéndole que firme: “‘Apúrate’, me dijeron,  mi equivocación fue no haber leído bien”. Mientras firmaba, Juan Carlos Machaca le dijo: ‘Hasta ahora yo no he cobrado nada a nadie, ni 10 centavos’. Cuando empezó a leer la hoja ella se sorprendió: “Documento privado de préstamo de dinero de 30 mil dólares. Además, decía que si no cumplo con el pago en dos meses, todos mis bienes quedaban en sus manos”. Le reclamé a mi ejecutivo y él me dijo: “No pasará nada”.

 “Les pedí permiso para sacar una fotocopia: ‘No’, me dijeron, ‘Me vas a publicar’, complementaron. Quería sacarle una foto con mi celular pero me quitaron el documento. Luego me pidieron la fotocopia de mi carnet, les dije que no traje mi CI,  pero mi ejecutivo sacó la fotocopia de mi carnet de las carpetas que le entregué”.

“Cuando le reclamé sobre el documento a Machaca me dijo: ‘Si entras como candidata, ese monto me pagas, sino lo rompemos’.   Después me hicieron bajar del vehículo: ‘No tengo tiempo, me está llamando la hermana ministra’”, le dijo Juan Carlos Machaca. 

Desde esa noche Sabina no duerme tranquila porque teme que le quiten sus bienes y sus otras pertenencias: “No importa si no entro como candidata a diputada, pero no puedo aparecer como deudora”, reclamó Jacinto. Al final ella, no está en la lista de candidatos

“El 17 de agosto fuimos a la oficina de la ministra  Wilma (Alanoca) donde le pedimos que nos diga quién está yendo como candidata de la C-12, ella dijo que iban a llevar reuniones por distritos para elegir a la candidata”.

Días después, Sabina Condori fue elegida como candidata plurinominal a diputada por el MAS, Jacinto fue desconocida.

La preocupación de Jacinto es perder sus propiedades tras haber firmado ese documento, por lo que denunció a Machaca y a otros tres dirigentes ante el Tribunal de Honor y los medios de comunicación.

Los dirigentes fueron suspendidos por 90 días por el  Tribunal de Honor para que aclaren la denuncia. Los dirigentes la buscaron, quisieron callarla rompiendo, supuestamente, el documento firmado.

“Mi dirigente (Mayta) me citó, me mostró la parte de abajo de un documento con mi firma y lo rompió  y me dijo ahora quédate callada”. Pero Sabina duda de que el documento que firmó  haya sido destruido, por eso pide que los dirigentes firmen otro documento dejando nulo el primero.

El 20 de agosto la citaron temprano en el puente Bolivia, en el al lugar los dirigentes le dijeron: “Tienes que desmentir todo. Los audios  llegaron a la derecha”.

“‘Con  qué  documento vas a comprobar, yo alzo las manos, yo no sé nada. Con qué vas a comprobar lo que has dicho’, me dijeron. Luego hablaron de muertes y accidentes”. Así la obligaron a desmentir lo que había denunciado.

El 23 de agosto en un ampliado de ejecutivos Jacinto sorprendió a Machaca negando lo que ella  había denunciado y amenazó con presentar un proceso legal contra ella.

La dirigente le encaró en el mismo ampliado denunciándolo. “Estos ejecutivos querían seguir tapando el delito con un dedo. Jugaron con mi dignidad, el presidente  de mi zona (Mayta) me hizo esto, he confiado en él, le he cedido mi cargo de presidenta de distrito para que vaya como joven adelante”.

La trampa de los exdirigentes de la Fejuve afectó a la familia de Sabina. Tuvo que vender su casa para invertir en la campaña de su eventual candidatura. Ella y sus siete hijos ahora viven en alquiler. Su esposo se distanció de  su hogar.

///